Protestas por Pablo Hasél

Pedro Sánchez: “En una democracia plena como es España, la violencia es inadmisible”

Unidas Podemos matiza: “Apoyamos a los manifestantes, pero no estamos de acuerdo con los disturbios”

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, presenta en Mérida el Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia de la Economía Españolas, este viernes. En vídeo, sus declaraciones de este viernes.ÓSCAR DEL POZO / EUROPA PRESS / VÍDEO: QUALITY

El Gobierno, comenzando por su presidente, se ha movilizado este viernes para rechazar la violencia en las manifestaciones de los últimos días por el encarcelamiento del rapero Pablo Hasél, tras la polémica suscitada a raíz de la actitud de Unidas Podemos de no condenar expresamente los disturbios. “En una democracia plena como es España, la violencia es inadmisible”, ha señalado Sánchez en un acto en Mérida (Badajoz), donde ha subrayado que, frente a los actos vandálicos, la policía “garantizará la seguridad ciudadana”. Casi al tiempo, el ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, ha deplorado también la “violencia inadmisible” y ha defendido la actuación de las fuerzas de seguridad, criticada por dirigentes del socio minoritario de Gobierno. Unidas Podemos, por su parte, ha empezado a matizar su discurso y varios dirigentes, como el presidente del grupo parlamentario, Jaume Asens, o su portavoz de Interior, Enrique Santiago, han desligado su apoyo a las protestas de los actos violentos protagonizados “por una minoría”.

Sobre el motivo que ha provocado las manifestaciones de los últimos días en varias ciudades españolas, Sánchez ha subrayado que la democracia ampara la libertad de expresión, “incluso la de los pensamientos más infames y absurdos”. Y ha reiterado la intención de su Gobierno de revisar en el Código Penal algunos de los delitos como los que se atribuyen al cantante catalán. “Existe un amplio consenso dentro de la sociedad para amparar mejor la libertad de expresión. El Gobierno ha manifestado que va a mejorar la protección legal”, ha señalado Sánchez. Pero al mismo tiempo ha advertido que la violencia es “la negación de la democracia” y es “un ataque” al sistema de libertades. “No hay causa, ni lugar ni situación que pueda justificar el uso de la violencia”, ha enfatizado.

Es la primera vez que Sánchez se refiere a los incidentes violentos de los últimos días, que han provocado un cruce de declaraciones entre los socios de la coalición. El presidente, además, marca distancias con el vicepresidente segundo y líder de Podemos, Pablo Iglesias, al insistir en su defensa de la calidad democrática de España. Un día antes, la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, ya se había desmarcado del apoyo prestado a las protestas por el portavoz parlamentario de Unidas Podemos en el Congreso, Pablo Echenique, quien escribió un tuit mostrando su respaldo “a los jóvenes que están pidiendo justicia y libertad de expresión en las calles” y difundió imágenes en la misma red social para criticar la actuación policial.

El ministro del Interior se ha manifestado este viernes en términos parecidos a sus compañeros de la parte socialista del Gobierno y ha defendido sin matices la actuación policial. Marlaska ha aprovechado una comparecencia en la Comisión de Interior del Congreso para explicar su gestión durante el temporal Filomena y ha expresado su apoyo a las fuerzas de seguridad frente a la “actitud injustificable” de los grupos que han causado disturbios. La policía, ha dicho Marlaska, “garantiza los derechos y libertades frente a una minoría que, con un concepto equivocado de los derechos, hace uso de la violencia”.

En una sesión parlamentaria cargada de tensión, los grupos de la derecha han reprochado al ministro que no actúe contra Unidas Podemos. Vox le ha exigido que defienda a la Policía de “las hordas de su socio de Gobierno”. La portavoz de Interior del PP, Ana Belén Vázquez, ha sido durísima. “¿Está usted con el señor Echenique? ¿Con ese impresentable que incita a la violencia”, ha dicho la diputada popular, que incluso ha pedido a Marlaska que active a la Fiscalía para actuar contra los dirigentes de Unidas Podemos. Vázquez ha llegado a asegurar que Echenique “pidió más caña a los manifestantes”. Pese a la insistencia tanto del PP como de Ciudadanos, el ministro ha evitado entrar en polémicas con sus socios de Gobierno.

Unidas Podemos se desmarca de la violencia

Unidas Podemos ha empezado ya a desmarcarse de los disturbios. El presidente del grupo en el Congreso, Jaume Asens, ha aclarado en una entrevista en Catalunya Ràdio: “Nosotros apoyamos a los manifestantes, como ha dicho Echenique, pero no significa que estemos de acuerdo con los disturbios que hace una minoría y que no representa a las personas que están indignadas”. Durante la comparecencia de Marlaska, el portavoz de Interior de Unidas Podemos, Enrique Santiago, ha hablado en términos elogiosos del comportamiento general de la Policía, aunque ha deslizado un reproche por su respuesta a los disturbios de los últimos días, al lamentar que “con todos los medios y recursos a su alcance, no sea capaz de controlar una manifestación”. “Eso no justifica la violencia”, ha precisado de inmediato. Santiago también ha aludido a la actuación policial tras la paliza de dos agentes a un hombre, la pasada semana en Linares (Jaén), momento en el que ha acabado encarándose con los diputados de Vox y les ha acusado de “alentar a una minoría desestabilizadora incrustada en las fuerzas de seguridad”.

Uno de los barones socialistas, el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, antes de recibir a Sánchez en Mérida, se ha referido a la actitud de Unidas Podemos ante los altercados para cargar contra la formación de Iglesias. En una entrevista en la cadena SER, Vara ha asegurado que mientras “hay un partido que intenta gobernar” [en referencia al PSOE], otros “están intentando que no haya Gobierno”, informa Lucía Tolosa.

Fernández Vara considera que Unidas Podemos quiere diferenciarse dividiendo al Ejecutivo. “Pone muchas veces encima de la agenda aquello que le permite marcar diferencias, no aquello que le permite marcar consensos”, ha asegurado. “Cuando tú vives permanentemente obsesionado por ver, no qué compartes con el conjunto de las fuerzas políticas, sino qué es lo que nos divide, al final lo que ocurre es una profunda división de la clase política española que se está trasladando a la calle”, ha zanjado el presidente extremeño. A Vara se le ha sumado después otro presidente socialista, el de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, quien ha escrito en un tuit: “Algunos hablan de la normalidad sin saber probablemente que su expectativa electoral está en función de lo anormal que sean las cosas”. Y con palabras muy parecidas a las de Vara ha remachado: “Mientras unos son Gobierno, otros solo están en el Gobierno. ¡Qué lástima!”.

En la oposición, el líder del PP, Pablo Casado, ha vuelto a reclamar a Sánchez que destituya a Iglesias. “Si no para los pies a su vicepresidente, se está haciendo corresponsable de lo que suceda”. “El Gobierno tiene que actuar de forma conjunta tal y como marca la ley en vigor”, ha remarcado Casado, que ha querido también expresar su “respaldo absoluto a la policía, Guardia Civil, Mossos y policías locales por hacer cumplir la ley y preservar la seguridad ciudadana”, informa Elsa García de Blas.

Este jueves se vivió la tercera jornada de protestas por la detención, el pasado martes, del rapero Pablo Hasél en la Universidad de Lleida, donde se encontraba atrincherado y rodeado de simpatizantes. Sobre el músico pesaba una condena de nueve meses de prisión por delitos de enaltecimiento del terrorismo e injurias a la Corona. Además, este jueves se confirmó una nueva pena para Hasél por amenazar a un testigo en un juicio contra unos agentes de la Guardia Urbana de su ciudad, Lleida, en 2017. La jornada de manifestaciones violentas de este jueves se saldó con 16 detenidos en Barcelona y Valencia.


Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50