Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Transexuales en Republica Dominicana

Un desafío tras otro para el colectivo ‘trans’ de República Dominicana

11 fotos

Además de al rechazo social, las personas transexuales de República Dominicana libran una batalla diaria contra la desigualdad, pues tienen más dificultades para encontrar un empleo y acceder a ayudas

  • Geisha Collins Paul, de 39 años, mira por la ventana de su dormitorio en Santo Domingo, República Dominicana. Geisha es una mujer transexual y una trabajadora del sexo. Desde que empezó la pandemia dejó de tener clientes con regularidad debido a las restricciones impuestas para frenar la propagación del virus.
    1Geisha Collins Paul, de 39 años, mira por la ventana de su dormitorio en Santo Domingo, República Dominicana. Geisha es una mujer transexual y una trabajadora del sexo. Desde que empezó la pandemia dejó de tener clientes con regularidad debido a las restricciones impuestas para frenar la propagación del virus.
  • En la República Dominicana, como en muchos países latinoamericanos, las personas transexuales libran una batalla diaria. Luchan por el acceso igualitario a los servicios sociales y la atención médica, y contra la discriminación y la estigmatización social, que en una sociedad católica y conservadora pueden ser considerables. En la imagen, Geisha se mira al espejo del baño en Santo Domingo, República Dominicana.
    2En la República Dominicana, como en muchos países latinoamericanos, las personas transexuales libran una batalla diaria. Luchan por el acceso igualitario a los servicios sociales y la atención médica, y contra la discriminación y la estigmatización social, que en una sociedad católica y conservadora pueden ser considerables. En la imagen, Geisha se mira al espejo del baño en Santo Domingo, República Dominicana.
  • Además de al rechazo social, muchas personas se enfrentan a una mayor desigualdad por la covid-19, con más dificultades para encontrar un empleo y acceder a una ayuda financiera. En la foto, Geisha vende arepas en el puesto de su madre en Santo Domingo. Las arepas son un plato típico de Centroamérica hecho de masa de maíz molido.
    3Además de al rechazo social, muchas personas se enfrentan a una mayor desigualdad por la covid-19, con más dificultades para encontrar un empleo y acceder a una ayuda financiera. En la foto, Geisha vende arepas en el puesto de su madre en Santo Domingo. Las arepas son un plato típico de Centroamérica hecho de masa de maíz molido.
  • Según un informe del Centro de Documentación y Situación Trans de América Latina y el Caribe (Cedostalc), para las personas transexuales, la pandemia representa una “crisis dentro de la crisis”. En la imagen, Geisha trabaja en la oficina de administración de TRANSSA (Trans Siempre Amigas) en Santo Domingo, República Dominicana. Es una asociación que vela por los derechos de las personas transexuales en este país caribeño.
    4Según un informe del Centro de Documentación y Situación Trans de América Latina y el Caribe (Cedostalc), para las personas transexuales, la pandemia representa una “crisis dentro de la crisis”. En la imagen, Geisha trabaja en la oficina de administración de TRANSSA (Trans Siempre Amigas) en Santo Domingo, República Dominicana. Es una asociación que vela por los derechos de las personas transexuales en este país caribeño.
  • TRANSSA, fundada hace 15 años, ofrece apoyo psicológico, médico y legal a las personas transexuales y transgénero en República Dominicana. En respuesta a la crisis de la covid-19, logró registrar a unos 150 miembros de la comunidad LGBTIQ en el programa gubernamental 'Quedémonos en casa', que asigna 5.000 pesos dominicanos (unos 72 euros) mensuales para ayudar a las personas a comprar comida durante la pandemia. En la imagen, Christian King, director ejecutivo de la ONG, da un taller junto con otros profesionales en la sede de la asociación en Santo Domingo, República Dominicana.
    5TRANSSA, fundada hace 15 años, ofrece apoyo psicológico, médico y legal a las personas transexuales y transgénero en República Dominicana. En respuesta a la crisis de la covid-19, logró registrar a unos 150 miembros de la comunidad LGBTIQ en el programa gubernamental 'Quedémonos en casa', que asigna 5.000 pesos dominicanos (unos 72 euros) mensuales para ayudar a las personas a comprar comida durante la pandemia. En la imagen, Christian King, director ejecutivo de la ONG, da un taller junto con otros profesionales en la sede de la asociación en Santo Domingo, República Dominicana.
  • La crisis sanitaria ha puesto de relieve los problemas a los que se enfrentan las personas transexuales cuando solicitan documentos de identidad legales. Sin un carné, no solo no tienen derecho a las ayudas del Estado, sino que tampoco pueden recibir la vacuna contra la covid-19. En la imagen, una manifestación a favor de los derechos LGBTIQ en Santo Domingo, República Dominicana, el 10 de diciembre de 2020, Día Internacional de los Derechos Humanos.
    6La crisis sanitaria ha puesto de relieve los problemas a los que se enfrentan las personas transexuales cuando solicitan documentos de identidad legales. Sin un carné, no solo no tienen derecho a las ayudas del Estado, sino que tampoco pueden recibir la vacuna contra la covid-19. En la imagen, una manifestación a favor de los derechos LGBTIQ en Santo Domingo, República Dominicana, el 10 de diciembre de 2020, Día Internacional de los Derechos Humanos.
  • Agatha Brooks, de 32 años, es una mujer negra transexual que no tiene documentación. Hace cinco años descubrió que era seropositiva. Dice que, en esta época de pandemia, se siente una privilegiada. Tiene un trabajo estable, y por eso su situación no se ha visto afectada por la crisis sanitaria. En la imagen, disfruta del sol en la azotea de su casa en Santo Domingo, República Dominicana.
    7Agatha Brooks, de 32 años, es una mujer negra transexual que no tiene documentación. Hace cinco años descubrió que era seropositiva. Dice que, en esta época de pandemia, se siente una privilegiada. Tiene un trabajo estable, y por eso su situación no se ha visto afectada por la crisis sanitaria. En la imagen, disfruta del sol en la azotea de su casa en Santo Domingo, República Dominicana.
  • Brooks trabaja en el observatorio de derechos humanos de TRANSSA, donde presta apoyo a personas que han sufrido violencia por motivos de género. Hace unos años, fue ella la ayudada. En 2019, la policía la agredió cuando volvía a casa de una fiesta de cumpleaños. “Me dieron una paliza en la puerta de mi casa”, recuerda. En la imagen, lee un libro en su casa de Santo Domingo.
    8Brooks trabaja en el observatorio de derechos humanos de TRANSSA, donde presta apoyo a personas que han sufrido violencia por motivos de género. Hace unos años, fue ella la ayudada. En 2019, la policía la agredió cuando volvía a casa de una fiesta de cumpleaños. “Me dieron una paliza en la puerta de mi casa”, recuerda. En la imagen, lee un libro en su casa de Santo Domingo.
  • Al menos 350 personas pertenecientes a la comunidad transexual y transgénero fueron asesinadas entre octubre de 2019 y septiembre de 2020 en todo el mundo, 11 de ellas, en República Dominicana, según la organización Trans Murder Monitoring. Franchesca Gabriella Montez, de 27 años, es una mujer trans. Cuenta que, en el trabajo, ha sufrido discriminación por motivos de género en múltiples ocasiones.
    9Al menos 350 personas pertenecientes a la comunidad transexual y transgénero fueron asesinadas entre octubre de 2019 y septiembre de 2020 en todo el mundo, 11 de ellas, en República Dominicana, según la organización Trans Murder Monitoring. Franchesca Gabriella Montez, de 27 años, es una mujer trans. Cuenta que, en el trabajo, ha sufrido discriminación por motivos de género en múltiples ocasiones.
  • En la casa de Franchesca en Santo Domingo hay una foto de ella con toga y bonete del día de su graduación. Para ella, Franchesca y Francisco, su anterior nombre, son dos personalidades diferentes, “dos vidas en un mundo”. Francisco era una persona solitaria y aislada, víctima de acoso escolar, con un padre alcohólico y una madre que murió prematuramente. Cuando se convirtió en Franchesca, se dio la oportunidad de renacer.
    10En la casa de Franchesca en Santo Domingo hay una foto de ella con toga y bonete del día de su graduación. Para ella, Franchesca y Francisco, su anterior nombre, son dos personalidades diferentes, “dos vidas en un mundo”. Francisco era una persona solitaria y aislada, víctima de acoso escolar, con un padre alcohólico y una madre que murió prematuramente. Cuando se convirtió en Franchesca, se dio la oportunidad de renacer.
  • Franchesca y su abuela en la casa de esta en Santo Domingo. “La gente piensa que nosotras [las personas transexuales] somos marcianas”, ironiza. “Pero todos somos iguales. Algún día, todos nos convertiremos en polvo”.
    11Franchesca y su abuela en la casa de esta en Santo Domingo. “La gente piensa que nosotras [las personas transexuales] somos marcianas”, ironiza. “Pero todos somos iguales. Algún día, todos nos convertiremos en polvo”.