Gali tampoco pasó control de pasaporte al salir de España

El líder del Polisario llegó al aeropuerto de Noáin para tomar el avión de regreso a Argel acompañado por agentes de policía

El presidente de Argelia, Abdelmayid Tebún, y el jefe del Estado mayor, Said Chengriha, visitan a Brahim Gali, en el hospital de Argel, a su regreso de España.
El presidente de Argelia, Abdelmayid Tebún, y el jefe del Estado mayor, Said Chengriha, visitan a Brahim Gali, en el hospital de Argel, a su regreso de España.PRESIDENCIA DE ARGELIA

El líder del Frente Polisario, Brahim Gali, tampoco pasó el control de pasaportes cuando salió de España, tras recuperarse de la grave afección de la covid-19 de la que fue tratado en el hospital San Pedro de Logroño (La Rioja). El coronel jefe de la Comandancia de la Guardia Civil de Navarra ha informado al juez Rafael Lasala, que investiga las circunstancias que rodearon la entrada en España del líder saharaui, que “el personal de la Guardia Civil de servicio en el aeropuerto” de Noáin (Pamplona) no tuvo intervención alguna respecto a las cuatro personas que embarcaron en el vuelo en el que Gali regresó a Argel, el pasado 2 de junio. Se trataba de un avión de negocios marca Hawker, modelo Beechcraft 1000, procedente de Burdeos (Francia).

Más información
El juez que investiga la entrada de Brahim Gali en España imputa al exjefe de Gabinete de González Laya

El motivo por el que los guardias civiles del aeropuerto no intervinieron es porque Gali y los otros tres pasajeros “estuvieron acompañados en todo momento por funcionarios de la Brigada Provincial de Extranjería y Fronteras del Cuerpo Nacional de Policía de Navarra y accedieron directamente a la sala de autoridades [del aeropuerto] sin pasar por el filtro ordinario de seguridad”, según el coronel.

El juez, que investiga una denuncia por los presuntos delitos de prevaricación y encubrimiento, ha citado para el próximo 1 de septiembre como investigado (antes imputado) al diplomático Camilo Villarino, jefe de Gabinete de la ministra de Asuntos Exteriores, Arancha González Laya, cuando Gali entró en España por la base aérea de Zaragoza, el pasado 18 de abril.

La imputación del diplomático fue solicitada por el abogado que presentó la denuncia, Antonio Urdiales, quien reclamó también la declaración como investigados del segundo jefe del Estado Mayor del Ejército del Aire, el teniente general Francisco Javier Fernández Sánchez, y del exjefe de la base aérea de Zaragoza, el general José Luis Ortiz-Cañavate. El juez, sin embargo, ha decidido citar al teniente general como testigo “y no como investigado por no constar indicios de que supiera que la persona que llegaba a España tuviera o no pasaporte diplomático o estuviera exento por cualquier causa del control de pasaporte y de aduana”. Y rechaza llamar al exjefe de la base aérea, “por ser suficientemente expresiva su contestación” en el escrito al juzgado.

En la respuesta que remitió al juzgado el 22 de junio, el general Ortiz-Cañavate reconoció que la base aérea de Zaragoza dispone “de un procedimiento operativo por el cual los pasajeros de aeronaves extranjeras procedentes de países fuera de la zona Schengen deben pasar el control de pasaportes, acción que realizan las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado el aeropuerto civil”, pero que “en este caso [el avión que traía a Gali], no se siguió el procedimiento habitual debido a la orden recibida del Estado Mayor del Ejército del Aire”.

A su vez, el segundo jefe del Estado Mayor del Aire, el teniente general Fernández Sánchez reconoció que fue él quien dio instrucciones al jefe de la base para que se eximiera a los pasajeros del vuelo en el que venía el líder del Polisario de pasar el control de pasaportes, por indicación del jefe de Gabinete de la ministra de Asuntos Exteriores. Villarino reconoció al juez que el segundo jefe del Estado Mayor del Aire le preguntó si querían (el Ministerio de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación) “que se hiciera trámite de aduanas o inmigración”. “Quien suscribe”, agrega el diplomático en su escrito, “le contestó que no era preciso, siendo esta respuesta perfectamente coherente tanto con la práctica establecida como con la legislación vigente aplicable”.

El juez también ha citado como testigo a Eliseo Sastre-Estévez, jefe de la Oficina de la presidenta de La Rioja, la socialista Concha Andreu, y ha pedido al Ministerio de Asuntos Exteriores el domicilio del entonces secretario general técnico del departamento, José María Muriel Palomino, con el objetivo de llamarlo también como testigo.

Sobre la firma

Miguel González

Responsable de la información sobre diplomacia y política de defensa, Casa del Rey y Vox en EL PAÍS. Licenciado en Periodismo por la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB) en 1982. Trabajó también en El Noticiero Universal, La Vanguardia y El Periódico de Cataluña. Experto en aprender.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS