Dormir
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

Veintiuno, un mirador privilegiado a la catedral de Santa Ana

Once habitaciones en una casa colonial del siglo XVIII en el casco viejo de Las Palmas de Gran Canaria

Azotea del hotel Veintiuno, en Las Palmas de Gran Canaria, con vistas a la catedral.
Azotea del hotel Veintiuno, en Las Palmas de Gran Canaria, con vistas a la catedral.
Puntuación: 7,5
Arquitectura8
Decoración9
Mantenimiento8
Confortabilidad8
Aseos8
Ambiente7
Desayuno7
Atención9
Tranquilidad8
Instalaciones5

La explosión de hoteles que vive Las Palmas de Gran Canaria no tiene parangón en España, quizá debido al retraso que esta ciudad mantenía con respecto a otras urbes canarias. Máximo cuando su puerto ha sido una demarcación histórica en las relaciones comerciales entre Europa y América. Uno de los 12 hoteles urbanos emblemáticos abiertos en los últimos años antes de la pandemia es el Veintiuno. Sus promotores han sido Paco Monzón y Alexandra Adeler, que, tras una temporada en Noruega, regresaron a su isla natal con el sueño de adquirir una casita en el barrio fundacional de Vegueta y transformarla en un hotel con encanto y criterio. Especialmente desde el cajetín que modela la piscina en la azotea, mirador privilegiado del casco viejo y la catedral de Santa Ana. Da igual que sea verano o invierno. Aquí siempre hay sol y chapuzón.

El edificio que la sostiene es una casona colonial del siglo XVIII intervenida minuciosamente por el equipo de diseño de Moda Showroom que cuenta con 11 habitaciones dispuestas en torno a un patio central, con sus muros de piedra y sus pavimentos originales de madera, además de unos techos altos que dan respiración a la estrechez impuesta por la arquitectura y el halo romántico de aquellas pequeñas cosas que cantaba Serrat.

Una de las habitaciones del hotel Veintiuno.
Una de las habitaciones del hotel Veintiuno.

Se han tomado muy en serio el marchamo de la sostenibilidad con una instalación de aerotermia que reduce el consumo energético en un 80%. En esta nueva onda poscovid, las sábanas y toallas se cambian cada tres días, a menos que el huésped prefiera la rutina diaria. El desayuno se ofrece en la cantidad precisa para evitar desperdicios y el agua se sirve en botella de vidrio retornable. Todos los fines de semana, una parte del desayuno se sirve en el ático convertido en brunch.

Por su minimalismo decorativo, los dormitorios no contienen ningún elemento distractor, salvo el entramado geométrico de las almohadas y cojines. Sin embargo, predominan en ellos las sutilezas de los paramentos de vidrio que delimitan las zonas de aseo y el diseño escandinavo de los sanitarios. Esas influencias nórdicas se perciben en los ademanes de hospitalidad que rotulan su condición de hotel emblemático: la vinculación entre el principio y el fin, las ilusiones de fertilidad, la alimentación de los sentidos y la aspiración humana a la sabiduría.

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS

Veintiuno

  • Dirección: calle del Espíritu Santo, 21. Las Palmas de Gran Canaria (Las Palmas)
  • Teléfono: 683 36 97 23
  • Web: hotelveintiuno.com
  • Instalaciones: garaje privado muy cerca del hotel (12 euros al día), azotea con piscina, salón de estar, ático bar, comedor de desayunos
  • Habitaciones: 11 dobles
  • Servicios: una habitación adaptada para discapacitados; animales domésticos prohibidos; servicio de traslado al aeropuerto (de pago)
  • Precios: desde 110 euros la habitación doble, desayuno e IVA incluidos; en ocasiones se exigen estancias mínimas de dos o tres noches (consultar la web del hotel).
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS