La crisis del coronavirus

Buch ve motivaciones políticas en el envío de 1,714 millones de mascarillas a Cataluña

El ministerio de Sanidad explica que la cifra responde a cálculos poblacionales y epidemiológicos

El consejero de Interior, Miquel Buch, en su despacho. En vídeo, declaraciones en catalán del consejero condenando la decisión del Ejecutivo de enviar 1.714.000 mascarillas a Cataluña.

El consejero del Interior de la Generalitat, Miquel Buch, ha acusado este lunes al Gobierno central de “jugar con la historia de los catalanes” al enviar 1.714.000 mascarillas para ser repartidas entre las personas que mañana martes vuelven al trabajo tras relajarse el confinamiento por la Covid-19. Para el consejero, que el número de unidades coincida con el año del asedio de Barcelona por parte de las tropas borbónicas es hacer referencia “a una cifra nefasta”. Pese a la coincidencia, desde la Delegación del Gobierno niegan cualquier mensaje oculto. Una portavoz del ministerio de Sanidad ha explicado que la cifra responde a cálculos poblacionales y epidemiológicos, si bien no se ha explicado exactamente la fórmula utilizada.

“Quiero enviar un mensaje al Gobierno de España. Así no. Si a alguien se le ocurre que la próxima cifra de mascarillas, pruebas o lo que sea tenga que ver con el 1939 [fin de la Guerra Civil e inicio de la dictadura franquista], no se lo permitiremos. No se puede jugar con la historia de los catalanes”, ha dicho Buch en la rueda de prensa diaria del Ejecutivo catalán para informar de la lucha contra la pandemia.

El consejero, que deliberadamente usa el castellano para referirse al Gobierno central en lugar de seguir las recomendaciones de la Política Lingüística de la Generalitat, ha recordado que “en política sabe que las casualidades no existen" y ha insinuado que se busca comparar la emergencia actual con la invasión borbónica, justo “en un proceso que se está llevando por delante a muchas personas a las que no les hemos podido ni decir adiós”.

Desde la noche del pasado domingo ya algunos consejeros y altos cargos del Govern criticaron el número de mascarillas enviadas, después de que trascendiera la nota de prensa del Gobierno central en la que se informaba del número de mascarillas. “No tienen ningún respeto por Cataluña”, tuiteó el consejero de Políticas Digitales, Jordi Puigneró. A las críticas se ha sumado este martes el expresidente de la Generalitat y huido de la justicia española, Carles Puigdemont. “Quien decidió enviarnos exactamente 1.714.000 mascarillas sabía que jugaba con una cifra que para los catalanes es sensible e importante”, ha dicho en esa misma red social, dando así por buenas las dudas de Buch.

De acuerdo con esa nota, Barcelona recibe 1.264.000 de protectores faciales; Tarragona, 180.000; Girona, 172.000 y Lleida, 98.000. La suma es de 1.714.000 mascarillas, del total de 10 millones que adquirió el Gobierno y con las que busca evitar el contagio entre los trabajadores que esta semana vuelven al trabajo tras levantarse algunas restricciones del confinamiento y que tienen que utilizar el transporte público.

En vídeo, el Gobierno desmiente que la cifra de mascarillas repartidas en Cataluña tenga que ver con la entrada del ejército de Felipe V en Barcelona.(VÍDEO: ATLAS)

Entre el 10 de marzo y el pasado 9 de abril, Cataluña ha recibido un total de 7,3 millones de mascarillas para los servicios sanitarios por parte del ministerio de Sanidad, dentro del polémico programa de compras centralizadas que se puso en marcha una vez se decretó el estado de alarma. Se trata del 18,9% del total, muy por encima de lo que reciben zonas más pobladas pero con menos incidencia del coronavirus, como Andalucía (9% del total). Desde la Delegación del Gobierno en Cataluña niegan mala fe. En la nota original del ministerio de Sanidad, de hecho, el desglose de las piezas se hacía por provincia, no por comunidad autónoma. Una portavoz de Sanidad ha explicado que “el criterio que se aplica es por número de habitantes y necesidades epidemiológicas”, sin especificar las fórmulas. Si se compara el número de habitantes con las mascarillas entregadas por comunidad autónoma, el promedio ronda el 20%.

La ministra de Política Territorial y Función Pública, Carolina Darias, se ha referido a la polémica y ha pedido que antes de buscar responsables entre las distintas Administraciones se tejan “complicidades” y ha añadido que las afirmaciones de Buch “no conducen a nada”.

Hace seis años, la Generalitat conmemoró por todo lo alto el tricentenario de la caída de Barcelona ante las tropas de Felipe V, con una gran agenda de actos y debates en los que se ponía en énfasis en la “pérdida de libertad de los catalanes”.

Críticas de ERC y Colau

Las palabras de Buch han sido censuradas tanto desde las filas de Esquerra Republicana como de los comunes. En Twitter, la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, ha pedido al consejero que rectifique. “La última cosa que necesita una emergencia sanitaria es que haya fanáticos entre los responsables políticos que la tienen que gestionar”. La líder de los comunes ha calificado de “vergüenza ajena” el episodio.

El diputado Gabriel Rufián, por su parte, ha tirado de la ironía para cargar contra Buch. También a través de Twitter, el jefe de filas de los republicanos en Madrid ha publicado un vídeo con las declaraciones del titular de Interior y ha escrito: “No, no es Polònia”, en referencia al programa de sátira política de TV3.

La jefa de la oposición en Cataluña, Lorena Roldán (Ciudadanos), también ha salido a criticar al Govern. “1.714.000 oportunidades para frenar el contagio. 1.714.000 personas protegidas. Eso es lo que yo veo. Otros, sin embargo, no ven más allá de su sectarismo y su obsesión”, ha escrito en sus redes sociales.


Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50