Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
BLOGS Por EQUIPO DE COMUNICACIÓN

Patricia Gosálvez: “Una redacción está cohesionada más allá de trabajar en un mismo sitio”

La jefa de sección de Sociedad comparte con los suscriptores cómo ha sido enfrentar informativamente la crisis del coronavirus

La sección de Sociedad de EL PAÍS ha sido una de las que más peso informativo ha soportado durante los últimos meses debido a la crisis del coronavirus. Patricia Gosálvez, jefa de sección, llevaba tan solo unos meses en el puesto cuando Wuhan le “explotó en la cara”, tal y como contó el pasado miércoles a un grupo de suscriptores del diario, que participaron en un encuentro exclusivo, enmarcado en el programa EL PAÍS+. Gosálvez charló sobre cómo se ha organizado el trabajo en el periódico para encarar una crisis sin precedentes y contestó a las preguntas de los lectores en una charla moderada por la periodista Andrea Nogueira.

Aunque lleva vinculada al diario 17 años, Gosálvez asumió el puesto de jefa de sección el pasado octubre. Estaba al mando de esta, con la redactora jefa, Maribel Marín, de vacaciones, cuando desde Wuhan llegaron las primeras señales de alerta. EL PAÍS había enviado al periodista Jaime Santirso para que relatara lo que allí ocurría, siendo una de las últimas personas en cruzar la frontera de la ciudad antes de que se cerrara bajo cuarentena. “Nunca me había pasado equivocarme tanto”, reconoció en la charla, pues ni entonces ni más tarde, cuando la corresponsal en Pekín, Macarena Vidal Ly, le detallaba por teléfono las medidas que estaba tomando el Gobierno chino, creyó que esa situación se pudiera reproducir en Europa.

Durante estos meses el caudal de información ha provocado que la sección haya duplicado su número de periodistas y que se hayan producido más artículos que nunca. El día a día cambió drásticamente: ya no se trataba de buscar noticias, sino de cribar y elegir qué contar. El “brutal” viraje de la dinámica de trabajo se vio agravado por la cuarentena, con los periodistas recluidos en sus casas. Gosálvez tiene dos hijos pequeños y compartió con los lectores las dificultades que enfrentó, como tantos otros padres, para conciliar vida familiar y teletrabajo.

A pesar de esto, EL PAÍS salió a la calle con más páginas que nunca y produciendo un número de artículos, desde directos a reportajes en profundidad, sin precedentes. Para Gosálvez esto es una prueba de que “una redacción está cohesionada más allá de trabajar en un mismo sitio, una redacción es también un estado mental”. “Creo que hemos estado más juntos que nunca”, remató.

Esa unión se ha podido ver especialmente en el tratamiento y presentación de algunos artículos, donde diferentes equipos han colaborado: Infografía, Diseño, Vídeo, Fotografía... “Hemos trabajado mano a mano”, indicó la jefa de sección.

El objetivo era ofrecer contenido con la mayor calidad y claridad posible y para ello también se multiplicó el número de expertos, como médicos o virólogos, que apoyan a los periodistas para explicar a los lectores las cuestiones más complejas sobre el virus. Gosálvez tuvo para ellos palabras de agradecimiento, pues atendieron el teléfono en uno de los peores momentos de su carrera para ayudar a la población a comprender qué estaba pasando. Hizo lo mismo con los "generosos" ciudadanos que durante la semana previa a la declaración del Estado de alarma informaban de lo que ocurría en las residencias de ancianos o en los hospitales y que durante las semanas más duras de la crisis de la covid-19 siguieron colaborando con el diario para compartir sus historias.

Este encuentro ha sido el primero de un ciclo de eventos virtuales que EL PAÍS organiza para sus suscriptores, tanto de la edición impresa como digital. Aquí puedes consultar los próximos.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >