Dormir
Crítica
Género de opinión que describe, elogia o censura, en todo o en parte, una obra cultural o de entretenimiento. Siempre debe escribirla un experto en la materia

'Check in' electrónico

APARTAMENTOS BLUME CRUZ, en el madrileño barrio de Las Letras

Dormitorio en uno de los pisos de la cadena Blume en el centro de Madrid.
Dormitorio en uno de los pisos de la cadena Blume en el centro de Madrid.Alina Banta

Los tiempos cambian y los hábitos viajeros por supuesto que también. Si antaño la idea de glamour parecía coto exclusivo de los hoteles, ahora compiten otros tipos de alojamientos turísticos como las viviendas privadas —proscritas aún en algunas regiones— y los apartamentos reglados, como éste de la novedosa cadena Blume, situado en la castiza calle de la Cruz, en pleno centro de Madrid. Su privilegiado emplazamiento, su carácter utilitario, la simpleza de que goza su sistema de reservas, unidos al susodicho cambio de costumbres, lo ha convertido en un destino muy apetecible para las nuevas generaciones de viajeros reticentes a gastarse más de lo estrictamente necesario en sus desplazamientos urbanos.

Puntuación: 6
Arquitectura7
Decoración8
Estado de conservación8
Confortabilidad habitaciones6
Aseos5
Ambiente5
Desayuno--
Atención7
Tranquilildad6
Instalaciones5

Es cierto que el registro y acceso mediante tarjeta debe acrecentar su inteligencia. Desde la calle se requiere teclear una clave de cuatro dígitos junto a la puerta. Después viene un pasillo oscuro que da miedo porque el encendido electrónico se demora más de la cuenta. A un lado se observa una pantalla como de cajero automático. Bien. El visitante debe inscribirse con el teclado habilitado en vertical, algo incómodo. Después procede firmar sobre un cajetín, aunque el protocolo falla a veces, sobre todo al deslizar la tarjeta de crédito. El embrollo es de tal calibre que uno acaba llamando al número de teléfono indicado a la izquierda para que venga un ser humano a auxiliarle.

Salón-cocina de uno de los apartamentos.
Salón-cocina de uno de los apartamentos.Alina Banta

Dentro del apartamento, el mundo se ve de otro color. En parte gracias a la refrescante decoración contemporánea, con sillas de policarbonato, un sofá confortable, dos pantallas de televisión y una alcoba en su justa y cabal medida. Quizá el edredón nórdico nos parezca más apetecible en invierno que en verano, si bien el termostato biológico no es el mismo en todos los huéspedes. A tener en cuenta que las noches suelen ser bastante movidas en la calle, llena de restaurantes y bares de copas. Pero la insonorización es perfecta gracias a la doble ventana en todas las plantas.

Muy cerca de la entrada se encuentra el cuarto de baño, excesivamente pequeño, si bien cabe apreciar el torrente de la ducha, así como la agradable temperatura del agua. Líquido elemento que uno echa de menos, por cierto, embotellado en el minibar, completamente vacío.

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS

A la mañana siguiente, no hay desayuno comunal. Cada cual debe procurarse el suyo en los alrededores. Mónica Cruzado Martínez, con una sonrisa auténtica de mañana y tarde, está al frente del pequeño mostrador de recepción para aconsejarle al viajero adónde ir. Su voz resuena limpia y amable entre las escenas costumbristas y los paisajes urbanos que decoran los descansillos, frente al ascensor, obra de Jorge Arranz.

APARTAMENTOS BLUME CRUZ

  • Categoría: apartamento turístico.
  • Dirección: Calle de la Cruz, 35. Madrid.
  • Teléfono: 914 35 25 33.
  • Internet: www.apartamentosblume.com.
  • Instalaciones: recepción electrónica.
  • Habitaciones: 16 apartamentos.
  • Servicios: limpieza diaria, lavandería, servicio de atención 24 horas, recepción personalizada de 9.30 a 18.00, no hay habitaciones adaptadas para discapacitados, animales domésticos prohibidos.
  • Precios: desde 108 euros el apartamento para dos personas, IVA incluido.

 

{ "active": true, "code": "187514", "elementType": "offerExtension", "id": 12, "name": "MADRID", "service": "tripadvisor" }

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS