URBANISMO

El plan del Cabanyal incorpora tres vías verdes, rebaja alturas y ‘naturaliza’ el paseo marítimo

La nueva planificación urbanística prevé 1.148 viviendas de nueva construcción y se autofinanciará, afirma la vicealcaldesa Sandra Gómez

Figuración de las tres vías verdes previstas en la última versión del plan del Cabanyal-Canyamelar.
Figuración de las tres vías verdes previstas en la última versión del plan del Cabanyal-Canyamelar.Ayuntamiento de València

El proyecto urbanístico para el Cabanyal-Canyamelar, que dio al traste en 2017 con la prolongación de una avenida que rompía el barrio, ha sufrido una nueva remodelación tras la consulta con vecinos y afectados. La vicealcaldesa y concejala de Desarrollo y Renovación Urbana, Sandra Gómez, ha mostrado este miércoles un plan especial con más vías verdes peatonales, edificios de menos alturas y una apuesta por “naturalizar” el paseo marítimo de Valencia. La nueva versión saldrá a exposición pública por segunda vez y se autofinanciará.

El Plan Especial incluye nuevas propuestas, muchas de ellas aportadas por los residentes. Potencia la conexión norte-sur mediante tres ejes verdes que recorren todo el área y conectan los diferentes barrios marítimos (Cabanyal, Canyamelar y Cap de França); recupera la tipología de las viviendas tradicionales del barrio (planta baja más una o dos alturas), y aumenta la protección de los edificios, rehabilitando aquellas zonas o solares abandonados o degradados, ha explicado Gómez.

El documento urbanístico prevé 1.148 viviendas de nueva construcción, de las que 697 (61%) serán parque público en sus diferentes modalidades, “lo que permitirá controlar los precios”, ha dicho la vicealcaldesa, y se rebajarán las alturas en las diferentes unidades ejecución de Doctor Lluch y Mediterráneo y un programa de actuación aislada en los bloques Portuarios.

Los tres grandes ejes verdes longitudinales previstos conectarán todo el ámbito de norte a sur. Habrá un eje peatonal coincidente con las calles San Pedro y Los Ángeles que comunicarán la Plaza del Rosario o Lorenzo de la Flor, desde el jardín de La Remonta hasta las Atarazanas. Se incorpora además la remodelación y creación de una nueva vía litoral, que propone un paseo marítimo más naturalizado y lineal. Contará xon espacios verdes y arbolado pensado para el paseo. Esta reforma afectará también a La Malva-rosa, aunque no esté incluida en el ámbito del plan. El tercer eje lo constituye la denominada vía verde, “ahora más amplia y definida”.

Las viviendas turísticas, para las que se barajaba una ocupación de entre el 10 y el 40% dependiendo de la zona, pasarán a ser de un 10% en todo el PECC para proteger el barrio y su carácter residencial. Y se ha propuesto reordenar la zona del conocido como plan de Piscinas, recuperando la antigua alienación de las villas. El hotel previsto, de 15 alturas, deberá aportar un estudio de paisaje y una propuesta estética acorde con el entorno.

Los bloques portuarios serán derribados y sustituidos por dos manzanas con la tipología típica y con patios traseros. Estarán además rodeados de zonas verdes y huertos urbanos. El cerca de centenar de propietarios privados que residen en estos bloques se trasladarán a nuevas viviendas previstas en Astilleros. Se recuperará también el final de Blasco Ibáñez, descartando definitivamente el proyecto del paseo al mar, y protegiendo todo el barrio y especialmente el ámbito de la estación del Cabanyal.

Los vecinos de la asociación Villas de las Arenas, afectados por el conocido PAI de las Piscinas, que pasó desde que se ordenó por primera vez en 2001 hasta el momento actual, a casi duplicar su edificabilidad y a centuplicar su coste de urbanización, se sacarán del plan, ha confirmado la vicealcaldesa.

El plan de 2001 era asumible “para los que somos antiguos propietarios, el actual, no. Por tanto, no puede importarse a un PECC de regeneración urbana, de mantenimiento de las edificaciones y de fijación de la población. Queremos que nos excluyan de ese PAI”, sostenían hace unos meses los afectados.

En cuanto al desarrollo del PEC, Gómez ha dicho que es “sostenible” y que “se autofinancia solo”, de modo que “el Ayuntamiento no pone nada”. Desarrollo Urbano estima que el plan completo podría estar desarrollado en 12 ó 16 años.

Lo más visto en...

Top 50