Cadena perpetua

El rey de Tailandia conmuta la pena de muerte a Artur Segarra, condenado por asesinar a un compatriota

El indulto abre la puerta a que el reo pueda solicitar su traslado a una cárcel en España

El ciudadano español Artur Segarra, en una foto tomada en enero de 2020. En vídeo, el Rey de Tailandia conmuta la pena capital a Segarra.(FOTO: NARONG SANGNAK | VÍDEO: EFE)

El rey de Tailandia ha conmutado la pena capital a la que fue condenado el español Artur Segarra por el asesinato en el 2016 del empresario David Bernat en Bangkok, por la cadena perpetua. Esta decisión allana el camino hacia una futura extradición. El Departamento de Correccionales del país asiático ha confirmado este lunes a la agencia Efe que Segarra está entre los reos que se han beneficiado del perdón real con motivo del 68 cumpleaños del monarca Maha Vajiralongkorn.

El pasado 20 de noviembre, el Tribunal Supremo de Tailandia declaró firme la sentencia de muerte contra el español por el secuestro, robo y asesinato de su compatriota, entre otros delitos. Según la investigación, Segarra asfixió a Bernat con una bolsa de plástico, descuartizó su cuerpo y luego lo arrojó al río Chao Phraya de Bangkok.

Los forenses determinaron que la víctima fue sometida a torturas y vejaciones, así como a privación de agua y comida durante seis días, para forzarle a dar las contraseñas de sus cuentas bancarias. Bernat, de 39 años, era un reputado consultor informático. Conforme al dictamen de los jueces, Segarra deberá devolver a la familia de la víctima unos 20.000 euros que logró sustraer de las tarjetas de crédito del fallecido.

Segarra, de 41 años, padre de dos hijos y originario de Terrassa (Barcelona), confesó por primera vez el pasado 23 de diciembre ser el autor del crimen en una carta para pedir clemencia al monarca y evitar su ejecución. Hasta entonces, siempre había negado su implicación en el asesinato de Bernat.

Antes de su implicación en el asesinato de Bernat, Segarra estaba siendo investigando en España por los Mossos d’Esquadra por una de las mayores estafas hipotecarias en el país. Él junto a un abogado, Francisco Comitre, se dedicaban presuntamente a engañar a ancianos con falsas hipotecas invertidas sobre sus viviendas.

La familia de Bernat acudió a los Mossos d’Esquadra para poner una denuncia sobre su desaparición en Tailandia, después de varios días sin poder contactar con él. Paralelamente, la policía de Tailandia detuvo a Segarra. Cuando los Mossos d’Esquadra cruzaron los datos comprobaron que el asesino de Bernat era la misma persona a la que llevaban meses investigando en la trama de estafas hipotecarias.


Más información

Lo más visto en...

Top 50