Grandiosa victoria de Gipslis

Como en el yudo, el ganador aprovecha el ímpetu de su rival, y firma una épica obra maestra

De no haber sido soviético, Alvars Gipslis (1937-2000) habría sido mucho más famoso. Un jugador de su calidad, octacampeón de Letonia, 3º en el Campeonato de la URSS de 1966 y 2º en el Memorial Aliojin de 1967 entre otros grandes éxitos, habría recibido muchas invitaciones para torneos (solo las grandes estrellas de la URSS viajaban fuera del telón de acero) y tendría un sitio fijo en la selección nacional de casi todos los demás países. También es verdad que ser ajedrecista en la URSS le dio un sueldo mensual fijo y unos privilegios que no hubiera tenido en otra parte. Y no es menos cierto que el excesivo consumo de alcohol truncó su carrera y probablemente su vida.

La asombrosa partida de este vídeo lo convierte en inmortal y supone una gran contribución a la gloria de Letonia en el olimpo del ajedrez, donde ya están Aaron Nimzóvich y Mijaíl Tal, y estará Alexéi Shírov. Desde los primeros lances de un lucha vibrante contra un rival temible, Víktor Kupreichik, el juego de Gipslis es excelso.

Sobre la firma

Leontxo García

Periodista especializado en ajedrez, en EL PAÍS desde 1985. Ha dado conferencias (y formado a más de 30.000 maestros en ajedrez educativo) en 30 países. Autor de 'Ajedrez y ciencia, pasiones mezcladas'. Consejero de la Federación Internacional de Ajedrez (FIDE) para ajedrez educativo. Medalla al Mérito Deportivo del Gobierno de España (2011).

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS