EL TIEMPO

Cuando en enero parece mayo y los termómetros rozan los 30º en Alicante

La borrasca ‘Justine’ cierra un mes en el que España ha pasado del frío extremo a un calor inusual, de récord en récord

Dos hombres se bañan en la playa de la Malvarrosa de Valencia, este jueves.
Dos hombres se bañan en la playa de la Malvarrosa de Valencia, este jueves.Kai Försterling / EFE

La borrasca Justine llegará este viernes a la Península para cerrar el círculo de un mes de enero extravagante, meteorológicamente hablando, en el que cinco borrascas han atravesado el país y los termómetros han viajado en una montaña rusa desde los -25ºC a los 29º. Dentro del episodio cálido que comenzó el miércoles, con valores más propios de finales de abril o mayo que de finales de enero, este jueves se batieron “numerosos récords” de temperatura máxima ―entre otros los de Zamora, Jaén, Murcia, Elche (Alicante), Alicante, Teruel, Valencia, Reus y Tortosa (Tarragona) y Tenerife―, destaca el portavoz de la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet), Rubén del Campo, para añadir que este viernes aún podría haber algún récord más. Pero ya se acabó. Este sábado estará marcado por los fuertes vientos y la mala mar de Justine, así como por una bajada de las temperaturas hasta el domingo, cuando subirán de nuevo.

Es “muy poco frecuente”, destaca Del Campo, que en enero en España se alcancen valores tan altos como los 29,2º del jueves en Alicante. Esta temperatura, que iguala el récord de 1982, ya ha sido superada la tarde de este viernes, con 29,7º. En la estación meteorológica de Valencia-aeropuerto se registró el jueves una temperatura de 26,2º, dos décimas más que el anterior récord. En Murcia, fueron 27,8ºC; 1,8º más. Otro de los registros “muy significativo”, según el portavoz, es el de Tortosa (Tarragona) donde se alcanzaron 28,2º, una cota que supera “nada menos que en 2,1º” la anterior máxima histórica para un mes de enero en una estación que tiene datos desde hace más de un siglo.

Zamora, que también cuenta con una estación más que centenaria, batió por casi dos grados su anterior récord, ya que el mercurio subió hasta los 18,9º, frente a los 17º que se alcanzaron en 1924. “Se ha batido un récord después de casi un siglo”, se asombra Del Campo. Y lo de Teruel ya es inaudito: alcanzó la mínima más baja de su historia el día 12 de enero, cuando llegó a -21º, pero este jueves marcó su máxima más alta para este mismo mes, con 21,4º. “En poco más de 16 días, una diferencia de 42º”, subraya el portavoz de Aemet, que no descarta que este viernes vuelvan a superarse efemérides, sobre todo en el sureste.

Sin embargo, las temperaturas irán descendiendo a medida que se acerque Justine, una borrasca que, en su camino hacia España, ha sufrido un proceso de ciclogénesis explosiva, es decir, una rápida profundización, por lo que llegará con mucha intensidad. Justine comenzará a afectar a Galicia esta tarde y el sábado provocará un importante temporal marítimo, con olas que podrían superar los ocho metros en el Cantábrico. Todo el litoral atlántico-gallego y cantábrico tiene aviso rojo por mala mar, el máximo en una escala de tres, el sábado, mientras que el domingo se reduce a Cantabria y País Vasco.

Los vientos de Justine soplarán a más de 100 kilómetros por hora en puntos del litoral cantábrico y en zonas del tercio este peninsular. La borrasca también dejará lluvias, que afectarán sobre todo al noroeste de la Península, así como nevadas en los Pirineos y una bajada generalizada de las temperaturas, pero que será “temporal”, porque el domingo volverán a ascender los termómetros. Este ambiente, en general templado, con vientos húmedos del oeste que dan lugar a precipitaciones sobre todo en el norte y oeste peninsular, y con temperaturas altas en la fachada mediterránea, se mantendrá “por lo menos hasta mediados de la próxima semana”.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50