La crisis del coronavirus

El fiscal jefe de Tráfico pide ayuda ciudadana frente al aumento de conductores temerarios tras la pandemia

Vargas envía un oficio a todos los agentes instándoles a incrementar los controles de alcohol y drogas

El fiscal jefe de Tráfico, Bartolomé Vargas, en una imagen de julio de 2020.
El fiscal jefe de Tráfico, Bartolomé Vargas, en una imagen de julio de 2020.Emilio Naranjo / EFE

El fiscal jefe de Tráfico de España, Bartolomé Vargas, acaba de remitir un oficio a todos los agentes policiales en el que indica que, pese a la pandemia, el estado de alarma y el confinamiento, se han disparado porcentualmente las muertes en carretera aun cuando estas han estado más vacías. Y teme que aún pueda quedar lo peor en lo que resta de verano. Vargas señala que, en los últimos meses, se ha producido un incremento de delitos perpetrados por conductores temerarios que no dudan en conducir a más de 200 kilómetros por hora en vías interurbanas. Los delitos por exceso de velocidad han pasado de 889 en 2019 a 1.562 en 2020, refleja Vargas. Y ello pese a la pandemia y el menor flujo de coches registrado el año pasado.

Bartolomé Vargas ha destacado este jueves además, en una rueda de prensa para informar sobre el aumento de siniestralidad y delitos contra la seguridad vial, que el incremento de conductores que infringen las normas por exceso de velocidad presenta un riesgo para este periodo estival. “Nos podemos encontrar ante un verano trágico, es necesaria la colaboración de todos”, ha advertido tras pedir que los ciudadanos denuncien a estos automovilistas ante la Guardia Civil. La conducción temeraria aumentó considerablemente en 2020. El número de procedimientos incoados, escrito de acusación y sentencias condenatorias por este delito fue de 3.050 el año pasado contra los 2.009 de 2019. Otra infracción que creció en menor medida en estos dos años fue el de conducción con manifiesto desprecio a la vida (como conducir en sentido contrario): de 207 a 297.

El fiscal jefe de Tráfico también destaca en el oficio que hubo un descenso de controles de alcohol y drogas para evitar la transmisión de la covid 19. Pero que, una vez levantado el estado de alarma, y para evitar muertes, es preciso que los agentes incrementen los controles, también los de drogas, origen de muchos accidentes graves, según afirma. El porcentaje de atestados derivados a la vía penal fruto de controles de droga es muy bajo, se lamenta. Un 0,17% en 2018 y un 0,39% en 2020, lo que, según el fiscal jefe, revela “la alta impunidad en conductas de tanta gravedad”.

Vargas quiere que se aplique el Código Penal en las conducciones temerarias y en aquellas bajo el influjo de sustancias tóxicas; y en este sentido demanda a los agentes que eludan la vía administrativa y eleven estos casos a los juzgados. Insta a que se levanten los oportunos atestados y se tramiten como delito y que no solo acaben en una sanción de 1.000 euros y retirada de seis puntos del carné de conducir. El fiscal jefe de Tráfico pide también el apoyo de la gente para que se denuncien las conducciones temerarias como adelantamientos indebidos o excesos de velocidad a través de la Guardia Civil, dado que se han elevado tras los meses duros de la pandemia. “Es el primer año que llamamos a la colaboración ciudadana”, ha dicho, y no descarta que exista una correlación entre el número de accidentes del año pasado y estas conductas.

Vargas añade en su oficio que, en proporción a los flujos de vehículos de los últimos años, durante la pandemia, y en la actualidad, tras levantarse el estado de alarma, se está produciendo “una curva ascendente de fallecidos” en accidentes de circulación. Y lo explica: “Entre el 1 de enero y el 14 de marzo de 2020 hubo 201 fallecidos en vías interurbanas, frente a los 186 registrados en el mismo periodo de 2019. Durante el primer estado de alarma, entre el 15 de marzo y el 20 de junio de 2020, coincidiendo con el confinamiento total, se produjeron 117 fallecidos, frente a los 287 acaecidos en el mismo tramo de 2019, si bien durante el confinamiento el flujo circulatorio descendió casi un 70%”.

En mayo de este año, y, especialmente, en junio, tras haberse levantado el último estado de alarma, Tráfico ha observado un claro aumento de fallecidos con relación a los mismos meses de 2019: ese mes se contabilizaron 87 fallecidos, y 86 en el mismo de 2019, mientras que en junio pasado hubo 116 fallecidos, frente a los 78 de 2019.

Vargas asegura que la actividad de los fiscales delegados de tráfico está siendo profusa. Los procedimientos judiciales incoados en 2020 por delitos viales (en torno al 90% de ellos acabó en condena), fueron 102.084; frente a los 96.303 que se incoaron en 2017. En el ejercicio de 2020, el fiscal formuló un total de 71.613 acusaciones contra conductores que iban drogados o bebidos, con 66.648 condenas por estos delitos: 42.448 se tradujeron en penas de retirada del permiso de conducir; 46.000, en multas, y 18.877 conllevaron trabajos en beneficio de la comunidad.

Según datos de Instituciones Penitenciarias, en 2019 había 848 presos por delitos contra la seguridad vial, y 872 en 2020. El pasado 15 de julio la cifra de presos por esta causa era de 970.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterPerfiles Profesionales 2022

Lo más visto en...

Top 50