La crisis del coronavirus

El Govern reivindica su plan para Navidad ante el de Sánchez

Mientras la Generalitat establece reuniones familiares de un máximo de diez personas, el Gobierno central recomienda rebajar la cifra a seis

Paseo de Gracia, en el primer día de luces navideñas del 2019
Paseo de Gracia, en el primer día de luces navideñas del 2019Albert Garcia

Las diferencias entre los planes para la época de Navidad diseñados por el Gobierno y la Generalitat despiertan una vez más el fantasma del disenso entre ambas Administraciones. El Ejecutivo catalán ya presentó la semana pasada su plan que, por ejemplo, establece reuniones de un máximo de diez personas. El del Ministerio de Sanidad, que trascendió ayer, rebaja ese número a seis. La portavoz del Goverm, Meritxell Budó, se abrió a debatir las medidas pero recordó que Cataluña tiene competencias para decidir sus medidas.

“Nosotros iremos, escucharemos y veremos qué se plantea en este borrador, pero tenemos la capacidad de poder tomar nuestras decisiones”, aseguró ayer Budó en la rueda de prensa posterior al Consell Executiu. El plan del Gobierno, que aún es un borrador, se tiene que debatir hoy en el seno del Consejo Interterritorial con todas las comunidades autónomas y el ministerio y de hecho los gobiernos andaluz y vasco criticaron que se filtrara su contenido antes del debate.

El plan presentado por la Generalitat para las fiestas difiere de “las recomendaciones” que el Gobierno ahora plantea. El ministerio considera que el límite para las reuniones familiares debe ser de seis personas para Navidad y Nochevieja (no tienen que ser familia) y el toque de queda en esos días sería entre la una y las seis de la mañana. La posibilidad de cambiar de municipio quedaría en manos de cada autonomía.

La Generalitat propone que sean diez personas las que se puedan reunir para las fiestas (también está en el aire qué pasará con Sant Esteve, que no se celebra de la misma manera en el resto del Estado) y no es partidaria de alargar el toque de queda. El 21 de diciembre, además, ya estaba programado acabar con los cierres perimetrales. Budó, sin embargo, insistió ayer en que el Govern es “sensible” al tema. “En función de cómo vayan evolucionando los indicadores veremos qué decisiones tomamos. Con mucha probabilidad tendremos unas restricciones distintas”, añadió. El estado de alarma da margen a las comunidades para decidir en aspectos como el toque de queda, la restauración o el cierre perimetral, aspectos que en Cataluña ya son diferentes.

El Govern también aprobó crear un registro de autónomos afectados por la pandemia, mediante el cual se asignarán las ayudas para evitar nuevos colapsos.

Lo más visto en...

Top 50