CRISIS DEL CORONAVIRUS

Viajeros hartos en los vagones del silencio

El transporte público de Barcelona pide a los pasajeros que eviten hablar en trenes y estaciones

Tren de Ferrocarrils de la Generalitat pidiendo guardar silencio para evitar contagios.
Tren de Ferrocarrils de la Generalitat pidiendo guardar silencio para evitar contagios.Albert Garcia

Hace ya unas semanas que los epidemiólogos alertaron de que para evitar contagios del coronavirus sería bueno que los pasajeros del transporte público viajaran en silencio. Y ha sido este martes cuando de forma consensuada, la Autoridad del Transporte Metropolitano (ATM), ha puesto en marcha una campaña de comunicación al respecto en los Ferrocarriles de la Generalitat, metro y autobuses de Transportes Metropolitanos de Barcelona, y en Rodalies. Recomienda no hablar, comer, ni beber en el transporte. Los pasajeros, que ya suelen viajar con el piloto automático puesto y en silencio mirando el móvil, actuaban como siempre; y los pocos que viajaban hablando por teléfono o con otro viajero, argumentaban que no se habían enterado.

Con la ciudadanía cansada de tantos meses de no poder hacer vida normal y la certeza de que si utilizan el transporte público porque no tienen alternativa para desplazarse, la sensación es de que “solo faltaba esto”. Y hay poco ánimo para incorporar nuevas recomendaciones. Juanma seguía esta mañana tocando la guitarra y cantando flamenco en la línea 5. “Lo sé, hay que guardar silencio. Pero son mis únicos ingresos, la gente no nos podemos morir de hambre y ya se están pasando, cumplo todo, incluso he aprendido a cantar con la mascarilla puesta y sin que se me baje. Esto es demasiado”, lamentaba.

En los Ferrocarriles de la Generalitat, se han comenzado a señalizar “trenes del silencio”, con vinilos pegados a las puertas de los vagones (en el interior y el exterior) y avisos por megafonía. Por ahora son minoría, 10 de 120 trenes (la empresa explica que se irán incorporando durante la semana). Además, en ausencia de megafonía, los pasajeros no se fijaban y si viajaban varios juntos charlaban como si nada.

En el Metro y los autobuses de Barcelona, la megafonía también ha avisado en las horas punta, y en muchos andenes y algunos vagones y estaciones hay carteles nuevos que piden “como medida de prevención, evite hablar en el transporte público”. En el caso de Rodalies, los avisos también se han lanzado por megafonía y la recomendación de permanecer en silencio se lanza también desde las máquinas que expenden billetes.

Entre los pasajeros pillados in franganti hablando, la familia de Paula y Marcelo, que viajaban en Ferrocarriles desde Catalunya hacia Sarrià. No se habían fijado en los carteles y charlaban como siempre. Al ser informados, se han callado, pero no han podido evitar que la niña cantara. En el mismo vagón viajaba Roberto, que justo trabaja desinfectando vagones y las cabinas de los maquinistas. Aseguraba que en los últimos días sigue habiendo restos de envoltorios de comida y bebida. “Quizás algo menos esta semana", apuntaba. En la Renfe, llegando al paseo de Gràcia Carmela y Juana charlaban y reían con ganas, ajenas a la recomendación: “Chica”, justificaban, “hace meses que no nos veíamos, no tenemos vida social, no podemos teletrabajar y tenemos que ir en tren, para una alegría que tenemos de coincidir con alguien... ¿en serio no podemos ni hablar?”.

Lo más visto en...

Top 50