Sanción de cinco años sin sueldo para la secretaria judicial que “prestó” su sala para un cotillón de su hija

Se saltó el toque de queda y franqueó el paso a su hija y a unos amigos a todas las dependencias del Juzgado de Paz de Santurtzi, en Bizkaia

Agentes de la Ertzaintza durante una actuación policial.
Agentes de la Ertzaintza durante una actuación policial.IREKIA (Europa Press)

La secretaria del Juzgado de Paz de Santurtzi (Bizkaia) ha sido suspendida cinco años de empleo y sueldo por la celebración la pasada Nochevieja de un cotillón ilegal en la sala de vistas de la institución, y después del toque de queda. Entre los participantes identificados se encontraba una hija de la funcionaria. La Policía Municipal detectó la salida y entrada de jóvenes del Juzgado de Paz de la localidad costera la madrugada del uno de enero, y comprobó que la puerta principal estaba abierta, con las llaves puestas, y por lo tanto con acceso libre a todas las dependencias, incluido el archivo. En la sala de vistas se reunieron cinco jóvenes, y además llevaron un perro y varias mochilas con alcohol, según el relato que hizo el diario El Correo en aquellas fechas.

La policía local requirió a la secretaria judicial para que se personara en el juzgado y con ella los agentes revisaron las instalaciones. Tras la visita, llegaron las identificaciones. La hija de la funcionaria era una de las participantes en el cotillón. De hecho la secretaria judicial confirmó después que había sido ella la que le había franqueado el acceso y le había dejado luego las llaves.

El Gobierno vasco abrió entonces un expediente disciplinario a la funcionaria, que se ha resuelto con la suspensión de cinco años de empleo y sueldo para la profesional. La resolución constata que la funcionaria cometió tres faltas, negligencia en la custodia de documentos y en el cumplimiento de las funciones inherentes a su puesto de trabajo, y utilización inadecuada de los medios materiales empleados en el ejercicio de sus funciones.

Los hechos sucedieron la pasada Nochevieja sobre la una de la madrugada, después del toque de queda marcado por la pandemia del coronavirus, cuando varios vecinos alertaron a la Policía Municipal de Santurtzi de que veían entrar y salir a personas del juzgado fuera del horario habitual de la oficina. Los agentes que acudieron al lugar identificaron a cinco jóvenes en la sala de vistas del juzgado.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción