Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

La desconocida y buena relación de Felipe de Edimburgo y Diana de Gales

Al contrario de lo que se pensaba, el marido de Isabel II mantenía una excelente relación con Lady Di, a quien apoyó en la separación de su hijo Carlos de Inglaterra

Felipe de Edimburgo y Diana de Gales
Lady Di y Felipe de Edimburgo, en el palacio de Buckingham, en 1981.

En 1992, Lady Diana y el príncipe Carlos se separaron después de 11 años de matrimonio y el nacimiento de sus dos hijos, los príncipes Guillermo y Enrique. Un divorcio que supuso también un cambio en la relación que la princesa de Gales había establecido con sus suegros, en particular con Felipe de Edimburgo. De ese momento, el programa de la televisión France 3 Secrets d'Histoire —que analiza en profundidad la vida de personajes de gran calado histórico— ha emitido importantes revelaciones.

La imagen que se ha tenido siempre de Felipe de Edimburgo era la de un hombre frío, especialmente con la princesa Diana, que se casó con el heredero del trono británico cuando tenía apenas 20 años. Una relación que estaba marcada por la presencia en la sombra de Camilla Parker Bowles, el verdadero amor del príncipe y que acabó convirtiéndose en su segunda mujer.

Los detalles de este divorcio han permanecido en secreto durante mucho tiempo, pero la investigación sobre la trágica desaparición de Lady Di reveló algunos, según el programa de televisión.

En 2008 una confidente de Diana explicó a la policía que la princesa había recibido varias cartas incendiarias de su suegro. En estas, enviadas entre 1994 y 1995, el esposo de Isabel II criticaba enérgicamente el comportamiento de su exnuera en el momento de la separación. Loca de rabia, Lady Di informó a una amiga de lo sucedido, según esta ha revelado. "Diana me leyó una porque estaba absolutamente furiosa", explicó. Cuando durante la investigación sobre su muerte un juez le preguntó si el duque de Edimburgo había hecho "comentarios crueles y despectivos" sobre el comportamiento de la princesa, ella asintió. La testigo también admitió que las cartas habían sido "extremadamente despectivas", una de las cuales incluso dejó a Diana "roja de ira". Ese mismo año, la justicia quiso que el príncipe Felipe testificara pero el Palacio de Buckingham movió los hilos para impedirlo. Fuentes de palacio siempre han negado estas acusaciones, afirmando que lo que hizo fue enviar varias cartas de apoyo a Lady Di después de que se descubriera la relación extramarital de su hijo Carlos. Ahora testimonios ofrecidos por el programa de televisión dan una imagen de la relación bien distinta.

"Al ver que la situación se deterioraba desde el nacimiento de los príncipes Guillermo y Enrique, Felipe no dudó en mediar con su nuera para resolver la situación", explicó el programa Secrets d'Histoire. "Durante mucho tiempo, le envió cartas largas y afectuosas en las que le dio consejos. Entendió la dificultad que ella tenía. Él mismo sabía, mejor que nadie, la dificultad que tiene integrarse en una familia así ", señala un historiador al programa. Una versión confirmada por otro experto de la Corona: "Felipe trató de actuar como intermediario entre Carlos y Diana. Quizás también porque se sentía un poco culpable. La reina y él habían presionado mucho a este matrimonio".

La comisión que investigó la muerte de Diana de Gales examinó la correspondencia que en 1992 se intercambiaron la princesa y Felipe de Edimburgo. En dichas cartas, la por entonces esposa del príncipe Carlos pasaba un mal momento en su matrimonio y decidió pedir ayuda a su suegro quien se ofreció amablemente a aconsejarla.

Las misivas están fechadas entre los meses de junio y septiembre de 1992 y, en ellas Diana, que siempre escribía a mano, se dirige al duque como "querido papá", un saludo que desmiente las frías relaciones que, según los rumores, mantenían ambos.

En la primera carta de la que se tiene constancia, Diana agradece a Felipe su disposición a ayudar y ambos se ponen de acuerdo para continuar enviándose cartas ya que, en aquella "situación", la consideraban la única forma efectiva de comunicación.

El Express reveló hace unos meses las tiernas palabras escritas por el príncipe Felipe para animar a su nuera. "Es estúpido que un hombre con el estatus de Carlos arriesgue todo por Camilla", se lamentó. "Nunca imaginamos que podría dejarte por ella. Tal probabilidad nunca se nos pasó por la cabeza. No me puedo imaginar que una persona sensata pueda dejarte por Camilla".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >