Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
PARA NEW BALANCE

Cómo Duarte ha despojado la sastrería de todos los clichés calzando un hito de New Balance

La marca americana de calzado apuesta por la firma madrileña en su próximo desfile, incorporando dos de sus siluetas más clásicas demostrando que hay muchas formas (y contextos) de vestir un traje

Duarte
Kiko Font, director creativo de Duarte, posa con las zapatillas 860 de New Balance, una pieza clave de su próximo desfile inspirado en los coches italianos de época.

"No creo que exista una nueva masculinidad a la hora de hablar de ropa... Yo creo que cada uno tiene que vestirse como quiere. Las modas son cíclicas –si hace unos años el sport venía con fuerza, ahora parece que avanzamos de nuevo hacia la sastrería–, y al final, todo es un juego en el que tú te pones una prenda y lo importante es que no te veas disfrazado cuando sales a la calle". Quien lo dice es Kiko Font (Málaga, 1990), director creativo de la firma Duarte, y quizá sea esa dosis de coherencia, con cierta reticencia a caer en fórmulas efectistas, la que mejor explica el éxito de la marca de sastrería madrileña.

La firma creada en 2015 por Carlos Duarte, ha conseguido actualizar la sastrería, defendiendo, en un universo tan rígido y clásico, siluetas fluidas y oversize; y enseñando que hay otras formas (y entornos) de llevar un traje, por ejemplo, con unas zapatillas New Balance. La histórica firma de zapatillas ha querido apostar por Duarte en su próximo desfile de la Mercedes Benz Fashion Week, subiendo sobre la pasarela dos de sus modelos más desprejuiciados y eclécticos: las zapatillas de running 530 y 860. Dos versiones actualizadas de sus sneakers de los noventa, que refuerzan su discurso estético y responden a los deseos actuales: ¿Acaso no se han convertido las deportivas en el objeto de deseo inesperado de la moda?

New Balance
Con malla perforada y detalles metalizados, la New Balance 530 refuerza la línea estética de la nueva colección de Duarte, inspirada en los coches italianos de época, aportando una dosis extra de atrevimiento.

Los paralelismos entre ambas marcas, sin embargo, trascienden del discurso estético. Si el ejercicio de Duarte es actualizar la sastrería más pura y trasladarla a la cotideaneidad, el de New Balance es reivindicar la herencia deportiva de una casa centenaria como la suya y demostrar su versatilidad en todos los ámbitos, desde la pasarela a la calle, pasando por la oficina. Y lo ha logrado buceando en sus archivos históricos, en una sinergia entre sus modelos icónicos y la época que nos ha tocado vivir. De ahí que en este revival noventero, en un ejercicio más de observación que de nostalgia, ha respondido con dos modelos deportivos de siluetas generosas y aspecto urbano.

El hilo conductor del inminente desfile de Duarte son los coches italianos de época. Un universo en el que encajan a la perfección tanto con las New Balance 860 –el modelo causó sensación en los 90 por su aspecto técnico y retrofuturista–, como las New Balance 530, de malla perforada y detalles metalizados, que evocan el interior de esos vehículos. "Todas nuestras colecciones parten de los tejidos y el color, y a partir de ahí, sale toda la inspiración. Como me encantan los coches, viendo un documental sobre unos prototipos de Alfa Romeo que nunca llegaron a comercializarse, me fijé que el colorido encajaba muy bien con lo que había seleccionado: hay bronces, rojos, verdes, amarillos... que nos permitían jugar", explica Font. El resultado es su colección más depurada y armoniosa hasta la fecha, en donde proponen trajes de corte impecable y abrigos muy armados, bajo una línea cromática de tonos desaturados y aspecto técnico que remiten al mundo automovilístico.

New Balance
Si algo caracteriza a Duarte y New Balance es su capacidad de reinventar prendas clásicas y adaptarlas a nuevos contextos. En la foto, su diseñador creativo Kiko Font, entre bastidores, con el modelo 860 de New Balance.

Que New Balance haya apostado por una firma relativamente joven como Duarte demuestra también su crecimiento meteórico. En una industria marcada por la hiperactividad, la marca madrileña supone la alternativa responsable, una casa que presta atención a las etiquetas y los detalles. "El tejido es lo principal y luego, la forma. Soy obsesivo con las solapas y las mangas: que caiga bien, que no esté aplomada, que no se vire hacia atrás...", confiesa Font, que reivindica el trabajo artesanal que hay detrás de cada prenda. Respecto a los materiales, el punto de partida de sus colecciones, provienen de proveedores italianos (calcula que el 80 %) o portugueses de larga trayectoria. "Ahora que estamos tan preocupados por lo eco, también hemos introducido tejidos, como lana seco, que lleva unos procesos más limpios de tratado que no son perjudiciales para el medioambiente", explica.

La intención de Duarte sin embargo va más allá de encontrar una coherencia de tejidos y colores. Su universo está repleto de referentes de distintas disciplinas que van desde el psicoanálisis de Freud a las obras del artista Francis Bacon, pasando por el escultor Dan Flavin. ¿Existe una cultura de moda capaz de apreciar esas referencias más allá de la prenda? "Eso es lo que pretendemos, aunque nos está costando más trabajo", se ríe Font. "Un traje puede ser equiparable a un cuadro: hay una labor de diseño, de selección de tejidos, de confección... Por eso nos gusta vincular cada colección para referenciarlos en formas y colores. De hecho, creo que nuestro cliente es alguien interesado en la cultura, que entiende que existe un vínculo artístico, lo identifica y lo busca".

Alianza sensata

New Balance
La New Balance 860 sorprende, como lo hizo en su momento, por su silueta contundente.

Las zapatillas deportivas se han convertido en una pieza clave para entender la moda de la última decada: un imprescindible de la pasarela y un objeto de deseo de la calle. Por eso no es de extrañar que, con motivo del relanzamiento de sus icónicos modelos de running 860 y 530, New Balance haya decidido apostar por Duarte, una de las firmas de sastrería más interesantes del panorama nacional, de cara a su próximo desfile.

En una colección determinada por las líneas minimalistas y los trajes armados, los modelos noventeros de la firma americana rompen los esquemas en un alegato a favor por la libertad estilística y el estilo más personal. La New Balance 860 sorprende, como lo hizo en su momento, por su silueta generosa y sus tecnologías deportivas, como la entresuela ACTEVA LITE o N-ENERGY que absorve los impactos y proporciona mayor sujeción y ligereza. Por otro lado, la New Balance 530 es también un modelo de alto rendimiento, realizado con malla transpirable y una suela acolchada ABZORB que proporciona la máxima comodidad. Dos modelos auténticos que aunan pasado, presente y futuro.

Puedes seguir ICON en Facebook, Twitter, Instagram,o suscribirte aquí a la Newsletter.

Más información