_
_
_
_

Vox declara que tiene menos de la mitad de afiliados que hace un año

El censo del partido ultra registra cerca de 33.000 miembros, frente a los más de 66.000 que figuran en sus cuentas oficiales

El líder de Vox, Santiago Abascal, en el centro, a su llegada al pleno del Congreso, reunido excepcionalmente en el Senado.
El líder de Vox, Santiago Abascal, en el centro, a su llegada al pleno del Congreso, reunido excepcionalmente en el Senado.Samuel Sanchez
Miguel González

La convocatoria anticipada de la asamblea general de Vox para el próximo 27 de enero ―en la que debe renovarse la dirección que actualmente encabeza Santiago Abascal―, ha obligado al partido ultra a revelar su número de afiliados y la cifra, 32.690, es sorprendentemente baja, menos de la mitad de los que declaraba hace un año. Según la comunicación que ha remitido el Comité Electoral (CEL) interno a todos los afiliados, quienes quieran disputar con Abascal la dirección de Vox deberán presentar el aval del 10% del censo electoral, que cifra en 3.269 afiliados.

En dicha comunicación, el CEL explica que el censo está formado por todos los miembros del partido al corriente del pago de sus cuotas el pasado 31 de diciembre y que estuvieran afiliados antes del 1 de abril del año pasado; es decir, que al cierre del pasado año tuvieran ya nueve meses de antigüedad y fueran afiliados de pleno derecho, ya que Vox impone un periodo de prueba a los que ingresan.

Sin embargo, según las cuentas de Vox, auditadas y presentadas al Tribunal de Cuentas, el partido ultra declaraba tener a finales de 2022 un total de 66.059 afiliados, por lo que habría perdido el año pasado a 33.369, el 50,05% del total. Aunque la formación ha sufrido numerosas bajas ―entre otras, su ex secretaria general en el Congreso, Macarena Olona— estas no se han reflejado en sus cuentas, en las que siempre ha declarado un aumento de la afiliación: 62.374 miembros en 2020; 63.468 en 2021; y 66.059 en 2022. Hace cuatro años, el entonces secretario general, Javier Ortega Smith, se fijó como objetivo llegar a los 100.000 afiliados.

Además, la comunicación del Comité Electoral (CEL) a los afiliados señala que estos dispondrán de un plazo de siete días, del 10 al 16 de enero, para avalar, a través de la página web de Vox, a los distintos candidatos a dirigir el partido. No explica, sin embargo, cómo se darán a conocer los candidatos, ya que hasta ahora solo Abascal, ha anunciado que opta a la reelección. Lo hizo en la rueda de prensa celebrada en la sede de Vox el pasado lunes. El proceso interno incluye la celebración de una campaña electoral de cinco días, del 20 al 25 de enero, para que las distintas candidaturas que compitan se den a conocer a los afiliados, mediante el envío de un correo electrónico y la convocatoria de una reunión telemática, pero estos medios solo estarán disponibles para quienes, por sus propios medios y sin contar con el censo de afiliados, hayan conseguido recabar el aval del 10% del censo interno.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En la última elección de este tipo, en 2020, el militante canario Carmelo González intentó competir por la Presidencia del partido, pero el CEL proclamó presidente a Abascal tras asegurar que era el único que había obtenido los avales necesarios. Nunca informó de cuántos recibió Abascal ni cuántos su rival. Esta vez el proceso tiene una garantía que no existió entonces: los afiliados pueden descargarse una copia impresa de su aval tras emitirlo, lo que permite que quede constancia del mismo, mientras que hace cuatro años se dijo que era técnicamente imposible.

Afiliados críticos sostienen, sin embargo, que todo el proceso electoral está viciado ya que los estatutos prevén que la elección del Comité Ejecutivo Nacional (CEN) se realice cada cuatro años en una asamblea ordinaria, no en una extraordinaria como la que se ha convocado. La principal diferencia entre ambas es que la ordinaria debe convocarse con al menos un mes de antelación y la extraordinaria con solo 15 días, lo que dificulta que puedan presentarse rivales que disputen el liderazgo a Abascal. Solo en caso de disolución del CEN puede elegirse uno nuevo en una asamblea extraordinaria, pero Vox no ha informado de que su dirección nacional haya dimitido. En realidad, tampoco podría hacerlo en este momento, pues es competencia exclusiva del CEN designar a los candidatos de las elecciones gallegas del 18 de febrero, cuyos nombres todavía el partido últra he hecho públicos este miércoles. El anticipo de la asamblea de Vox, que estaba prevista para primeros de marzo, permitirá Abascal salir reelegido como líder de Vox para cuatro años más antes de que se conozcan los resultados electorales en Galicia, donde todas las encuestas vaticinan que se llevará un fuerte varapalo y no logrará entrar en el Parlamento autonómico.

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Miguel González
Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_