Crisis del coronavirus

La Generalitat interviene una residencia de Valls tras un brote de coronavirus

Siete ancianos han fallecido en los últimos días en un centro de Olot

Residencia Ballús, en Valls, afectada por coronavirus.
Residencia Ballús, en Valls, afectada por coronavirus.Josep Lluís Sellart

La Generalitat ha intervenido una residencia de ancianos en Valls (Tarragona) tras la detección de un brote de coronavirus que afecta al menos a ocho internos, a una doctora y a más de la mitad de los trabajadores del complejo asistencial. La Generalitat ha asumido el control del centro alegando que la situación era “crítica”. La Residencia Ballús está situada en la carretera que une Valls con el Pla de Santa Maria, tiene capacidad para 62 personas y estaba gestionada por una empresa privada, pero tras detectarse una situación “excepcional” por la falta de trabajadores, ha pasado a quedar bajo la supervisión del departamento de Trabajo y Asuntos Sociales que, además, así se asegura tener información directa de la evolución de un brote que estalló el pasado fin de semana. Fue una enfermera la primera en dar positivo por coronavirus. Entonces, se activó un plan de choque para confinar a los internos en sus habitaciones pero el contagio ha sido imparable.

La consejería que dirige Chakir el Homrani ha decidido encargar la gestión “inmediata” de esta residencia a la Fundación Vilaniu, una entidad pública vinculada al Ayuntamiento de Valls y que tiene experiencia en el sector asistencia. Se hará cargo de gestionar el geriátrico y aportará personal para atender a los internos, tras la infección generalizada sufrida por el personal habitual. La Generalitat ha designado a un funcionario público para supervisar y coordinar las medidas adoptadas y garantizar que la actividad del centro residencial se preste con garantía. En las tareas de rastreo para averiguar el origen del foco, una de las principales hipótesis es que el contagio provenga del brote que afecta Igualada.

El departamento de Trabajo y Asuntos Sociales ha recordado que existe una instrucción que habilita expresamente a la Generalitat a intervenir residencias “en función de la situación epidémica y asistencial de cada centro residencial o territorio concreto, y siempre atendiendo a los principios de necesidad y proporcionalidad”. La semana pasada, la Generalitat valenciana tomó el control de dos residencias de ancianos tras detectar que, entre ambas, sumaban 117 contagios activos. Se trataba de dos geriátricos privados, uno en Torrent y otro en Alcoi.

Por otro lado, siete ancianos dela Residencia Santa Maria del Tura de Olot (Garrotxa) han fallecido en los últimos días. Dos de ellos se confirmó que estaban infectados por la Covid-19. Los cinco restantes, a pesar de que presentaban síntomas, han fallecido sin que se les hubiera hecho la prueba, según han confirmado este miércoles desde el centro. Otros dos ancianos que dieron positivo están ingresado en el hospital y 17 ancianos más permanecen aislados en dos salas del centro. Los trabajadores que dieron positivo en la prueba han quedado aislados en su domicilio, y se prevé que su reincorporación sea gradual. El centro ha hecho gestiones para mantener suficiente plantilla par atender a los residentes.

La residencia, perteneciente al Institut de les Religioses de Sant Josep de Girona, cuenta con 113 residentes. Según un comunicado emitido por la dirección, a finales de la pasada semana tres residentes fueron derivados al Hospital de Olot por sospecha de coronavirus, que posteriormente se confirmó. Aseguran que, desde ese momento “se aplicaron medidas de prevención y seguridad extraordinarias, adicionales a las ya emitidas por la Generalitat”, entre las más importantes, la habilitación de dos zonas de aislamiento equipadas para atender a los residentes con sintomatología y la realización, con cargo al propio centro, de la prueba de la covid-19 a todo el personal de la Residencia. Dos ancianos han sido dados de alta.

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50