La división entre Arrimadas y Bal se agudiza: el diputado abre la puerta a concurrir a las primarias de Ciudadanos

El partido elige en enero al nuevo portavoz político y secretario general tras una fuerte discusión sobre el modelo de dirección. Igea pide la marcha de la actual presidenta

La líder de Ciudadanos, Inés Arrimadas, y el portavoz del partido, Edmundo Bal, durante el pleno del pasado 22 de noviembre en el Congreso.Foto: J.J.Guillén | Vídeo: Europa Press

La carrera a las primarias de Ciudadanos, previstas para principios de año, podría contar con el portavoz de Cs en el Congreso, Edmundo Bal, en la lista de candidatos. El partido celebra entre el 9 y el 10 de enero elecciones internas a portavoz político y a secretario general. “Estoy absolutamente convencido de que tanto Paco Igea [procurador en las Cortes de Castilla y León] como yo mismo nos comprometemos a llevar a delante este proyecto, a conducir a la militancia. Estoy en el puesto que estoy. Estoy en el compromiso con mis militantes, con mis afiliados. Yo me debo a ellos”, ha afirmado Bal en conferencia de prensa, en referencia a un tuit publicado por el también exvicepresidente de Castilla y León en la mañana de este martes —en el que pide “un nuevo liderazgo”— y sobre una eventual candidatura propia, que de momento no ha querido confirmar ni desmentir. Fuentes del entorno del diputado aseguran que “no descarta” y que “deja la puerta abierta” a concurrir como aspirante para pilotar la formación.

La división en el seno de la ejecutiva se agudizó la semana pasada durante la redacción de la ponencia de los estatutos que la asamblea de refundación tiene que ratificar entre el 13 y el 15 de enero. Había dos modelos y también dos bandos. El círculo de la presidenta de Cs, Inés Arrimadas, proponía, en un primer momento, una bicefalia con dos líderes: uno político y otro orgánico. Ella pretendía seguir como cabeza política hasta otoño, cuando se celebrasen primarias a candidato a la Presidencia del Congreso. Y otra facción que se oponía de plano a esa fórmula, entre los que se encontraban Bal e Igea, que exigían votar ya también el nombre del portavoz político. La presión provocó la cesión de Arrimadas y la caída de su blindaje. Finalmente, se acordó, tras una reunión de más seis horas en la sede de Cs, que habrá primarias para elegir tanto a uno como otro líder en una papeleta conjunta en enero.

Igea ha echado más leña al fuego este martes al publicar un tuit en el que pide que Arrimadas dé un paso al lado y no se presente a esas primarias. “Necesitamos un nuevo liderazgo que sume lo mejor del pasado, pero que abra una nueva esperanza para los españoles”, ha escrito el miembro de la ejecutiva de Cs en la red social. Un deseo que ha reiterado, más tarde, en rueda de prensa en Valladolid. “Creo que es necesario un nuevo liderazgo. Un nuevo liderazgo que genere ilusión, expectativas y que confirme que, efectivamente, hemos aprendido, nos hemos refundado y que no dé la imagen de que en realidad hemos cambiado todo para no cambiar”, ha dicho. Una posición que transmitió a la propia Arrimadas durante el tenso cónclave del viernes.

El procurador en Cortes se descarta a sí mismo para concurrir a unas primarias para las que ahora suena con fuerza el nombre de Bal. “Estoy en el puesto que estoy. Estoy en el compromiso con mis militantes, con mis afiliados para llegar hasta la asamblea a recoger todas esas ideas que ellos puedan tener en el sentido de mejorar estos documentos porque los militantes son los dueños del partido. Yo me debo a ellos y creo que ahora mismo el partido debe mirar a esos afiliados y de tratar de llegar a esa asamblea con un proyecto común que va a hacer que Ciudadanos sea una oferta interesante para el votante”, ha subrayado el portavoz de Cs en rueda de prensa en el Congreso.

Hace meses que muchos apostaban por una eventual candidatura de Bal a primarias si Arrimadas no daba un paso al frente. La propuesta inicial de bicefalia colmó el vaso y ha “calentado” el ambiente, según fuentes de la ejecutiva, que revelan que Bal se muestra “fuerte”, sobre todo después de este fin de semana, para integrar una papeleta como aspirante a nuevo líder. Lo más probable es que, en ese caso, optase al puesto de portavoz político, ya que para el de secretario general tendría que renunciar a su escaño en el Congreso porque no se puede compatibilizar con un cargo público. Tanto Bal como Igea rechazaron frontalmente la propuesta de Arrimadas durante la reunión del viernes. El portavoz en el Congreso fue menos vehemente que el procurador en Cortes; Bal rebajó su tono porque empezó a “filtrarse” en los medios el contenido de la cita, presencial a petición expresa de varios miembros de la ejecutiva.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites

Sobre la firma

Virginia Martínez

Es redactora en la sección de España y ha desarrollado la mayor parte de su carrera en EL PAÍS, donde trabajó en la sección audiovisual hasta verano de 2021. Antes cubrió información local en el diario Granada Hoy. Es licenciada en Derecho por la Universidad de Granada y en Periodismo por la Universidad de Málaga y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS