Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

El calvario físico y anímico de Shaila Dúrcal

La cantante desvela que tras el accidente que sufrió en el que perdió un dedo ha tenido una depresión y problemas de tiroides

Shaila Dúrcal, en Ontario (California, EE UU), el pasado 12 de febrero.
Shaila Dúrcal, en Ontario (California, EE UU), el pasado 12 de febrero. Getty Images

"Estoy redondita, pero no importa. Muy sana". Así, y con una sonrisa, Shaila Dúrcal responde a los que critican su cambio físico. La cantante ha admitido que los dos últimos años no han sido fáciles para ella después del accidente doméstico en el que perdió parte de su dedo índice. A raíz de aquello sufrió una depresión y dejó de fumar, además de padecer un problema de tiroides, lo que incentivó el cambio. "No me importa que me critiquen porque no tienen ni idea de lo que paso diariamente", ha dicho durante una entrevista en el programa mexicano Ventaneando, de la Televisión Azteca.

La hija de Rocío Dúrcal ha querido normalizar su situación anímica de los últimos años: "Claro que te da bajón. Es normal. Pero lo más bonito que tiene el ser humano es poder confrontar las cosas". La artista ha optado por centrarse más en su salud y en el trabajo: "Son cosas que tengo que vivir ahora mismo en esta etapa de mi vida. Pero que, gracias a Dios, podría ser peor. Estoy muy agradecida de tener salud, de estar aquí, de tener una sonrisa puesta en la cara, de poder entregarme diariamente a mi gente. Lo demás da igual"

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Ventaneando (@ventaneandouno) el

El pasado mes de julio fue la primera vez que Dúrcal habló más abiertamente de su accidente. Lo hizo en el programa Mi casa es la tuya, presentado por Bertín Osborne, donde reveló que había ganado 20 kilos. Algo que con 40 años ya no le importa tanto, pero que marcó su infancia. "Tengo buenos recuerdos del colegio, pero pasé bullying porque siempre tuve problemas de peso y se metían mucho con eso. Es una época muy difícil para las mujeres, mis padres viajaban mucho... Toda mi vida he batallado con eso, hoy por hoy también, pero voy aprendiendo porque de adulto ya entiendes por dónde van los tiros", declaró.

No es la primera vez que la artista acapara titulares por su peso. En 2013 lo hizo por lo contrario: por su extrema delgadez. La revista Lecturas publicó unas instantáneas donde Dúrcal mostraba unos brazos más finos, una cintura más estrecha y una cara con las facciones más marcadas, lejos de su característica redondez que la convertían en la hija más parecida a la fallecida Rocío Dúrcal. Su padre, Antonio Morales Barreto, conocido como Junior y que meses más tarde fallecería, mostró su preocupación, pero la cantante le aseguró que estaba haciendo dieta y mucho ejercicio físico con supervisión médica. Junior contó a la revista que su hija estaba "muy contenta" porque la llamaban "flaca".

Pero en 2018 todo cambió. La cantante anunció en su cuenta de Instagram el percance que la dejó sin parte del dedo. "Quiero comunicarles que no estoy pasando por el mejor momento, hace unos días sufrí un accidente que me hizo perder parte de mi dedo índice derecho", relataba en un comunicado que preocupó a sus seguidores. "Solo puedo rezar y superar estos momentos traumáticos al lado de mi familia y siempre con vuestro apoyo infinito. Os quiero", escribió en una publicación que recibió multitud de comentarios de apoyo.

Poco después se supo que tuvo que pasar por una cirugía —la operó un cirujano plástico especializado en reconstrucción de mano— y canceló algunos conciertos por recomendación médica. Ese mismo mes, la intérprete concedió una entrevista exclusiva al programa Despierta América de la cadena Univision donde aportó algunos detalles de lo sucedido. "¿Qué le pasó a tu dedo?", le preguntó el entrevistador a Dúrcal, que aparecía con el brazo en cabestrillo. "El dedo índice. Tengo una amputación traumática, así se llama", contestó ella, haciendo referencia a que se trataba de una separación total del dedo. También aclaró que la zona afectada era la uña, pero no perdió el hueso. "Voy a tener movilidad, toda la movilidad y estoy bien", aclaró. A la pregunta de "¿Hubo que recoger algún pedazo de dedo?", la cantante contestó que sí, pero sin contar mucho más al respecto. 

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >