PABLO IGLESIAS

El Ayuntamiento de Galapagar pide el fin de las concentraciones frente al domicilio de Iglesias y Montero

El Consistorio, con el apoyo de PSOE, Cs, Unidas por Galapagar y Más Madrid, defiende el “derecho a la intimidad y al respeto de la vida privada y familiar”

El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, y la ministra de Igualdad, Irene Montero, en el Congreso de los Diputados.
El vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, y la ministra de Igualdad, Irene Montero, en el Congreso de los Diputados.ULY MARTIN

El Ayuntamiento de la localidad madrileña de Galapagar, en el que gobiernan PSOE y Ciudadanos, ha reclamado este jueves una respuesta de las autoridades competentes que ponga fin a las concentraciones que sufren el vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, y la ministra de Igualdad, Irene Montero, frente a su domicilio desde hace varios meses. El Gobierno local, con el apoyo de PSOE, Cs, Unidas por Galapagar y Más Madrid, ha hecho un llamamiento a respetar el “derecho a la intimidad y al respeto de la vida privada y familiar”.

El alcalde, Alberto Gómez, ha leído un manifiesto que cuenta con el apoyo del Ejecutivo local y dos grupos de la oposición, Más Madrid y Unidas, así como de la Comunidad de Propietarios de Riomonte. El Consistorio dice que “defiende la libertad de expresión y de manifestación”, pero pide a los galapagueños y al resto de personas que acuden a la urbanización La Navata que, por la convivencia en Galapagar, “cesen de personarse en dicha localización”.

En el comunicado, el Ayuntamiento condena “cualquier tipo de manifestación o acoso, como las que están viviendo el vicepresidente del Gobierno y la ministra de Igualdad, en las viviendas privadas de los vecinos de Galapagar, ya sean cargos públicos, políticos o personas particulares”. En la misiva añade que, aunque defiende la libertad de expresión y de manifestación, considera que las concentraciones que se realizan a diario en el domicilio de Pablo Iglesias e Irene Montero se han convertido en “una situación insostenible” para ellos y para todos los residentes de esa calle y colindantes. También reclama a las autoridades competentes “una respuesta firme que ponga fin a la situación”.

El manifiesto hace un llamamiento a todos los ciudadanos a respetar el derecho ineludible a la intimidad, “en especial a nuestras vidas privadas” y se comprometen "a trabajar para que Galapagar sea un municipio libre de odio y discriminación”.

El Partido Popular se ha desmarcado del manifiesto conjunto, pero a través de sus redes sociales ha publicado un comunicado en el que condena los escraches y las manifestaciones en los domicilios privados de los cargos públicos. El PP señala que condena las concentraciones frente a la vivienda de Iglesias y Montero “así como condenamos en 2018 el acoso sufrido a través de redes sociales de varios concejales de nuestro partido”, dice la misiva.


Lo más visto en...

Top 50