_
_
_
_

Varios frentes y una borrasca dejarán al menos seis días de lluvias abundantes y generalizadas

Las predicciones señalan que, entre este viernes y miércoles, se pueden acumular entre 50 y 100 litros por metro en el oeste, centro y sur de la Península e incluso más en el área mediterránea y Pirineos

Victoria Torres Benayas
El tiempo España
Varias personas pasean bajo la lluvia por las 'Setas de la Encarnación', el pasado 8 de marzo en Sevilla.Eduardo Briones (Europa Press)

El paso de varios frentes a partir de este viernes y, sobre todo, una potente borrasca, cuya formación se barrunta para últimas horas del domingo en un punto por determinar al oeste de la Península, anuncian al menos seis días de lluvias abundantes y generalizadas aunque, de momento, hay mucha incertidumbre sobre las cantidades de agua que dejará la borrasca y las zonas más afectadas, ya que sus efectos dependen de la posición que finalmente adopte. El episodio afectará a la Península y Baleares, mientras que Canarias se mantendrá al margen el fin de semana, pero un cambio del viento puede llevar precipitaciones a amplias zonas del archipiélago la primera mitad de la próxima semana.

A día de hoy, hay dos posibles trayectorias de la borrasca encima de la mesa: el modelo europeo la sitúa sobre las costas marroquíes y del Sáhara, mientras que el americano la lleva más al norte, entre Huelva y Portugal. Dependiendo de dónde se coloque, dejará las mayores cantidades en Navarra, Aragón y Cataluña; o también en Andalucía oriental y El Estrecho. “En algunas zonas del sur y este peninsular, las lluvias podrían ser fuertes y persistentes”, advierte Rubén del Campo, portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). “Con las debidas reservas, es probable que desde este viernes 11 al miércoles 16 se acumulen entre 50 y 100 litros por metro en amplias zonas del oeste, centro y sur de la Península e incluso más en algunas zonas del área mediterránea y Pirineos”, detalla Del Campo.

Y todo esto con la mirada puesta en las Fallas 2022, que comienzan este viernes 11 de marzo con el encendido de luces tras dos años de ausencia pandémica. En 2020, más de cuatro millones de turistas viajaron a Valencia para contemplar este espectáculo de luz y fuego, cuya segunda cita relevante es la plantà del martes 15, cuando se terminan de colocar los monumentos falleros, que se puede producir bajo un manto de lluvia ―las probabilidades de lluvia rozan el 100%― y fuertes rachas de viento.

Para empezar, a la Península y Baleares les espera un fin de semana en general lluvioso y fresco, debido al paso de varios sistemas frontales. El viernes, un frente “muy activo”, que entrará este jueves por Galicia, se extenderá por la Península de oeste a este, dejando a su paso precipitaciones generalizadas. Las más abundantes se esperan en el oeste de Galicia, sur de Castilla y León, Extremadura, Andalucía Occidental y norte de Aragón.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

“Al área mediterránea llegará más debilitado, pero también dará lugar a precipitaciones débiles, que no se descartan en las Baleares, Ceuta y Melilla”, añade Del Campo. La cota de nieve se situará en los 1.100/1.300 metros y, al estar los cielos cubiertos, las temperaturas máximas bajarán, tanto que en el interior peninsular “habrá unos cinco o seis grados menos al mediodía del viernes respecto al jueves”. Las mínimas, en cambio, serán más altas, sobre todo en el sur, y las heladas quedarán reservadas a zonas montañosas. El viento soplará con fuerza en el litoral gallego y en puntos altos del resto del tercio norte.

El sábado será “un día entre dos frentes”. Uno, el que abandona la Península, pero que todavía dejará agua en Aragón, Cataluña, norte de la Comunidad Valenciana y Baleares. Mientras, un nuevo frente, que viene del Atlántico asociado a una borrasca profunda que se dirige a las islas Británicas, regará Galicia, Asturias, Castilla y León y norte de Extremadura. Además, se espera que genere un importante temporal marítimo en las costas del extremo norte. En el resto del país, tiempo variable, con algún chaparrón especialmente en zonas de montaña. La cota de nieve se situará en 1.000/1.200 metros. En cuanto a las temperaturas, la madrugada será más fría, con heladas débiles, sobre todo en zonas de montaña y en la meseta norte y páramos el centro. Por el día subirán, más en el centro y este peninsular, con 20º en el área mediterránea peninsular y Baleares, frente a un noroeste en el que apenas se alcanzarán los 12/13º al mediodía.

El domingo, el frente continuará barriendo la Península y, tras él, comenzará a formarse la borrasca al oeste peninsular, “que quedará aislada de la circulación general de la atmósfera y que se moverá los siguientes días con un rumbo que aún no está muy claro”. Entre los meteorólogos hay mucho debate estos días, no solo sobre su camino, sino también sobre si se trata de una borrasca fría aislada (dana). Para Del Campo, este es un debate técnico que poco interesa al público en general: “Hay que centrarse en las consecuencias del episodio”.

Y las consecuencias son que el domingo será un día con lluvias en la mayor parte del país, las más intensas, localmente fuertes y persistentes, en Galicia, Extremadura, oeste de Andalucía y los Pirineos. La nieve hará acto de presencia en cotas altas, a partir de 1.300 metros. En el área mediterránea y Baleares, las lluvias serán débiles y dispersas y es poco probable que lleguen al extremo sureste. Las temperaturas nocturnas subirán y las diurnas bajarán.

Próxima semana

La semana que viene arrancará pasada por agua a causa de esta borrasca, con lluvias generalizadas en Península y Baleares, pero aún es pronto para saber dónde se registrarán las precipitaciones más abundantes. “Depende mucho de la posición de la borrasca y no es fácil precisarlo a tres días vista”, aclara el portavoz de Aemet. No obstante, se puede hablar de probabilidades. Así, el lunes, “lo más probable a día de hoy es que sean más abundantes en el sur de Andalucía, regiones mediterráneas, cara sur de los Pirineos y zona centro”. Para los días siguientes, las lluvias más intensas quedarán acotadas al área mediterránea peninsular, donde pueden ser fuertes y persistentes. “De forma más débil y aislada pueden extenderse a otras zonas”, añade Del Campo. Nevará en las montañas y las temperaturas bajarán el lunes y subirán martes y miércoles.

En resumen, y a pesar de la incertidumbre, parece claro que habrá al menos seis días de lluvias generalizadas para un año triste hidrológico que, al terminar febrero, era el segundo más seco de toda la serie histórica, que arranca en 1961, solo por detrás de 1998-1999. El valor medio en lo que va de año hidrológico ―del 1 de octubre a inicios de marzo― es de 204 litros por metro cuadrado, un 42% menos que el valor normal, lo que le confiere un carácter “muy seco”.

Por zonas, las más afectadas por la carestía de lluvias son el sur de Andalucía, el interior de Murcia y de Valencia y de Lanzarote y Fuerteventura, donde no se alcanza el 25% de la media. Tan solo se supera lo normal desde la mitad de Asturias hasta Navarra, el interior de Zaragoza, noroeste de la provincia de Cuenca, la mitad norte de Mallorca, Menorca y mitad sur de Ibiza. Al margen del episodio de lluvias que se anuncia ahora, a largo plazo los pronósticos siguen mostrando como escenario más probable el de un trimestre más seco de lo normal.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Victoria Torres Benayas
Redactora de la sección de Madrid, también cubre la información meteorológica. Licenciada en Periodismo por la Universidad de Navarra, cursó el máster Relaciones Internacionales y los países del Sur en la UCM. En EL PAÍS desde el año 2000, donde ha pasado por portada web, última hora y redes, además de ser profesora de su escuela entre 2007 y 2014.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_