_
_
_
_
_

Habilitada una nueva sala en Barajas para atender a los solicitantes de asilo

El Ministerio del Interior amplía su capacidad asistencial con 162 nuevas plazas tras un mes marcado por el caos en el aeródromo madrileño

aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas
Un grupo de peticionarios de asilo en una de las salas del aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas, durante las primeras semanas de enero.

AENA y el Ministerio del Interior han habilitado una nueva sala para mejorar la atención a los solicitantes de asilo en el aeropuerto Adolfo Suárez-Madrid Barajas. El nuevo espacio, con capacidad para albergar a 162 personas, se sumará a las tres zonas ya existentes con el objetivo de mejorar las condiciones de estancia de los migrantes mientras se resuelvan las solicitudes. La decisión llega después de semanas marcadas por la polémica por el hacinamiento de cientos de migrantes —algunos de ellos, menores— en las zonas habilitadas para este fin, pero que no contaban con las mínimas condiciones de salubridad.

El aumento exponencial del número de solicitantes de protección internacional en el aeropuerto madrileño, fue poco a poco provocando una saturación en las zonas habilitadas para acoger a los peticionarios. El pasado 22 de diciembre, tres jueces pidieron medidas urgentes al Ministerio liderado por Fernando Grande-Marlaska para poner fin a la situación de los migrantes, hacinados en un espacio infectado con chinches, sin duchas ni ventilación suficientes.

En las siguientes semanas, la situación apenas mejoró y, tras varios intentos de fuga —algunos, con éxito—, Interior optó por trasladar a al menos cuatro de estos migrantes al CIE de Aluche para “descongestionar” el aeropuerto. El caos también llevó a Cruz Roja —responsable de la asistencia a los recién llegados y de la limpieza del lugar— a renunciar a trabajar en Barajas hasta que no se resolviese la situación, argumentando que era imposible trabajar en esas condiciones.

El aspecto que más polémica ha suscitado ha sido el de las condiciones de limpieza del recinto. sobre todo por la existencia de una plaga de cinches y cucarachas. En esta ocasión, el mantenimiento de las nuevas instalaciones será asumida por la Dirección General de la Policía a través de la empresa que presta este servicio en sus dependencias. En un comunicado emitido por Interior también se especifica que se están realizando una limpieza integral y una desinfección, tanto en las salas ya habilitadas como en la nueva ubicación.

Hasta hace poco, este tipo de peticiones de asilo eran marginales. Sin embargo, en los últimos meses, cada vez más personas —y de nacionalidades más diversas— exploran esta opción. En lo que va de enero, se han tramitado 864 solicitudes de protección internacional, una cifra inaudita. Ante el creciente número de solicitud de protección internacional, la Policía Nacional también ha reforzado el número de agentes dedicados a la realización de entrevistas en el puesto fronterizo para agilizar los trámites. En total, hay 54 agentes distribuidos en turnos organizados para prestar el servicio todos los días de la semana.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El nuevo espacio, de 500 metros cuadrados, está siendo acondicionado y equipado con literas de manera urgente por la Policía. De esta manera, se ampliará en casi un 50% el espacio total, ya que las tres salas existentes sumaban hasta ahora unos 1.067 metros cuadrados. La cuarta sala será la segunda más grande, por detrás de la Terminal 1 (796 metros cuadrados), y mayor que la de la Terminal 2 (110 metros cuadrados) y la Terminal 4 (160 metros cuadrados).

Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_