Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

La luz azul del ordenador y el móvil envejece tu piel: evítalo con este sérum facial

Los expertos alertan sobre cómo perjudica la luz azul de las pantallas a la piel y las marcas cosméticas se ponen manos a la obra. Este es el sérum más innovador de Segle Clinical que te ayudará a luchar contra ella, ahora con 10€ de descuento para los lectores de EL PAÍS

La popularidad del concepto “luz azul” ha aumentado más de un 50% en el último año, según los datos que arroja Google Trends: no es de extrañar, el tiempo en casa sometidos a una cantidad de tiempo frente a las pantallas mayor que nunca, no solo ha afectado generando problemas oculares, sino también perjudicando al estado y la apariencia de la piel. De las cuatro horas diarias, de media, que utilizábamos dispositivos en 2019, hemos pasado a alrededor de 12, según los últimos estudios. La diferencia es alarmante y ni la vista ni la piel están preparados para recibir tal cantidad de radiación.

Así que si las gafas con filtro de luz azul han arrasado en ventas en la última temporada, cabía esperar lo que está sucediendo con la cosmética dedicada a minimizar los efectos de la radiación de esa luz proveniente de las pantallas en nuestra piel. Y es que, aunque esos daños cutáneos no se aprecien en un primer momento (como sí sucede con el dolor de cabeza o problemas de visión si hablamos de los ojos), los expertos alertan sobre el envejecimiento que es capaz de ejercer y la urgencia de levantar un escudo cosmético frente a ella.

El sérum Blue Balance de Segle Clinical es uno de los últimos lanzamientos destinados a combatir los efectos de la luz azul en el rostro.
El sérum Blue Balance de Segle Clinical es uno de los últimos lanzamientos destinados a combatir los efectos de la luz azul en el rostro.

¿Cómo afecta la luz azul a la piel?

“En dermatología, se usa la luz azul como una herramienta terapéutica. El problema puede derivar cuando hay una exposición abusiva a luz azul, algo que todavía está por definir”, afirmaba el Dr. Rubén del Río, miembro de la AEDV, en uno de sus últimos Congresos celebrado en junio de 2019. “Potencialmente, puede producir daños cutáneos por estrés oxidativo, afectar al estado hídrico de la piel y a la barrera cutánea alterando la síntesis de algunas proteínas. Todo ello puede revertir en una mayor pigmentación y en un mayor envejecimiento”, explicaba el Dr. José Aguilera, doctor en Biología y académico de la AEDV, en aquella misma ocasión.

Desde entonces, las cosas han cambiado y, en este aspecto, empeorado. Así, y para que lo entendamos quienes no dominamos la materia, la sobreexposición a este tipo de luz a la que estamos sometiendo a nuestra piel podría desencadenar varios signos de envejecimiento:

1. Deshidratación: su efecto disminuye la concentración de acuaporinas, las moléculas que mantienen los niveles de hidratación en la piel.

2. Arrugas: igual que la radiación ultravioleta, la luz azul penetra en las capas más profundas de la piel, estimula la formación de radicales libres que oxidan las células y provoca fotoenvejecimiento.

3. Flacidez: la luz azul está directamente ligada a la destrucción de fibras de colágeno en la dermis.

4. Ojeras: porque acelera la pigmentación.

5. Manchas: de igual modo y sobre todo en las zonas más expuestas como barbilla o mejillas. Se ha probado, además, que los fototipos más altos son más propensos a desarrollarlas.

Un sérum facial contra la luz azul

Como decíamos, no es de extrañar que la industria cosmética haya pisado el acelerador en la búsqueda de fórmulas que disminuyan los efectos de esta exposición. Es el caso de Segle Clinical, una marca especializada en innovación y biotecnología que es líder del mercado en la creación de sérums faciales, y cuyo último lanzamiento ha sido un producto especialmente formulado para esto.

Se llama Blue Balance y se trata de “un sérum hidratante, reequilibrante y antioxidante con extracto de spirulina que protege la piel del efecto de la luz azul de las pantallas previniendo la deshidratación y el envejecimiento prematuro a la vez que oxigena y facilita la regeneración natural de la piel”, tal y como explica Mónica Lizondo, CEO de la firma y farmacéutica especializada en formulación de productos de dermocosmética.

¿Cómo funciona? A su capacidad para hidratar en las diferentes capas de la piel, hay que sumarle un refuerzo de la función barrera de ésta gracias a la asociación de activos como la niacinamida (a una concentración del 5%) con probióticos y prebióticos: un escudo antioxidante que consigue que la piel se vuelva más resistente.

Ligero, calmante y súper hidratante

La sensación en la piel que ofrece un sérum al aplicarlo es uno de los principales factores que determinan su éxito y, en este caso, es garantía. Blue Balance ofrece una textura muy ligera y casi acuosa de color transparente que, de forma inmediata, calma las rojeces e inflamaciones de la piel. Además, contiene gluconolactona, un exfoliante químico que elimina de forma suave las células muertas y hace que la piel se vea más lisa, más suave y sin brillos ni exceso de grasa.

La marca confirma que se trata de un producto apto para todos los tipos de piel y que se puede aplicar mañana y noche después del tónico o sobre la piel limpia y seca. Al hacerlo, notarás cómo la hidratación permanece durante horas y cómo, con el tiempo, los poros e imperfecciones comienzan a desaparecer.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 26 de mayo de 2021.

Sobre la firma

Eva Armas Gil

Graduada en Comunicación Audiovisual y Máster en Comunicación Editorial por la Universidad Carlos III de Madrid, ha dedicado su carrera a medios digitales especializados en belleza, moda y estilo de vida. Ha escrito en las ediciones españolas de AD, Glamour, Grazia y Harper’s Bazaar y, ahora, hace lo propio en EL PAÍS y S Moda.

Normas

Más información

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS