El incendio que casi apaga la Navidad de medio centenar de pueblos de Almería y Granada

Un fuego en una empresa eléctrica quema la iluminación navideña que habían encargado unos 50 municipios del Poniente andaluz

Encendido de las luces de Navidad en la Plaza del Carmen de Granada, el año pasado.
Encendido de las luces de Navidad en la Plaza del Carmen de Granada, el año pasado.Álex Cámara (Europa Press)

Los trabajadores de Montajes Eléctricos Romar habían concluido su última instalación de la semana, la iluminación navideña del hospital Torrecárdenas, en la capital almeriense. El habitual gran árbol de Navidad acompañado de columnas y palmeras que recorren el nuevo acceso del centro hospitalario además de numerosas tiras de luz enrolladas en las ramas de los árboles de las zonas oeste y sur del recinto. Es el sábado 19 de noviembre. Es temporada de mucha ocupación para una empresa como esta y la semana laboral va más allá del viernes. Romar tiene contratada la iluminación navideña de más de 50 pueblos, grandes y pequeños, de Almería y Granada y ya quedan menos de dos semanas para que empiece diciembre y, con ello, que los alcaldes quieran inaugurar el alumbrado navideño. Los 15 empleados de Romar tienen que ir rematando e ir terminando las instalaciones. Los pueblos más grandes están casi montados. Los pequeños quedan para el final. Y ese sábado, poco después de las cinco, apenas un par de horas después de que los trabajadores regresen a Fondón (1.032 habitantes), el pueblo de la Alpujarra almeriense donde está la sede de la empresa, las dos naves que almacenaban la iluminación navideña en espera de ser instalada ardían por completo. Nada ha quedado a salvo. La iluminación navideña de casi 50 pueblos quedaba en el aire.

Las llamas se han llevado por delante, explica Adrián Rodríguez, subdirector de la empresa, más de 1.800 arcos y piezas de luz, por un valor de 800.000 euros. La empresa, dice, está perfectamente asegurada y no teme tanto por ella como por el servicio que de pronto se ha quedado interrumpido por el fuego. No queda, explica, nada, ni un solo arco de luz recuperable. “Estamos buscando alternativas para cumplir con todos los ayuntamientos. Vamos a cumplir, eso seguro”, insiste Rodríguez, que desde la madrugada del sábado, cuando los bomberos consiguieron extinguir el fuego tras ocho horas de lucha, no hace otra cosa que buscar soluciones para su clientes.

José Fernández Amador es el alcalde de Sorbas (2.471 habitantes), una de las localidades afectadas por el incendio de la empresa. Ya tiene en sus manos un catálogo nuevo de luces, así que de un modo u otro parece que su Navidad será multicolor, como todos los años. “Hemos hablado con la empresa y probablemente nos puedan suministrar un alumbrado nuevo. Eso sí, no vamos a tener la luz que elegimos y, además, es posible que no puedan respetar los plazos”. A estas alturas, parece un mal menor. Amador aclara que ellos tenían un encargo con Romar de aproximadamente 7.000 euros que incluye, “25 o 30 arcos de luz y un árbol de Navidad”, cuenta de memoria. Su urgencia ahora es elegir qué luces quiere del catálogo para que Romar las localice pronto.

Las alternativas que están buscando en la empresa de Fondón pasa por recurrir a otras empresas que se dedican a lo mismo y pedirles a ellos el material. “Tenemos buena relación con muchas de ellas y seguro que somos capaces de solucionar este problema”, concluye Rodríguez. Ya no es posible acudir, explica a este diario, a los fabricantes españoles porque a estas alturas, asegura el responsable de la empresa, “están sin existencias”.

Los ayuntamientos más grandes, como Vera (15.010 habitantes) y Huércal Overa (18.686 personas), en Almería, o Guadix (18.816 personas), en Granada, que también tienen la iluminación contratada con Romar, han salido del incendio ilesos o con escasa repercusión. En el caso de Guadix, explican desde el Ayuntamiento, no les ha afectado. “Tenemos ya todo montado y listo para encenderlo el próximo dos de diciembre”, explican. Desde el Consistorio de Vera cuentan que la mayoría de las luces, “el 90%”, ya estaban instaladas aunque hay zonas que aún no las tenían. “La empresa se ha comprometido a suministrar lo que falta y, aunque no será la iluminación elegida y puede que no sean capaces de cumplir al cien por cien, entendemos la situación excepcional y que estos accidentes pueden ocurrir”, añaden.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Tabernas (3.682 habitantes) es otra de las localidades afectadas. Aún, explican, no se han puesto en contacto con la empresa. “Tenemos elementos propios que, de todas maneras, completamos con los que nos suministra Romar, pero aún no sabemos cómo nos afecta”, dicen desde el gabinete de prensa del Ayuntamiento.

El origen del incendio aún no está claro. Rodríguez recuerda que lo único que había enchufado a la corriente en el momento del incendio era la batería de un taladro inalámbrico que estaba cargándose. “Llevaba poco más de media hora cuando comenzó el incendio”, comenta. Sin embargo, en declaraciones a un medio de comunicación local, el responsable de esta empresa comenta que la Policía Nacional no cree que esa sea la razón. A la espera de conocer las causas, solo hay dos certezas: que tras ocho horas de incendio no ha quedado nada que se pueda utilizar y que la empresa asegura que hará todo lo posible para que en los 50 pueblos de los que son responsables, la luz de la Navidad no se apague.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS