Los partidos temen que Villarejo “embarre” la comisión Kitchen

Los diputados que interrogarán al comisario se dividen entre los que se ceñirán al espionaje a Bárcenas y los que quieren que también hable de episodios como la Operación Cataluña

El comisario José Manuel Villarejo, a las puertas de la Audiencia Nacional el pasado marzo.
El comisario José Manuel Villarejo, a las puertas de la Audiencia Nacional el pasado marzo.Olmo Calvo

El pasado 3 de marzo, el comisario jubilado José Manuel Villarejo abandonaba la cárcel de Estremera (Madrid), donde había permanecido los tres años y medio anteriores acusado de ser el presunto cerebro de la trama parapolicial que ha sacudido España, y lanzaba una advertencia: “¿Ellos han decidido hacer una catarsis de España? Vale, de acuerdo. Yo encantado de que eso ocurra”. Este jueves tiene ocasión de materializar ese aviso durante su comparecencia en el Congreso por el espionaje a Luis Bárcenas. Algunos grupos parlamentarios prevén que trufará su relato de acusaciones sin prueba. Otros, en cambio, consideran su testimonio clave en la investigación parlamentaria del caso Kitchen.

Entre los escépticos se encuentra el diputado socialista Felipe Sicilia, que será el primero en preguntar a Villarejo en la comisión. Sicilia asegura tener claro cuál será la línea de su interrogatorio: “Por más que él intente ir a otros temas, yo solo le preguntaré por Kitchen, porque él es una pieza clave para conocer la conexión entre la trama policial y la política”. El diputado del PSOE se muestra convencido de que Villarejo intentará “enfangar” la sesión y solo responderá a las preguntas “en las que se sienta cómodo. En esos temas en los que puede insinuar, contar medias verdades o, simplemente, difamar”, añade.

También desconfía Edmundo Bal, de Ciudadanos. Y se remite a una experiencia anterior: como abogado del Estado, Bal interrogó al comisario en el caso del Pequeño Nicolás, en una de cuyas piezas está imputado. “Entonces no dijo gran cosa. Creo que tampoco lo hará ahora”, augura. Por ello, el diputado de Ciudadanos dirigirá sus preguntas a que Villarejo “corrobore lo que ya sabemos del espionaje a Bárcenas; si hablaba con el ministro [de Interior, Jorge Fernández Díaz] y con el secretario de Estado [de Seguridad, Francisco Martínez]”.

Mikel Legarda, diputado del PNV, el partido que consiguió que Villarejo fuera incluido en la lista de comparecientes, aspira tan solo a que el comisario “aporte algo de información”, aunque no descarta que el policía “embarre” los trabajos de la comisión. Legarda señala que, por ello, sus preguntas se ceñirán al caso Kitchen: “Se trata de confirmar la hipótesis de que aquella operación, como parece, fue una manifestación más de la policía patriótica”.

También entre la esperanza por conocer nuevos datos y el temor a que todo derive en afirmaciones sin valor se sitúa el diputado de EH Bildu Jon Iñarritu. “Puede aportar mucho, pero también que buena parte de lo que diga no sea cierto”. Para Iñarritu, el mayor peligro es que el policía aproveche para lanzar “globos sondas buscando titulares de los medios”. El parlamentario de EH Bildu anuncia que irá más allá del caso Kitchen en sus preguntas: “Quiero que explique cómo un policía que para muchos gobiernos fue casi un héroe pasó a convertirse en enemigo de Estado”.

Más esperanzado se muestra Gabriel Rufián, portavoz de ERC: “Todos los caminos de la Operación Kitchen llevan a Villarejo”. Rufián apunta a que, pese a ello, su interrogatorio no se centrará en el espionaje a Bárcenas. “Tenemos la esperanza de que hable de más cosas”, añade y apunta a la Operación Cataluña —las maniobras contra el independentismo catalán— y al que denomina caso Juan Carlos I, en referencia al rey emérito y sus cuentas en el extranjero.

Pablo Echenique, diputado de Unidas Podemos, también cree que la comparecencia “puede ser muy útil”, sobre todo para “establecer el enlace con los cargos políticos” ante su convencimiento de que “María Dolores de Cospedal y Mariano Rajoy muy probablemente conocían y estaban informados” de la Operación Kitchen. Echenique señala que preguntará al policía por la que llama “pata mediática” de la trama.

Luis Santamaría, del PP, afirma rotundo que su partido “no teme” el testimonio de Villarejo. Santamaría, que en sus intervenciones plantea pocas preguntas y dedica buena parte del tiempo a cargar contra el PSOE con alusiones a otros escándalos judiciales, detalla que con Villarejo hará algo parecido: “Quiero que nos explique esa expresión [de una de sus grabaciones] en la que él dice que ha ganado más dinero con gobiernos socialistas”.

Sobre la firma

Óscar López-Fonseca

Redactor especializado en temas del Ministerio del Interior y Tribunales. Llego a EL PAÍS en marzo de 2017 tras una trayectoria profesional de más de 30 años en Ya, OTR/Press, Época, El Confidencial, Público y Vozpópuli. Es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS