LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Los partidos discrepan sobre el confinamiento ante la tercera ola de la pandemia

El Gobierno apuesta por endurecer las medidas sin llegar al encierro con el marco jurídico vigente

Personal sanitario prepara y administra la vacuna de la covid-19 a sus compañeros en el hospital Vall d'Hebrón de Barcelona.
Personal sanitario prepara y administra la vacuna de la covid-19 a sus compañeros en el hospital Vall d'Hebrón de Barcelona.Enric Fontcuberta / EFE

La tercera ola de la pandemia supera ya los peores datos de la segunda, pero los partidos aún no tienen una receta común para hacerle frente. Ciudadanos se sumó ayer al planteamiento de varias comunidades autónomas gobernadas por el PP y el PSOE, que piden habilitar un mecanismo para autorizar un confinamiento domiciliario, algo que el decreto del estado de alarma actual no permite. El PP insta al Gobierno a tomar una decisión, mientras que el Ejecutivo apuesta por endurecer las medidas con el marco jurídico vigente.

España se ha vuelto a situar en un nivel de riesgo epidemiológico extremo, con una curva de contagios que crece casi en vertical. El viernes se registró un máximo de infectados en un día, 40.197, y la incidencia acumulada se elevó a 575 casos por cada 100.000 habitantes, el dato más alto de la pandemia. Con el escenario evolucionando peligrosamente, se ha abierto paso el debate político sobre la necesidad de un nuevo confinamiento domiciliario para hacerle frente. De momento, sin que exista consenso, y con el Gobierno partidario de esperar a que surtan efecto las últimas medidas.

La presidenta de Ciudadanos, Inés Arrimadas, ofreció el viernes al Gobierno sus 10 votos en el Congreso para aprobar un nuevo estado de alarma que permita mantener a la población en sus casas. Arrimadas propuso un confinamiento “inteligente” ahora para evitar, sostuvo, que España termine en uno tan estricto como el de marzo de 2020. Su propuesta es que esté “acompañado de ayudas directas, aumento del teletrabajo, aceleración del plan de vacunación y test masivos”, explicó en rueda de prensa en el Congreso. “Actuemos ya. La tercera ola ya ha inundado España”, reclamó Arrimadas. Aunque no todos en su partido comparten la idea de una limitación profunda de la movilidad. El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, defendió en cambio que hay que evitar “a toda costa” un confinamiento.

El debate, en todo caso, ya lo habían puesto encima de la mesa varios Gobiernos autonómicos del PP y del PSOE. Los Ejecutivos de Castilla y León, Murcia y Andalucía, del PP; y Asturias, del PSOE; pidieron en el Consejo Interterritorial de Salud celebrado el miércoles que, al menos, el Gobierno tuviera preparada esa posibilidad para aplicarla en el momento que fuera necesario. Sanidad contestó que de momento no lo es y hay margen para seguir endureciendo restricciones con el marco vigente.

La presión de los Gobiernos autonómicos populares ha movido también al PP, que siempre ha sido muy crítico con el estado de alarma, a dejar abierta la posibilidad de respaldar al Ejecutivo de Pedro Sánchez si este decide que es necesario aprobar un nuevo decreto —en el último se abstuvo— para posibilitar un confinamiento. “Si el Gobierno plantea algo, lo estudiaremos”, aseguraron fuentes de la dirección de Pablo Casado. El PP pide al Gobierno una “estrategia nacional” ante la tercera ola y que posibilite “el marco jurídico para la adopción de medidas”. “El Gobierno de España tiene que ponerse al frente de la tercera ola. No pida a la oposición que le haga el planteamiento para abordarla”, emplazó la portavoz parlamentaria del PP, Cuca Gamarra, que insistió también en que el ministro de Sanidad, Salvador Illa, debe dimitir inmediatamente por su candidatura a la presidencia de la Generalitat.

El Gobierno, de momento, no varía su posición y rechaza obligar a los ciudadanos a permanecer en los domicilios. En caso de querer adoptar esta medida, La Moncloa debería aprobar un nuevo decreto de alarma que tendría que ser validado por el Congreso, porque el vigente, que finaliza en mayo, no lo contempla. El ministro de Transportes, José Luis Ábalos, pidió “coherencia” a las comunidades autónomas partidarias de un confinamiento. El secretario de Organización del PSOE insistió en “no generar debates generales para no hacerse cargo de lo que uno tiene que hacer”. “No se puede pretender todo: un mes abrirlo todo, salvar la campaña de verano, salvar la Navidad y luego pedir confinamiento. Este frío y calor no nos lleva a ninguna parte”, abundó.

El Ejecutivo insiste en que las comunidades disponen de “muchas herramientas” para doblegar la curva, pero hace falta esperar unas semanas para que las medidas que ya están aplicando los territorios empiecen a surtir efecto. El Gobierno de coalición está unido en este asunto, y Unidas Podemos prefiere no marcar perfil propio. El debate, no obstante, ya está encima de la mesa.

Cataluña y Euskadi apuestan por evitar la medida

El Govern de Cataluña no se plantea un confinamiento y está centrado en revisar semana a semana las medidas restrictivas que están ahora en vigor. El jueves, el Ejecutivo aprobó prolongar una semana más el plan que entró en vigor el pasado 7 de enero y que en principio iba a durar 10 días y expirar mañana domingo. Con los datos de la mala evolución de la pandemia, el Govern ha considerado necesario prolongar ese plan.

El lehendakari Iñigo Urkullu es partidario de un acuerdo entre el Gobierno español y las comunidades autónomas en el seno del Consejo Interterritorial que permita a estas delimitar las restricciones horarias y la movilidad con el fin de evitar el confinamiento total. El Gobierno vasco ha solicitado en varias ocasiones en la Interterritorial tener la potestad de aumentar el periodo de toque de queda, adelantándolo a las 20.00 o incluso a las 18.00, pero siempre ha recibido una respuesta negativa del Ministerio de Sanidad.

Madrid ha decidido adelantar el toque de queda a las 23.00 y el cierre de la hostelería a las 22.00, suavizando los criterios para los cierres perimetrales, mientras que Andalucía ha ordenado el cierre de sus ocho provincias y ha adelantado a las 18.00 el cierre de los comercios.


Con información de Àngels Piñol, Mikel Ormazábal, Eva Sáiz e Isabel Valdés.

Lo más visto en...

Top 50