MARTÍN PÉREZ / Responsable del Festival Jardins de Pedralbes

“No creo que el Gobierno tenga mala fe, solo desconocimiento"

El promotor justifica el aplazamiento de la cita y explica la alternativa que prepara este verano en el mismo recinto

Martín Pérez, responsable del Festival Jardins de Pedralbes.
Martín Pérez, responsable del Festival Jardins de Pedralbes.CONSUELO BAUTISTA

El miércoles a última hora de la tarde surgía la noticia del aplazamiento hasta el próximo verano de la octava edición del Festival Jardins de Pedralbes que contaba con artistas del calibre de Diana Ross, Cat Stevens, Patti Smith, Miguel Bosé, Alan Parsons, Juanes o Bryan Ferry. El comunicado oficial de Concert Studio, sus organizadores, explicaba “hemos esperado todo lo que hemos podido, pero lamentándolo mucho, ante esta falta de medidas [del Ministerio de Cultura y Deporte] que nos produce una total incertidumbre, nos vemos obligados a aplazar”. Es importante destacar la palabra aplazar que no significa lo mismo que suspender en especial en este momento en que no hay oficialmente causas de fuerza mayor que provoquen la suspensión. Se esperaba que en el último consejo de ministros el gobierno dictara esas medidas pero no fue así provocando que, por ahora, la mayor parte de festivales veraniegos mantengan su oferta a pesar de que todo el mundo sabe que no se van a celebrar.

"Yo solo puedo hablar por nosotros", comenta a este diario Martín Pérez, director de Concert Studio. "Estuvimos esperando hasta el día 5 [de mayo] cuando el Consejo de Ministros tenía que hablar de cultura. Aguantando nervios y cuando llegó el día, de los festivales de música ni se habló. Fue una decepción, nos quedamos helados. No han decretado estado de fuerza mayor, ni siquiera han dado medidas. Lo único que dijo el ministro y fue respondiendo a preguntas que ya hablaremos cuando llegue el momento. No ha entendido que los festivales ya han comenzado. No empiezan el día antes de la fecha del concierto. Nosotros deberíamos haber empezado ya a montar, necesitamos seis semanas para una infraestructura que nos cuesta dos millones de euros. Y como nosotros la mayoría de festivales. Nadie nos ha dicho oficialmente que no podemos hacer el festival o cómo tenemos que hacerlo, ¿lo tengo que decidir yo?".

Ante ese panorama y con algunos artistas internacionales con sus giras ya canceladas, Concert Studio decidió aplazar que no suspender el festival. “Legalmente no es lo mismo suspender que aplazar”, matiza Pérez. “Si yo suspendo por causas de fuerza mayor puedo negociar con los artistas y pedir, por ejemplo, que devuelvan el dinero adelantado. Si suspendes por tu cuenta, el artista puede exigir el pago total del contrato. No es el caso generalizado pero puede pasar y es un riesgo inasumible. Aplazar es diferente, ya que de entrada has de negociar con el artista para encontrar una nueva fecha, las dos partes han de estar de acuerdo. Decidimos el aplazamiento el miércoles y ya tenemos confirmadas nuevas fechas para 2021 de 24 de los 29 artistas programados y seguimos trabajando en los que faltan. En los próximos días, a más tardar el martes, publicaremos las nuevas fechas. Así la gente que haya comprado una entrada ya sabrá a qué atenerse y, si no está de acuerdo, buscaremos la forma de devolver el dinero cuando el Ministerio de Consumo nos diga cómo hacerlo, cosa que aún no ha hecho”.

Según la ley actual los programadores tienen 60 días para devolver el importe de las entradas. "En Alemania el gobierno ha dado año y medio para hacerlo igual que en Italia, en Portugal dos años y en Francia uno", prosigue el responsable del Festival Jardins de Pedralbes. "Si el gobierno no dicta nada, devolver el dinero en 60 días será inasumible para muchos festivales. En nuestro caso soy optimista vista la experiencia del festival del Mil.lenni [también organizado por Concert Studio] en que hemos tenido que aplazar 17 conciertos para marzo del año que viene y solo ha pedido la devolución entre el 6 y el 11%. Son cifras asumibles, el problema está en que lo pida el 90%. Además cuando saquemos las nuevas fechas las entradas sobrantes saldrán a la venta, no será la avalancha de otras veces pero comenzaremos a tener ingresos".

Una pregunta planea inevitable: ¿por qué el Gobierno no ha decretado el estado de fuerza mayor o dictado medidas especiales como en el resto de países de la Comunidad Europea? "Solo se me ocurren dos cosas. Si declaran fuerza mayor los ERTEs continúan y no se sabe hasta cuando y también suponemos que hay una cierta presión por parte de las compañías aseguradoras que tendrían que asumir muchos costes. Si no es así, es incomprensible. Además, estas medidas no le cuestan dinero al gobierno, no tiene que poner nada, solo dictarlas". A pesar de su claro tono de descontento Pérez matiza: "No creo que el Gobierno tenga mala fe, solo desconocimiento".

A pesar de todo lo hablado Martín Pérez es optimista de cara a este próximo verano. “Al mismo tiempo que aplazamos el festival tal como estaba programado decidimos montar una alternativa en el mismo recinto del palacio de Pedralbes. Un festival desde el 20 de julio hasta finales de agosto con dos o tres conciertos diarios y todos los restaurantes y bares habituales abiertos. El recinto abrirá a diario desde las 19 horas a las 3 de la mañana. Son 8 hectáreas, lo que permite en la fase 3 de la normativa actual unas 800 personas. La amplitud de los jardines permite todas las medidas de seguridad, incluyendo las distancias. He hablado con nuestros compañeros de viaje, restauradores, patrocinadores... y a todos les hace mucha ilusión. Hemos comenzado a trabajar con la idea de conciertos de pequeño formato como los que solemos programar en el village durante el festival pero nos hemos encontrado con la sorpresa de que algunos representantes nos han dicho que artistas importantes que no tienen otra actividad este verano estarían dispuestos a actuar en ese formato reduciendo su cachet. Es decir, sin poder adelantar ningún nombre porque hemos empezado a trabajar esta mañana, creo que habrá días de grandes conciertos y otros de actuaciones más modestos. Lógicamente, el precio de las entradas variará. Posiblemente seremos los únicos que podamos ofrecer algo así en la ciudad, no hay otro espacio al aire libre de estas características. Casi tengo la obligación de hacerlo para que Barcelona tenga algo de luz y alegría este verano”.

Lo más visto en...

Top 50