Mas se desmarca de Puigdemont y descarta volver a la primera línea política

El expresidente catalán cree que la existencia de Junts fomenta la división en el espacio neoconvergente

Artur Mas comparece ante los medios después de un largo silencio. En vídeo, Mas asegura que se queda en el PDeCAT para no ahondar en la "separación".Foto: FOTO: ALBERT GARCIA | ATLAS

El expresidente Artur Mas ha roto este lunes su largo silencio respecto al choque de trenes entre el PDeCAT, (partido en el que sigue militando) y Junts per Catalunya, la nueva formación promovida por Carles Puigdemont. “Me siento propio el espacio de Junts, pero me quedo en el PDeCAT”, ha dicho en una rueda de prensa en Barcelona. El ex jefe del Govern ha evitado polemizar con su sucesor, algo que ha asegurado no sucederá, pero sí ha considerado que la gestación de su nuevo partido genera “división”. También ha asegurado que no piensa volver a primera línea política y que se dedicará a trabajar por lograr la unidad del independentismo. “Si no estamos unidos nadie nos tomará en serio”, ha advertido.

Más información
Una Diada atípica certifica el cambio de ciclo en el independentismo
Puigdemont critica el papel “perverso” y “débil” de ERC y las “dudas” del PDeCAT en el ‘procés’

“Me quedo en el PDeCAT. No me he movido de donde estaba. Pero no critico tampoco a quien se va”, ha dicho Mas en un concurrido encuentro con los medios en el jardín del Palau Robert, en el centro de Barcelona. El expresident ha asegurado que ha mantenido silencio respecto a la reorganización del espacio neoconvergente para evitar ser acusado de beneficiar a algunas de las partes. La decisión de quedarse, ha aclarado, implica que no irá a ninguna lista electoral y ni tendrá protagonismo en la vida orgánica del partido.

Sin embargo, no ha dudado en criticar ciertos movimientos del entorno de Puigdemont. Por ejemplo, ha hablado de ciertas presiones hacia los militantes de la formación hereda de Convergència para que dieran el paso a Junts. “Hay personas que han marchado del PDeCAT a con regañadientes, se les ha obligado a escoger”, ha explicado. O la decisión de usar y registrar la marca Junts como partido, pese al acuerdo que existía con los neoconvergentes para no poder usarla de manera unilateral. “Los acuerdos, incluso los que no están escritos, tienen que cumplirse”, ha dicho.

Mas ha dicho que siente propios tanto los espacios del PDeCAT, que él mismo fundó tras la desaparición de Convergència en 2016, como el de Junts, pero rechaza de plano entrar en esa nueva formación. “Después de 30 años de estar trabajando por la suma no puedo acabar mi carrera política en un partido que pueda llevar a la separación. Mi tradición es sumar ideas y sensibilidades”, ha dicho el expresident. Sin embargo, ha asegurado que seguirá trabajando para evitar una división total que consiera que aún no ha llegado. Aunque ve poco margen para el acuerdo, dice que pondrá su empeño en lograr más acercamientos. También ha asegurado que se dedicará, desde una vertiente más institucional, para lograr la unidad del independentismo, algo que considera fundamental.

El exjefe del Gobierno catalán también ha criticado al president Quim Torra por su decisión de expulsar a Àngels Chacón, del PDeCAT, de su Ejecutivo tras conocerse la ruptura entre los neoconvergentes y Junts. “Los que hemos gobernado sabemos que esas remodelaciones no son neutras y gratuitas”, ha dicho Mas, y ha recordado que la exconsejera era una figura “emblemática y eficiente”.

Sobre la firma

Camilo S. Baquero

Reportero de la sección de Nacional, con la política catalana en el punto de mira. Antes de aterrizar en Barcelona había trabajado en diario El Tiempo (Bogotá). Estudió Comunicación Social - Periodismo en la Universidad de Antioquia y es exalumno de la Escuela UAM-EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS