Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Complejos absurdos

He leído recientemente que la Asamblea de Madrid ha aprobado una proposición no de ley para fomentar el consumo de agua del grifo en los restaurantes. Aunque de momento solo es recomendación, dicha medida pone de manifiesto una realidad: muchas veces en Madrid, y en otras ciudades de España en las que tenemos un agua del grifo de magnífica calidad, tenemos el absurdo complejo de no pedirla en los restaurantes y demás locales públicos. En otros países de nuestro entorno existe la costumbre de servir agua del grifo, hasta el punto de que cuando te sientas en un restaurante ya te encuentras una jarra de agua en la mesa. Además, constituiría una medida de conservación del medio ambiente al contribuir, si se extendiera en la práctica, a la menor utilización de los plásticos en los que habitualmente se sirven las aguas minerales.

Ignacio Chillón Domínguez. Madrid

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >