AL SOL

Playas como recién creadas

El ladrillo no ha llegado a ellas. Accesibles o que requieren una agradable caminata o un barco. Patrimonio para disfrutar de una belleza elemental

Surfista en la playa de Valdevaqueros, en Tarifa (Cádiz).
Surfista en la playa de Valdevaqueros, en Tarifa (Cádiz).BEN WELSH

En los 8.000 kilómetros de costa española aún quedan arenales prodigiosamente salvajes, ignotos para el gran público. Nos tientan con el cebo infalible de la arena y la “sonrisa innumerable de las olas marinas” (Esquilo). Parejas, familias, naturistas o vestidistas, todos en general, lo que más agradecen es la paz, la embriaguez ante el estado de esta naturaleza preservada.

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS