TERRORISMO

Un hombre mata a un sacristán y deja al menos cuatro heridos en un ataque con arma blanca en dos iglesias de Algeciras

El atacante ha sido detenido poco después del suceso. La Fiscalía de la Audiencia Nacional lo asume como un presunto ataque terrorista de índole islamista

Una persona bajo una manta térmica en la plaza Alta de Algeciras; a la derecha, el atacante.Foto: EUROPA PRESS | Vídeo: EPV

Un hombre ha matado este miércoles con un machete al sacristán de una iglesia del centro de Algeciras (Cádiz, 122.000 habitantes) e hirió a otras cuatro personas, entre ellas el sacerdote de otro templo católico de la ciudad gaditana. El supuesto agresor, Yasine Kanjaa, de nacionalidad marroquí y de 25 años y que ha actuado aparentemente solo, había acudido antes del ataque a una de las iglesias y discutido con los feligreses a los que manifestó que había que seguir la religión islámica, según fuentes de las Fuerzas de Seguridad. La Audiencia Nacional investiga el suceso como un acto de terrorismo, según informaron fuentes del tribunal.

Según fuentes del Ministerio del Interior, el atacante entró pasadas las 19.00 en la iglesia de San Isidro, en el centro de la ciudad, y comenzó “a discutir con los feligreses allí presentes, inquiriendo que debían de seguir la religión islámica”. Luego abandonó el lugar, para volver sobre las 19.20 con un machete de grandes dimensiones, con el que comenzó a golpear imágenes sagradas. Cuando el párroco Antonio Rodríguez se enfrentó a él para echarle del templo, le apuñaló causándole heridas graves en hombro y cuello. Trasladado al Hospital Punta Europa, el religioso fue operado de las graves heridas sufridas y se encuentra estable.

Inmediatamente después, Kanjaa se dirigió a la iglesia de La Palma, a escasos 200 metros de la primera, donde entró cuando estaba finalizando la eucaristía y comenzó a tirar al suelo con el machete imágenes religiosas, crucifijos y velas, llegando a subir al altar del templo. El sacristán del templo, David Valencia, se le acercó en ese momento para pedirle que abandonara la iglesia, a lo que el sospechoso se negó en un primer momento. Cuando el magrebí salía por la sacristía, amenazó a dos mujeres y el religioso le instó de nuevo a marcharse. En ese momento, el atacante empezó a perseguirle hasta darle alcance en la cercana plaza Alta, a escasos 100 metros del ayuntamiento, donde le apuñaló y golpeó en la cabeza hasta la muerte.

Tres transeúntes intentaron parar la agresión y resultaron heridos con diversos cortes. Tras abandonar el lugar, el atacante trató de esconderse en una ermita cercana, en la que no pudo entrar porque estaba cerrada. Finalmente fue reducido en sus cercanías por agentes de la policía local de Algeciras, que posteriormente entregaron al detenido a la Policía Nacional, que se ha hecho cargo de la investigación. Los agentes entraron poco después en una vivienda de la calle Ruiz Ragle, muy cercana a las iglesias donde se produjo el ataque y donde supuestamente el detenido vivía como okupa junto a otras personas. Kanjaa no tiene antecedentes policiales

El atacante deambula con el machete en la mano.

Agentes de la Brigada Provincial de Información y de la Comisaría General de Información (CGI), especializados en la lucha antiterrorista, se han hecho cargo de la investigación, sin que por el momento se haya determinado la naturaleza del ataque, pese al carácter islamista de las agresiones. La Fiscalía de la Audiencia Nacional, por su parte, ha asumido el asunto como un presunto ataque terrorista, informan desde el ministerio público. Los investigadores esperan que los registros terminen de aclarar la naturaleza de los ataques.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

A media noche, mas de una veintena de agentes de la Policía Nacional realizaban un registro en una vivienda de la calle Ruiz Tagle, muy próxima tanto a la parroquia de San Isidro, la del primer ataque, como a la iglesia de la Plaza Alta, donde se ha producido la segunda agresión”. Se trata de un edificio con casas ocupadas, según los propios vecinos. Uno de ellos, otro joven marroquí de 20 años, fue uno de los primeros agredidos por Yasine Kanjaa. Según la denuncia que ha realizado en la policía, hacia las 19.45 de la tarde se topó con el agresor que le increpó (”¡Tu estás con la magia!”, en alusión a ser contrario a la religión musulmana), le pegó un puñetazo en la cara y le rompió las gafas en las proximidades de la iglesia de La Palma. En ese momento, según su denuncia, Kanjaa ya portaba el machete. Otras tres personas que trataron de impedir las agresiones también resultaron heridas.

El Ayuntamiento algecireño ha decretado un día de luto oficial por la muerte del sacristán, Diego Valencia, muy querido y conocido dentro de la comunidad cristiana. El sacerdote, herido de gravedad y que se recupera en el hospital, es Antonio Rodríguez.

El presunto atacante, Yasine Kanjaa, tras ser detenido.
El presunto atacante, Yasine Kanjaa, tras ser detenido.

El párroco de la Iglesia de La Palma, Juan José Marina, que se encontraba puntualmente fuera del templo en el momento de la agresión, describe así lo ocurrido: “Según me dicen, ha entrado un musulmán y ha comenzado a tirar las cosas del altar. Entonces el sacristán ha tratado de impedírselo, y el primer ataque con el cuchillo ha sido dentro de la iglesia. El pobre hombre ha salido a la calle pidiendo ayuda, y allí le ha vuelto a atacar, en la plaza. El agresor venía de la Iglesia de San Isidro y allí había atacado también a un salesiano, también compañero, que estaba en ese momento dando misa”. El párroco Marina ha declarado también a la Cadena SER: “Posiblemente esta muerte iba para mí y se la ha encontrado él”.

El servicio de Emergencias 112 Andalucía ha recibido numerosos avisos de particulares sobre el suceso, pero los sanitarios no han podido hacer nada para salvar la vida del sacristán . El alcalde de Algeciras, José Ignacio Landaluce, ha trasladado el pésame, tanto a título personal como en nombre y representación de la Corporación municipal, por la muerte de Diego Valencia. Por su parte, el presidente de Gobierno, Pedro Sánchez, ha lamentado los hechos a través de Twitter. “Quiero trasladar mis más sinceras condolencias a los familiares del sacristán fallecido en el terrible ataque de Algeciras. Deseo una pronta recuperación a los heridos. Todo nuestro apoyo al trabajo que están llevando a cabo las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado”. El presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, se ha expresado también a través de la red social: “Terrible y desgarrador. Han asesinado a un sacristán y han herido, al menos, a otro sacerdote en un ataque que se ha producido en Algeciras. Prudencia, se están investigando los hechos”. El secretario general de la Conferencia Episcopal Española (CEE), Francisco César García Magán, ha expresado su “dolor” en las redes: “Con dolor he recibido la noticia de los acontecimientos en Algeciras. En estos momentos tristes de sufrimiento, nos unimos al dolor de la familia de las víctimas y de la diócesis gaditana y pedimos al Dios de la vida y de la paz, por la pronta recuperación de los heridos”.

Desde la Comunidad Musulmana también ha mandado a su vez un comunicado de repulsa: “Desde la comunidad islámica Al Rahmah queremos hacer pública nuestra consternación por el asesinato de un religioso en la Plaza Alta de Algeciras y mostrar toda nuestra solidaridad y empatía con los heridos”.

En lo que va de 2023, las Fuerzas de Seguridad habían detenido hasta ahora a cuatro presuntos yihadistas. El año anterior, se registraron 53 arrestos de personas vinculadas con estos grupos terroristas, de los que 46 se hicieron en España y siete en otros países, principalmente Marruecos. La más importante por el número de detenidos se produjo en octubre, también en una operación conjunta con el país magrebí. Entonces, fueron 13 los detenidos, 11 de ellos en España, por adoctrinar a menores de edad en Melilla. Desde 2020, se han registrado 135 detenidos por yihadismo (10 de ellos en otros países), según la estadística oficial del Ministerio del Interior.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS