Un mando policial confirma un segundo operativo de vigilancia cerca de la casa de Bárcenas durante la ‘Kitchen’

El inspector jefe Vicente Galán señala a su superior, el comisario Martín-Blas, ya imputado en la causa, como el responsable del mismo

El ex tesorero del PP, Luis Bárcenas llega a la Audiencia Nacional en enero de 2015.
El ex tesorero del PP, Luis Bárcenas llega a la Audiencia Nacional en enero de 2015.Europa Press

El inspector jefe de la Policía Nacional Jesús Vicente Galán ha confirmado este lunes al juez de la Audiencia Nacional Manuel García Castellón que, en el verano de 2013, en plena Operación Kitchen de espionaje a Luis Bárcenas para arrebatarle información comprometedora para el PP, el Ministerio del Interior montó un segundo dispositivo de vigilancia cerca del domicilio del extesorero del partido conservador, según confirman fuentes jurídicas presentes en el interrogatorio. El mando policial, que comparecía como imputado tras caer en su anterior declaración como testigo en numerosas contradicciones, ha asegurado que él dio las instrucciones para ello por orden de un superior, aunque ha afirmado que el objetivo final del operativo era supuestamente localizar un automóvil Citröen C-4 de color negro y no seguir al entorno familiar del político, en aquel momento en prisión preventiva por el caso Gürtel.

Vicente Galán sí ha admitido que sabía que la zona que ordenó vigilar era próxima al domicilio de Bárcenas, ya que así se lo indicó el que entonces era su jefe, el comisario Marcelino Martín-Blas, jefe de la Unidad de Asuntos Internos y también imputado en la causa. Martín-Blas, que declarará por estos hechos el próximo jueves, ha negado en anteriores comparecencias que él diera las órdenes para montar este segundo operativo.

La imputación de Vicente Galán, quien en abril de 2012 había asumido la jefatura de la sección encargada de vigilancias y seguimientos en la Unidad de Asuntos Internos, se produjo el pasado noviembre después de que una de las policías bajo sus órdenes lo señalase como el mando que le dio instrucciones para acudir en, al menos, dos ocasiones a las cercanías del domicilio de Bárcenas e informarle del resultado de sus pesquisas. Esta agente indicó que Vicente Galán justificó los seguimientos, en el que participaron al menos cuatro agentes, porque la esposa de Bárcenas, Rosalía Iglesias, “estaba en peligro”, sin darle más explicaciones. La policía añadió ante el juez que levantó actas de aquellos seguimientos y que, incluso, tomó fotografías.

En su declaración de este lunes, el mando policial solo ha confirmado que él dio las instrucciones a sus subordinados para desplegar el operativo en las cercanías del domicilio del extesorero del PP, pero ha insistido que lo hizo por órdenes del que entonces era su superior, el comisario Martín-Blas. Vicente Galán también ha asegurado que fue este el que le indicó que el objetivo era localizar un vehículo que merodeaba en una zona comprendida entre las calles Padilla, Hermosilla y General Díaz Porlier, en el madrileño barrio de Salamanca, con la advertencia de que “tuviera cuidado” porque allí estaba el domicilio de Bárcenas. El inspector jefe no ha sido capaz de concretar por qué interesaba policialmente localizar aquel automóvil concreto y en varias ocasiones se ha escudado en que no recordaba ni las fechas ni los detalles ni siquiera si se hicieron informes sobre el mismo.

Vicente Galán, que está imputado por los delitos de prevaricación, malversación y obstrucción a la justicia, ha añadido que sus subordinados le alertaron de que durante el operativo detectaron la presencia de un sospechoso que vigilaba el portal de la vivienda de la familia Bárcenas y que resultó ser una agente de otra unidad policial. Por ello, tras comentárselo a su superior, ordenó que finalizara el dispositivo de vigilancia. Aquel policía resultó ser integrante del operativo desplegado por otro de los imputados, el comisario Enrique García Castaño, conocido como El Gordo, para vigilar los movimientos de Bárcenas, como ha admitido este alto mando policial, que colabora con la justicia.

El inspector jefe ha negado también que recibiera órdenes directas de montar este operativo del entonces máximo responsable operativo de la Policía, el comisario Eugenio Pino, también imputado en la causa y señalado como el presunto muñidor de la llamada brigada política, el grupo de agentes que en la etapa de Jorge Fernández Díaz al frente del Ministerio del Interior supuestamente investigó a rivales políticos del PP. No obstante, fuentes policiales destacan la cercanía de Vicente Galán con el comisario Pino y, sobre todo, con la mano derecha de este, el inspector jefe José Ángel Fuentes Gago, también imputado en la causa. Tras la Operación Kitchen, Vicente Galán fue condecorado con una medalla con recompensa económica y obtuvo un destino en una Embajada de España en el extranjero, la de Mauritania, uno de los puestos más codiciados por los agentes por su elevada retribución económica. En agosto de 2018, el actual ministro, Fernando Grande-Marlaska, lo destituyó de ese puesto.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La decisión del juez García-Castellón de investigar la posible existencia de un segundo dispositivo policial de vigilancia a Bárcenas se produjo después de que recibiera, el pasado octubre, un informe policial que reveló que un vehículo adscrito a Asuntos Internos fue enviado a vigilar las inmediaciones del domicilio de Bárcenas el 25 de julio de 2013. “La existencia de este vehículo permite inferir que funcionarios policiales adscritos a la Unidad de Asuntos Internos, cuando esta estaba bajo la jefatura [del comisario] Marcelino Martín Blas [ya imputado en la causa], realizaron labores de vigilancia en un inmueble relacionado con Rosalía Iglesias, la esposa del señor Bárcenas, cometido totalmente ajeno a la función de la Unidad de Asuntos Internos”, recalcaba el juez en el auto de noviembre por el que citaba, entonces como testigo, al inspector jefe Vicente Galán.

Trato de favor antes del espionaje

La Fiscalía Anticorrupción ha preguntado este lunes al inspector jefe Jesús Vicente Galán si, en mayo de 2012, meses antes de que se iniciara la Operación Kitchen de espionaje a Luis Bárcenas, la Unidad de Asuntos Internos (UAI) de la Policía, cuya misión es investigar a los policías sospechosos de cometer delitos, dispensó un trato de favor a Rosalía Iglesias, mujer del extesorero del PP. En concreto, si ordenó que agentes bajo sus órdenes trasladaran a la mujer en un vehículo policial camuflado fuera de la sede de la Audiencia Nacional, donde había acudido a declarar como imputada en el caso Gürtel, para que así pudiera eludir a los periodistas que esperaban a la puerta del órgano judicial. Aquel hecho provocó entonces un escándalo mediático y malestar en el seno de la Audiencia Nacional. El Ministerio del Interior, entonces dirigido por Jorge Fernández Díaz, tuvo que asumir la responsabilidad de ello.

El mando policial, que entonces llevaba algo más de un mes como responsable de la sección de seguimientos y vigilancias de la UAI, negó este lunes haber ordenado o participado en ese dispositivo. Sin embargo, en noviembre, una de las agentes que sí intervino en aquel traslado, y que declaraba como testigo, aseguró que aquel operativo lo dirigió Vicente Galán y que del mismo estaba también al corriente el entonces jefe de Asuntos Internos, el comisario Marcelino Martín-Blas. Esta agente, que declaró en noviembre en la Audiencia Nacional, también dio detalles del segundo operativo de espionaje a Bárcenas.

Sobre la firma

Óscar López-Fonseca

Redactor especializado en temas del Ministerio del Interior y Tribunales. Llego a EL PAÍS en marzo de 2017 tras una trayectoria profesional de más de 30 años en Ya, OTR/Press, Época, El Confidencial, Público y Vozpópuli. Es licenciado en Ciencias de la Información por la Universidad Complutense de Madrid.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS