La pandemia marca la cumbre de la Unión por el Mediterráneo

La UE estudiará crear una bolsa de vacunas para distribuir en zonas en conflicto

La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya.
La ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya.ALIOU MBAYE / EFE

La Unión por el Mediterráneo (UpM), la alianza entre 42 estados de la Unión Europea y de la orilla sur del Mediterráneo, quiere recuperar brillo con la cumbre anual de ministros de Exteriores. La reunión se celebrará de forma virtual entre hoy y el viernes, y con el encuentro presencial en Barcelona del jefe de la diplomacia de la UE, Josep Borrell, de la ministra de Exteriores, Arancha González Laya, y de su homólogo de Jordania, Ayman Safadi -su país copreside la UpM. También asistirá al encuentro presencial el secretario general de la UpM, el egipcio Nasser Kamel. Se da la circunstancia que no está previsto que participe el ministro de Exteriores de Egipto. Esta sería una reacción de protesta ante las críticas de la Comisión Europea a Egipto por la reciente detención de activistas de derechos humanos, según informaron fuentes del Ministerio de Exteriores de España en un encuentro informal con los medios de comunicación.

El foro de la UpM coincide con el 25 aniversario del Proceso de Barcelona, momento en el que la Ciudad Condal tuvo su momento álgido como actor geopolítico en la región. Según estimaciones de la UpM, la organización da apoyo a 50 proyectos de cooperación regional que cuentan con 5.000 millones de euros, recaudados entre fondos públicos e inversores privados. Una de las prioridades de la cumbre será iniciar la negociación de los próximos proyectos en los que concentrar inversiones, una lista que debería estar ya aprobada el próximo mes de marzo. Los principales sectores en los que la UE quiere destinar el dinero son energía y transición ecológica, digitalización e inversión en educación e investigación.

El Ministerio de Exteriores apuntó que también quiere poner en marcha lo que denominó “la diplomacia de vacunas”. La intención de la UE es crear una partida comunitaria de vacunas contra la covid-19, creada con los excedentes de las dosis que los Estados miembros hayan adquirido, para ser distribuida en países que lo necesiten, en zonas de conflicto o en campos de refugiados.

El Gobierno de España resaltó que la UpM no es un espacio para resolver conflictos, pero admitió que cuestiones como la crisis migratoria en el arco mediterráneo, pero también en las Islas Canarias, será un asunto a tratar. Otra patata caliente recurrente en las reuniones de la UpM es la tensión entre Turquía, la UE y, en especial, Grecia. El reciente choque violento en el Sáhara entre Marruecos y el Frente Polisario no tendrá incidencia en las negociaciones, aseguran desde el Ministerio de González Laya, aunque sí se espera que el tema aparezca en el diálogo entre los titulares de Exteriores.


Lo más visto en...

Top 50