temporal filomena

El Gobierno de Ayuso pidió la intervención de la UME el viernes de la nevada a las 22.38

En Madrid fueron rescatadas 1.500 personas en carreteras, extremo que no fue necesario en Castilla-La Mancha y Castilla y León

Isabel Díaz Ayuso, inspeccionando destrozos por el temporal en Villamanrique de Tajo.
Isabel Díaz Ayuso, inspeccionando destrozos por el temporal en Villamanrique de Tajo.COMUNIDAD DE MADRID / Europa Press

El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso pidió la intervención de la Unidad Militar de Emergencias (UME) horas después de que empezara la copiosa nevada que colapsó Madrid y cientos de personas quedasen atrapadas en las carreteras de la región. La primera solicitud a la Dirección General de Protección Civil y Emergencias (DGPCE), dependiente del Ministerio del Interior, para que la UME actuase en las tareas de rescate de la A4, A5 y M-40 se produjo el viernes 8 de enero a las 22.38 según la información recabada por EL PAÍS. Minutos antes la Delegación del Gobierno, sorprendida por la lentitud en la respuesta, había reiterado su ayuda a la Agencia de Seguridad y Emergencias de la Comunidad de Madrid (ASEM112). A las 23.42 la UME ya estaba en marcha desde su base de Torrejón de Ardoz. El Ejecutivo de Díaz Ayuso sostiene que reaccionó antes y mandó un correo electrónico a las 22.00 de esa noche para solicitar la UME, informa Manuel Viejo.

El sábado unas 1.500 personas tuvieron que ser rescatadas de sus vehículos en Madrid en una acción coordinada por el dispositivo del Estado. La Fuerzas de Seguridad, con especial empeño de la Guardia Civil, que rescató a 403 personas, seguían el lunes retirando de las carreteras madrileñas los 3.500 vehículos que quedaron atrapados en la nieve. “En una población de casi siete millones, bueno… pues tampoco es mucho, ¿no?”, le restó importancia Díaz Ayuso. Ese día, a las 12:56, la Comunidad de Madrid solicitó por segunda vez el despliegue de la UME, para el transporte sanitario urgente mediante ambulancias todoterreno. El Ejército se movilizó a lo largo de la semana pasada en más ocasiones en la región, también para dar soporte logístico en los centros de distribución de medicamentos. El delegado del Gobierno, José Manuel Franco, estuvo encima entre el 7 y 13 de enero del reparto de 13.635 toneladas de sal, 60 toneladas de cloruro cálcico, 2.959 litros de salmuera y las 217 quitanieves que limpiaron 7.498 kilómetros de nieve.

Mientras, en Castilla-La Mancha no fue necesario ni un solo rescate en carretera, afirman fuentes del Ejecutivo de Emiliano García-Page. Igual que en Castilla y León: en la comunidad autónoma más extensa no se tuvo que rescatar a nadie en la red de carreteras estatales. Fuentes de la Delegación del Gobierno que dirige Javier Izquierdo explican que tan solo se dio algún caso aislado en la red secundaria “resuelto con quitanieves rápidamente”.

La presidenta de Madrid defiende su gestión de la crisis, alegando que la borrasca Filomena sobrepasó todas las previsiones. “Nadie me previno de que iba a ser de tal magnitud”, afirmó. Sin embargo, el DGPCE ya alertó el martes 5 de enero a las 12.49 a los directores de Protección Civil de las comunidades autónomas tras la reunión que mantuvo la Unidad de Valoración de Riesgos del Protocolo de Coordinación de la Administración General del Estado ante nevadas y otras situaciones meteorológicas extremas que pudiesen afectar a la red de carreteras estatales. “Todos los servicios de la Administración General del Estado involucrados en el Protocolo están activados y alertados. Se ruega estar especialmente atentos a los avisos de la Agencia Española de Meteorología (AEMET), así como mantener la oportuna coordinación en previsión de las incidencias que puedan ocasionar los fenómenos meteorológicos adversos que se esperan para los próximos días (nevadas, lluvia, costeros, y vientos)”, se advirtió. Tras un aviso especial ese martes, la Aemet emitió el jueves 7 de enero, por primera vez desde que se instauró el sistema Meteoalerta, avisos rojos por nevadas para la ciudad de Madrid, Henares y el sur de la región.

La previsión de las autonomías que rodean Madrid fue mayor. El Gobierno de García-Page activó ese jueves el nivel 2 —el máximo— de su Plan Específico ante el Riesgo por Fenómenos Meteorológicos Adversos. Ante la previsión de fuertes nevadas, el presidente autonómico se aseguró el despliegue el miércoles de parte del Primer Batallón de Intervención en Emergencias de la UME —con base precisamente en Torrejón de Ardoz— en Albacete.

La Comunidad de Madrid esperó hasta el viernes para activar el nivel 2 de su Plan de Inclemencias Invernales por el temporal de frío y nieve. Con esta decisión, el Gobierno de Díaz Ayuso tomaba “el mando del dispositivo en toda la región, a excepción de la capital, donde el Ayuntamiento dirigirá las operaciones con el apoyo y seguimiento de la Comunidad de Madrid”, según la nota difundida a los medios. El dispositivo del Ejecutivo regional contaba sobre el papel con 1.850 profesionales y casi 3.500 voluntarios de las agrupaciones de Protección Civil. También disponía de 732 vehículos, dos helicópteros, 57 máquinas quitanieves y 4.000 toneladas de sal. “Es completamente inexplicable que las brigadas forestales de la Comunidad no se activaran hasta el domingo por la noche. 300 trabajadores y 40 camiones 4x4 parados. Tampoco se entiende por qué no se les ha dotado de cuchillas quitanieves. Imprevisión más falta de reacción cuestan millones”, criticó Rocío Monasterio, portavoz de Vox, el partido que sostiene al Gobierno de Díaz Ayuso.

Más información

Lo más visto en...

Top 50