Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuestros periodistas recomiendan de forma rigurosa e independiente productos y servicios que puedes adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos al texto, EL PAÍS recibe una comisión. Lee aquí nuestra política comercial.

Probamos cuatro masajeadores anticelulíticos eléctricos (que cuestan menos de 55 euros)

Estos modelos ayudan a reducir la grasa acumulada en ciertas partes del cuerpo como brazos, glúteos y abdomen. El precio de todos ellos es inferior a 45 euros.

masajeadores anticeluliticos electricos
Los cuatro modelos analizados se pueden utilizar cómodamente en casa

Nuestra experta ha elegido el Beurer CM 50 como el mejor masajeador anticelulítico de los cuatro analizados por lo cómodo que resulta de usar y los buenos resultados que se obtienen con él.

Abdomen, nalgas, piernas y brazos son las partes del cuerpo humano que tienden a acumular una mayor cantidad de grasa. Con ella aparece la temida celulitis, conocida también con el nombre de piel naranja que afecta sobre todo a las mujeres. Así, las razones que explican por qué se desarrolla son diversas: desde factores de tipo hormonal a la falta de una dieta equilibrada, pasando por una vida sedentaria en la que no se practica ejercicio físico.

Esta situación se puede afrontar de varias maneras. Por ejemplo, acudiendo a un centro de belleza cada cierto tiempo o comprando un masajeador anticelulítico eléctrico para utilizar en casa. Incorporan un motor y cabezales que rotan y producen unas vibraciones que actúan sobre la piel hasta llegar a la zona donde se concentra la grasa. Este mecanismo de funcionamiento lo que logra es que la circulación de la sangre aumente y la apariencia de la piel luzca más firme.

¿Qué modelos hemos probado?

Para realizar este artículo hemos seleccionado cuatro dispositivos y, además, fijado un precio económico adecuado para todo tipo de bolsillos: 45 euros. Los masajeadores anticelulíticos seleccionados son los siguientes: Beurer CM 50 (8,5), HoMedics CELL-100-EU (8,25), Ikeepi masajeador anticelulítico eléctrico (8) y Kapmore masajeador corporal anti-celulitis (7,25).

Han sido calificados a partir del análisis de diferentes criterios como los que, a continuación, se indican:

- Diseño: si el diseño es ergonómico o no para facilitar su uso. Este diseño va ligado asimismo a las dimensiones y el peso del masajeador para que resulte lo más cómodo posible.

- Cabezales: ¿cuántos cabezales vienen con el producto? ¿y su calidad? Lo ideal es que al menos se ofrezcan dos: uno funcionará como efecto relajante y el otro para estimular la circulación sanguínea.

- Regulador de intensidad: esta función permite elegir el grado de intensidad al que queremos que trabaje el masajeador. Viene bien porque no todas las zonas presentan la misma sensibilidad.

- Resultados: si el producto cumple con lo prometido y los resultados son visibles.

- Otros: nivel de ruido, función de calor y si se limpia de manera fácil.

¿Cómo los hemos probado?

Cada uno de estos modelos ha sido analizado durante varias semanas para comprobar su eficacia y si realmente la celulitis se reducía en las zonas donde estaba localizada. En mi caso, sobre todo los he utilizado para trabajar brazos, muslos y abdomen en sesiones de entre 10 y 15 minutos. Al final de cada una y para tonificar me aplicaba una crema reafirmante.

Conviene tener en cuenta que el uso de estos productos requiere de constancia y cambiar ciertos hábitos para disfrutar de una vida más sana y equilibrada. Si ambos se combinan de manera acertada conseguiremos reducir la celulitis y que la piel luzca más sana.

El masajeador anticelulítico eléctrico ganador ha sido el modelo Beurer CM 50. Su ergonomía, facilidad de uso y resultados nos han parecido los mejores, y aunque sólo tiene dos niveles de intensidades son efectivos.

Beurer CM 50: nuestra elección

Probamos cuatro masajeadores anticelulíticos eléctricos (que cuestan menos de 55 euros)
Probamos cuatro masajeadores anticelulíticos eléctricos (que cuestan menos de 55 euros)

Funciona conectado a la corriente eléctrica y lo primero que llama la atención es su ligero peso. También sus reducidas dimensiones (125 x 92 x 75 mm), lo que facilita llevarlo de viaje. Además, ha sido fabricado en plástico y presenta un diseño sencillo y ergonómico que permite utilizarlo de forma cómoda en abdomen, piernas, muslos o brazos. En la parte superior, y para sujetarlo, se encuentra la cinta para la mano: es de tipo ajustable, cierra bien y garantiza que el producto se mueve con libertad sobre la zona a estimular.

Ficha técnica

- Intensidad de masaje: 2 niveles seleccionables

- Diseño: ergonómico con correa de mano ajustable

- Dimensiones: 125 x 92 x 75 mm

- Peso: 290 gr

- Otros: rodillos extraíbles lavables, funciona conectado a la red eléctrica

Justo al lado, se localiza el botón interruptor. Es deslizante e incluye tres posiciones: la O indica que está apagado, la 1 hace que los rodillos de masaje roten poco a poco y con la 2 van mucho más rápido. De este modo, y dependiendo de las características de la piel y de la cantidad de celulitis acumulada, se usa una u otra. Aunque al principio notas una ligera molestia, a medida que lo utilizas esta sensación desaparece y cada vez te sientes más a gusto, la circulación mejora y la grasa se reduce poco a poco (en mi caso sobre todo lo noté en los muslos). Los rodillos se extraen para su limpieza sin problemas. Se pueden lavar con un cepillo y un poco de agua y jabón. 12% de descuento, ahorra 4,91 euros.

Lo mejor: comodidad de uso, fácil limpieza de los rodillos

Lo peor: se echa en falta la función de calor

Conclusiones: a pesar de que no incluye función de calor, es el modelo con el que mejores resultados hemos obtenido durante los días que lo hemos probado. Es muy cómodo y fácil de utilizar, y la limpieza de los rodillos es fácil.

Compra por 34,99 € en Amazon

HoMedics CELL-100-EU: la alternativa

Probamos cuatro masajeadores anticelulíticos eléctricos (que cuestan menos de 55 euros)
Probamos cuatro masajeadores anticelulíticos eléctricos (que cuestan menos de 55 euros)

Tiene un diseño que me ha gustado de manera especial y la construcción y la calidad de los materiales para su fabricación también. Ya cuando lo sostienes, la sensación es agradable a pesar de que no es el más ligero de todos; no obstante, es cierto que a medida que pasan los minutos y lo sostienes empiezas a notar como la mano se carga poco a poco. En este caso, el fabricante ha optado por una correa elástica: se ajusta bien a la forma de la mano para que puedas moverte y desplazarte sin complicaciones a través de la zona del cuerpo a tratar. El nivel de ruido que emite no resulta especialmente molesto.

Sobre todo lo hemos utilizado en brazos y piernas, ya que el producto viene con dos accesorios específicos para estas dos zonas del cuerpo; los primeros resultados empezaron a hacerse visibles en la tercera semana ya que notabas que la piel mostraba un aspecto más firme. El otro accesorio incluido lo probé en abdomen y nalgas. La experiencia de uso cumplió mis expectativas. Por un lado, puedes fijar el nivel de intensidad que deseas. Por otro, la combinación del efecto masaje y su función de calor logran un buen resultado.

Compra por 52,07 € en Amazon

Ikeepi masajeador anticelulítico eléctrico: mejor relación calidad-precio

Probamos cuatro masajeadores anticelulíticos eléctricos (que cuestan menos de 55 euros)
Probamos cuatro masajeadores anticelulíticos eléctricos (que cuestan menos de 55 euros)

Tiene unas dimensiones de 300 x 220 x 125 mm y un peso próximo a los 800 gramos. El criterio de la ergonomía se ha respetado y la elección de sus materiales transmite sensación de calidad y durabilidad.

Junto a la máquina, se han incluido cuatro cabezales intercambiables. ¿Para qué tantos? La respuesta es que no solo funciona para tratar la celulitis. Existe la opción de utilizarlo también a modo de sistema de masaje portátil para relajar la tensión acumulada en el cuerpo. Uno de estos cabezales (el de masaje ondulado) es recomendable para aplicar en todo el cuerpo y funciona a través de una técnica de acupresión. Por su parte, el cabezal tipo liso resulta adecuado para liberar esas tensiones del cuerpo. También se ha incluido un cabezal con funciones exfoliadoras (por ejemplo, para talones viene bien) y otro tipo bola que se puede aplicar con algún aceite esencial. Mientras, su función de calor -que funciona a través de infrarrojos- ayuda a estimular la circulación de la sangre y producir una sensación positiva.

La experiencia de uso como masajeador anticelulítico es buena y el nivel de intensidad es seleccionable a través de una pequeña rueda. Sin embargo, nos hemos sentido mejor con sus prestaciones para liberar la tensión que suele acumularse en cuello y espalda.

Compra por 39,96 € en Amazon

Kapmore masajeador corporal anti-celulitis

Probamos cuatro masajeadores anticelulíticos eléctricos (que cuestan menos de 55 euros)
Probamos cuatro masajeadores anticelulíticos eléctricos (que cuestan menos de 55 euros)

Aunque todos los modelos elegidos se caracterizan por un precio asequible, esta propuesta es la más económica de todas. Comparte con los dispositivos de Beurer y Homediscs un diseño bastante similar, lo que favorece su portabilidad. Eso sí, la calidad de sus materiales y acabados se percibe ligeramente inferior.

Funciona conectado a la toma de la red eléctrica y es posible elegir entre dos niveles de intensidad: alta o baja. Para ello, al lado de cada nivel se encuentra una pequeña luz LED que se retroilumina para saber cuál se ha escogido. Los cabezales que incluye son dos en función del uso que le queramos dar: trabajar la celulitis (nalgas, piernas, nalgas o brazos) o aplicar leves masajes para aliviar aquellas zonas donde se tiende a acumular más tensión. Tras su uso durante varias semanas notas cierta mejoría, pero sus resultados no son tan visibles como el resto de modelos analizados. Como aspecto mejorable, se echa en falta una mayor potencia.

Compra por 20,98€ en Amazon

*Suscríbete a Amazon Prime para que tus pedidos lleguen antes a casa.

¿Por qué debes confiar en mí?

Llevo en el periodismo tecnológico casi dos décadas. En todo este tiempo, he tenido el privilegio de comprobar cómo avanza la tecnología para hacer que el día a día sea más fácil y contarlo en diferentes medios. Aunque ya he perdido la cuenta de cuántos productos han pasado por mis manos, confieso que las ganas y las sensaciones siguen siendo las mismas. Portátiles, tabletas, teléfonos, cámaras de fotos, pulseras de actividad, relojes inteligentes… No me pongo límites a la hora de elegir un dispositivo y exprimir al máximo sus posibilidades como buena consumidora de tecnología.

Echa un vistazo a las mejores depiladoras de luz pulsada para utilizar en casa.

*Las recomendaciones para que las entregas de pedidos online se puedan realizar con total seguridad para repartidores y clientes señalan que se debe evitar el contacto directo entre ambos, mantener la distancia de seguridad y lavarse las manos después de abrir el paquete. Todos los repartidores están instruidos para extremar las precauciones.

*Todos los precios de compra incluidos en este artículo están actualizados a 23 de mayo de 2020.

Suscríbete a la newsletter de El PAÍS Escaparate.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información