Caso Asunta

La Guardia Civil investiga la causa del incendio declarado en el chalé del crimen de Asunta Basterra

La casa en la que la justicia situó la muerte por asfixia de la niña compostelana, saqueada varias veces desde que los padres ingresaron en prisión, ardió de madrugada a partir de varios focos en la planta baja

Estado en el que ha quedado la vivienda donde se situó el asesinato de Asunta Basterra, hace siete años, tras el incendio de la pasada madrugada que ha arrasado su interior.
Estado en el que ha quedado la vivienda donde se situó el asesinato de Asunta Basterra, hace siete años, tras el incendio de la pasada madrugada que ha arrasado su interior.XOÁN REY / EFE

Las llamas han consumido el interior de la planta baja del chalé en el que situó la muerte de la niña Asunta la sentencia que condenó a sus padres a 18 años de prisión. Este crimen que conmovió a Galicia sucedió hace siete años, el 21 de septiembre de 2013, cuando a la menor, que ahora tendría 20 años, le faltaban pocos días para cumplir 13. Supuestamente, el fuego del que ha alertado un vecino en torno a las tres de la madrugada fue provocado porque presentaba varios focos en la planta baja, que ha quedado arrasada por dentro. La cantidad de material combustible desperdigado en los salones, desde cientos de papeles y libros hasta sofás y colchones, ha generado un humo espeso y negro que ascendió hasta el piso superior de esta edificación de 400 metros cuadrados y tres alturas. La casa seguía humeando por las ventanas abiertas hoy domingo por la tarde.

Los bomberos del Grupo de Emerxencias Supramunicipal de A Estrada (ayudados por un equipo de Ordes y Protección Civil de Teo) tardaron más de tres horas en sofocar el incendio y enfriar las estancias. Y mientras la Guardia Civil busca la causa del fuego, todavía no se conoce el alcance de los daños en las estructuras de la gran casa de piedra que se construyó al gusto de la abuela de Asunta, Socorro Ortega, cuando la madre, Rosario Porto, era apenas una niña. Las sucesivas sentencias del caso, desde la Audiencia Provincial de A Coruña hasta el Supremo, situaron la muerte de la pequeña (por asfixia con un objeto blando) en un dormitorio de este chalé de lujo, con casi una hectárea de jardín, ubicado a cinco kilómetros de Santiago, en el lugar de A Póboa (Teo).

Desde que la abogada Rosario Porto y su exmarido, el periodista Alfonso Basterra, ingresaron en prisión pocos días después de la muerte de la chiquilla como supuestos autores del asesinato, esta segunda residencia heredada por Porto tras la muerte de sus padres fue objeto de sucesivos robos. Las incursiones acabaron por destrozar el patrimonio abandonado, aunque el abogado de la madre de Asunta, José Luis Gutiérrez Aranguren, ha asegurado hoy a este diario que no tiene constancia de que la propiedad estuviese tomada por okupas que durmiesen allí dentro.

El penalista sí confirma, sin embargo, los destrozos padecidos en estos últimos años, con “ventanas rotas” y “todo tirado por el suelo”. Hoy, tras el incendio, los equipos de extinción han dejado las ventanas abiertas para airear y los guardias civiles han puesto precintos en el porche de la fachada y en la entrada trasera.

Rosario Porto, que en estos años puso a la venta los pisos y la casa que heredó de sus padres en Vilanova de Arousa, Santiago y Teo, nunca ha logrado deshacerse de esta vivienda marcada por el crimen. Inicialmente estuvo a la venta por 900.000 euros y después fue rebajada a menos de la mitad. Pero ni sus 400 metros repartidos en dos edificaciones de piedra en un estilo inspirado en el regionalismo gallego, ni su arboleda, ni el hórreo, ni el cenador, ni la vieja piscina de 170 metros cuadrados, ni el espacio deportivo con cancha de tenis que ocupa otros 668 son alicientes por los que se interese ya nadie.


Lo más visto en...

Top 50