Un brote de covid contagia en una semana al 70% de los 186 presos de la cárcel de Teruel

10 trabajadores del centro penitenciario también han dado positivo en las pruebas diagnósticas

El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en el centro, en su visita a la prisión de Soto del Real el pasado mes de septiembre.
El ministro del Interior, Fernando Grande-Marlaska, en el centro, en su visita a la prisión de Soto del Real el pasado mes de septiembre.Europa Press

La cárcel de Teruel se ha convertido, en una semana, en la prisión dependiente del Ministerio del Interior con mayor incidencia del coronavirus después de que un brote detectado el pasado 23 de enero haya contagiado al 70% de sus 186 reclusos, según los datos facilitados este domingo a EL PAÍS por la Delegación del Gobierno en Aragón. Desde esa fecha, 131 internos han dado positivo por la enfermedad, todos ellos asintomáticos o con síntomas leves, como fiebre y fatiga. No ha sido necesario hospitalizar a ninguno. A ellos se suman otros cuatro reclusos que habían contraído la enfermedad con anterioridad a que se declarase el actual brote y que continúan aislados. Además, 10 funcionarios, de una plantilla cercana a los 140 trabajadores, han dado también positivo en las pruebas.

Desde el pasado viernes, los servicios de salud del Gobierno de Aragón han realizado otras 80 pruebas PCR para detectar posibles nuevos casos, según detalla la Delegación del Gobierno. Está previsto que efectivos del Ejército de Tierra se desplacen este lunes al recinto penitenciario para proceder a su desinfección. Según un comunicado de Instituciones Penitenciarias del pasado viernes, la prisión turolense está sometida a restricciones y solo se permiten las comunicaciones de los internos con sus familias y abogados a través del locutorio y, por tanto, sin contacto físico. Acaip-UGT, el sindicato mayoritario en Prisiones, ha pedido a Interior celebrar de manera urgente una reunión para tratar la situación provocada por la enfermedad en este centro penitenciario.

Con capacidad para 400 reclusos, la prisión de Teruel tuvo una incidencia baja durante la primera oleada de la pandemia. Entonces, solo se detectó un caso positivo, el de un funcionario de prisiones que falleció en mayo tras 52 días en la UCI. Esta fue una de las seis víctimas mortales por coronavirus registradas entre marzo y el fin del estado de alarma, el 22 de junio, en las cárceles dependientes de Interior. En aquel periodo, se registraron 85 contagios entre una población reclusa de más de 47.000 internos. La afectación por coronavirus en las cárceles fue, de hecho, cuatro veces inferior a la de la población en general.

Sin embargo, la tercera oleada ha golpeado con fuerza en las prisiones. En los primeros 28 días de enero, Instituciones Penitenciarias había detectado 577 contagios entre la población reclusa. De ellos, 359 se produjeron entre el 21 y el 28 de enero, última fecha de la que hay datos oficiales. En ese momento, el mayor número de afectados se concentraba, con 133 enfermos, en la cárcel de Picassent (Valencia), que con 1.940 internos es la mayor de España. Interior se vio obligado el pasado miércoles a aislar este centro penitenciario y, al día siguiente, extendió la medida a los centros de Ourense y Campos del Río (Murcia).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Óscar López-Fonseca

Redactor especializado en temas del Ministerio del Interior y Tribunales. Llego a EL PAÍS en marzo de 2017 tras una trayectoria profesional de más de 30 años en Ya, OTR/Press, Época, El Confidencial, Público y Vozpópuli. Es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS