Desconfinamiento

“Un poco los pies y ya está”

Un centenar de personas se lanza a pisar la arena el primer fin de semana que se permite pasear por la playa

La playa de la Barceloneta. Foto: Massimiliano Minocri
La playa de la Barceloneta. Foto: Massimiliano MinocriMASSIMILIANO MINOCRI / EL PAÍS

Lara Gaitán, de 35 años, arrastra con dificultad el carrito de un bebé rosado sobre la arena de la playa de la Barceloneta, en la capital catalana. Camina acompañada de su pareja, Daniel Badía, de 29 años, que avanza con su hija en brazos. Este sábado han llevado a su pequeña de un año a que conozca el mar. “Quería que usara un poco la playa. Pensamos que este año no iba a poder ser”, señala Gaitán, con alivio. Badía explica que han salido de su casa, a unos pasos del litoral, para aprovechar el buen día con precaución: “Pregunté a la policía y me dijeron que podía meter en el agua a la pequeña. Un poco los pies y ya está”, dice Badía, mientras cinco niños juegan al pilla-pilla detrás de él, sobre las olas.

En el cuarto día que se ha podido pasear por las playas, un centenar de personas acudieron a la Barceloneta, sobre la una del mediodía. Al menos una treintena de ellos tomaron el sol de forma estática, a pesar de que no está permitido. Unos 10 niños se divirtieron en el agua y algún que otro adulto aprovechó los momentos en que no había vigilancia para bañarse. Los Mossos d’Esquadra y la Guardia Urbana controlaron sobre todo los accesos principales del litoral de la ciudad. Hubo quien llegó a la playa por accesos precintados.

Barcelona abrió por primera vez el miércoles pasado la arena de sus cinco kilómetros de costas desde que se decretó el estado de alarma. Los horarios de acceso continúan restringidos por las franjas de edades vigentes durante la desescalada. Madelaine Medina (50 años) y Joaquín Zapata (48) quisieron despejarse la mañana de este sábado porque “estaban cansados de estar encerrados”. Medina iba preparada con su traje de baño pero optó por no meterse en el mar. “Un policía me dijo que solo puedo estar caminando” añade.

La tranquilidad de la jornada solo se vio interrumpida por un helicóptero que sobrevoló la zona tres veces. De vez en cuando, se reproducía un audio por megafonía con las indicaciones sanitarias para reducir los riesgos de contagio. Fuentes del Ayuntamiento de Barcelona informaron a EL PAÍS de que la cifra estimada de personas que acudió a las playas fue “similar” a la de días pasados, sin dar un número concreto. De los 239.000 metros cuadrados que suman los litorales, a las nueve de la mañana fueron ocupados el tres por ciento. En la Barceloneta la ocupación llegó al siete por ciento. Desde el consistorio han querido dejar claro que no se produjeron “aglomeraciones masivas” o “desalojos”, solo recomendaciones a los presentes.

Lo más visto en...

Top 50