El nacimiento de la marca Sumar agiliza el proyecto político de Yolanda Díaz

La entidad nace para “promover el compromiso democrático” y la “participación” de la ciudadanía en la vida pública

Yolanda Díaz, en un foro sobre el futuro del trabajo el pasado jueves en Madrid.
Yolanda Díaz, en un foro sobre el futuro del trabajo el pasado jueves en Madrid.Carlos Luján (Europa Press)

Sumar, la asociación que servirá de instrumento legal para echar a andar la plataforma política de Yolanda Díaz, es ya una realidad. El registro de la marca, recogido en la base de datos del Ministerio del Interior, agiliza la puesta en marcha de una gira por todo el territorio español que la vicepresidenta segunda del Gobierno quiere arrancar después de los comicios andaluces del próximo 19 de junio. Según los estatutos de la entidad, a los que ha tenido acceso EL PAÍS, Sumar nace para “promover el compromiso democrático” y la “participación” de la ciudadanía en la vida pública, “contribuir al desarrollo del pensamiento crítico” y “favorecer el estudio y el debate” sobre los principales problemas sociales, económicos y políticos. La asociación incluye entre sus actividades la organización de encuentros, reuniones, coloquios y congresos; el impulso a espacios de debate o la promoción de cursos y conferencias.

La vicepresidenta, quien asumió el liderazgo de Unidas Podemos en el Gobierno tras la marcha de Pablo Iglesias en abril del año pasado, quiere construir un proyecto político propio capaz de ensanchar el grupo actual, abriéndose a alianzas con algunos actores que en su día abandonaron el espacio (como Íñigo Errejón, líder de Más País, o Compromís), pero también a otros sectores de la sociedad civil. Para ello Díaz quiere dar cuanto antes —probablemente a comienzos de julio— el pistoletazo de salida a su “proceso de escucha”, un recorrido por todo el país para “conversar” con diferentes colectivos. El objetivo, repite la titular de Trabajo, es reducir esa brecha entre la ciudadanía y la política que muestran los sondeos y establecer, según fuentes de su entorno, “un nuevo contrato democrático” que recupere los lazos entre la sociedad y sus representantes públicos.

Para poner en marcha el proceso, el equipo que trabaja con la vicepresidenta necesitaba dotarse un instrumento legal que pudiera operar de manera transparente. La confirmación sobre la inscripción de Sumar en el Registro Nacional de Asociaciones, un trámite que suele llevar unos meses, despeja el camino para poder organizar la gira. La fecha que figura en la inscripción del ministerio remite al jueves pasado, un día después de conocerse la noticia sobre los pasos dados por la vicepresidenta en este sentido.

Los colaboradores de Díaz presentaron además el viernes una solicitud ante la Oficina Española de Patentes y Marcas para inscribir también allí el nombre y el logotipo de Sumar, aunque por el momento la imagen elegida es “provisional” y se trabaja aún en su diseño, según precisan fuentes del entorno de la ministra.

Los fines y las actividades de la asociación están recogidos en los artículos 3 y 4 de los estatutos de la entidad. Entre los propósitos se encuentran el “promover el compromiso democrático y la participación de la ciudadanía en la vida pública”; “fomentar y fortalecer la participación ciudadana y de la sociedad civil para mejorar la calidad democrática y el desarrollo humano”; “contribuir al desarrollo del pensamiento crítico”; “favorecer el estudio, la investigación , la reflexión y el debate sobre los principales problemas sociales, económicos y políticos”; “procurar el vínculo con movimientos sociales, ciudadanos y demás entidades de la sociedad civil”; y “contribuir a la consolidación de redes de intercambio de experiencias y saberes en el ámbito de la participación democrática”. Para el cumplimiento de esos fines en el artículo siguiente se recogen diferentes actividades: “organizar encuentros, reuniones, coloquios, congresos y cualquier otro tipo de acto público”; “impulsar espacios de debate, colaboración y cooperación”; “promover la organización de cursos, seminarios, ciclos de charlas o conferencias, eventos de formación y talleres participativos”; “elaborar y publicar estudios, investigaciones, diagnósticos y materiales de divulgación”; “promover campañas de sensibilización relacionadas con los fines de la asociación”; “promocionar y publicitar sus actividades” y “colaborar con otras asociaciones y entidades con finalidades similares”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Más allá de las noticias difundidas en los medios, hasta este lunes, Podemos desconocía cualquier detalle sobre los movimientos de Díaz. A través de su portavoz Pablo Fernández, el partido reconoció no haber hablado con ella sobre este asunto desde la semana pasada, un ejemplo más del distanciamiento que hay entre la vicepresidenta y la formación que ahora encabeza la ministra Ione Belarra. En una actitud muy diferente, el líder de Izquierda Unida, Alberto Garzón, sí aseguró el sábado estar al tanto de los planes y advirtió a Podemos que no debía marcar “los ritmos” en el proyecto de la titular de Trabajo.


Sobre la firma

Paula Chouza

Periodista de Política en EL PAÍS. Participó en el lanzamiento de EL PAÍS América en México. Trabajó en el Ayuntamiento de A Coruña y fue becaria del Congreso de los Diputados, CRTVG o Cadena SER. Es licenciada en Periodismo por la Universidad de Santiago de Compostela, Máster en Marketing Político y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS