Las primeras detenciones por incumplir las medidas del estado de alarma terminan en una reyerta con la Policía en Sevilla

Los familiares de dos menores que se negaron a irse a casa se enzarzaron en una pelea con los agentes. Los cinco serán puestos a disposición judicial hoy

Una señora pasea a su mascota en la calle San Jacinto de Triana, en Sevilla.
Una señora pasea a su mascota en la calle San Jacinto de Triana, en Sevilla.Eduardo Briones / Europa Press

Las primeras detenciones por incumplir la restricción de movimientos del estado de alarma han acabado en Sevilla en una batalla campal entre una familia de la barriada de Los Pajaritos, la más pobre de España, y varios agentes de policía. Esta noche han dormido en los calabozos dos menores de edad y tres adultos que se enfrentaron a los policías al filo de la medianoche del martes. Está previsto que este miércoles pasen a disposición judicial.

Todo comenzó alrededor de las once de la noche, cuando un coche patrulla localizó a dos menores que estaban sentados en un banco de la calle Tordo. Cuando los policías les advirtieron de que estaban incumpliendo el Real Decreto, los chavales se les encararon, pero se fueron para otro lado. Justo al final de la vía estaba circulando otro vehículo de la Policía Nacional que volvió a darles el alto. Continuaron con su actitud desafiante que derivó en insultos. “¡Vamos a hacer lo que nos dé la gana!”, les increpó uno de los jóvenes, según han confirmado a este diario fuentes de la investigación.

El ruido alertó a los vecinos que empezaron a asomarse a los balcones y a increpar a los agentes. Cuando se les pidió la identificación, uno de ellos se abalanzó sobre los policías precipitando su detención. El otro empezó a agredirles y al poco bajaron de una vivienda tres miembros de su familia que también se sumaron a la pelea. Uno de ellos llevaba un arma blanca, según las mismas fuentes. La policía tuvo que pedir refuerzos y finalmente consiguieron llevarse detenidos a los cinco. Todos están acusados por desobediencia y atentado a la autoridad. Los dos menores, además, por incumplir el Real Decreto que regula el estado de alarma.

Málaga sumó también ayer su primer detenido por incumplir con el confinamiento impuesto por el coronavirus, aunque en este caso no provocó ninguna reyerta con la policía. Los agentes dieron el alto a un hombre que iba corriendo por el Paseo Marítimo Antonio Machado, mientras hablaba por el móvil. El tipo les aseguró que era madrileño y estaba de vacaciones, y “que le daban igual los muertos y que él no iba a morir”, según han apuntado fuentes policiales. No quiso identificarse ante la petición de los policías. Cuando lo iban a cachear. Él mismo se desnudó de cintura para arriba. Tras su detención se constató que el runner era malagueño y no vecino de Madrid, como alegó, informa Nacho Sánchez.

Hasta ahora, las acciones de la policía se habían limitado a inspecciones de empresas que no cumplían los protocolos de seguridad, requisamiento de mascarillas y material sanitario o paros a transeúntes que trataban de eludir el alto de los agentes ―en alguna ocasión también con cierta violencia, llegando a escupirles―, pero sin llegar a la gravedad del enfrentamiento de esta noche en Sevilla.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50