Mossos d'Esquadra

La cúpula de los Mossos reubica a un inspector condenado a dos años y cuatro meses de prisión por un desalojo del 15-M

El jefe del área regional de recursos operativos de Barcelona ha presentado un recurso

Desalojo de la plaza de Catalunya en mayo de 2011.
Desalojo de la plaza de Catalunya en mayo de 2011.Albert Garcia

El comisario jefe de los Mossos d’Esquadra, Eduard Sallent, ha anunciado hoy la reubicación del inspector Jordi Arasa, hasta ahora jefe del área de recursos operativos de Barcelona (ARRO) (a medio camino entre el orden público y la seguridad ciudadana) después de que ayer se hiciese pública su condena a dos años y cuatro meses de prisión por el desalojo de la plaza de Catalunya en 2011, durante las protestas del 15-M. “Es una sentencia condenatoria con una pena muy severa. Le deja en una situación complicada, con una única posibilidad de recurrir. En ese contexto, entendíamos que debía tener una destinación nueva”, ha explicado en una entrevista en El Matins de TV3. Arasa está en el punto de mira de los activistas por sus intervenciones de orden público.

Sallent no ha detallado cuáles serán las nuevas responsabilidades del inspector, pero sí ha avanzado que estarán “alejadas del orden público”, una especialidad que Arasa ejerce desde hace años. El inspector fue ascendido en marzo, después de superar las pruebas internas y aprobar como inspector, a jefe de la ARRO de Barcelona. “Es un proceso reglado, no podíamos dejar que no promocionase”, ha defendido Sallent. Arasa ya fue condenado en 2014 por una falta de lesiones por los golpes de porra que propinó al exdiputado de la CUP David Fernández, también en el desalojo del movimiento de los indignados de la plaza de Catalunya.

Arasa ha sido condenado por dos delitos de lesiones, y una pena aparejada de inhabilitación. La sentencia aún no se ha hecho efectiva, y el inspector ha presentado un recurso. El sindicato de mandos del cuerpo SICME mostró ayer su “apoyo absoluto” al inspector. Las intervenciones de Arasa han sido muy cuestionadas por los sectores sociales de la ciudad. Muy criticado, su imagen ha sido ampliamente difundida por las redes, hasta el punto de que los manifestantes le llaman por su nombre en los dispositivos en los que participa.

Preguntada sobre si la decisión judicial implicará algún cambio o destitución en los Mossos o Interior, la portavoz del Govern, Meritxell Budó, aseguró ayer que el tema no se trató en la reunión semanal del Ejecutivo catalán. En cambio, desde ERC, el presidente del grupo parlamentario, Sergi Sabrià, reclamó a Interior qué explique porqué premiaron con un ascenso “ a uno de los artífices” de las “malas praxis en el cuerpo de los Mossos”.

Preguntado sobre el futuro en los Mossos del mayor, Josep Lluís Trapero, que está en la recta final del su juicio, y la posibilidad de que vuelva a ser el jefe de la policía catalana, Sallent ha evitado pronunciarse. “Es una decisión que compete al mayor Trapero. Y en segundo lugar, al consejero de Interior, que es la persona que nombra y cesa al jefe del cuerpo”. Tampoco ha entrado en qué tipo de tarea podría llevar a cabo si es absuelto. “Por respeto a él, es una decisión que debe responder él”.


Lo más visto en...

Top 50