Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ladran, luego cabalgamos

Esta frase no figura en el Quijote, como muchos piensan; fue Goethe quien la utilizó inspirado por un proverbio turco que dice: “Los perros ladran, pero avanza la caravana”. Tras tantos meses de indiferencia, el Parlamento vuelve a reclamar atención. Algo debe andar pasando para que se revuelvan tanto los ánimos de algunos. La buena noticia es que se vuelve a hablar de problemas cotidianos y se afirma que la política sirve para intentar solucionarlos desde muy distintas perspectivas. Para ello cuenta con sus armas genuinas: los argumentos, la deliberación y el pacto. Las mentiras, los insultos y la calumnia solo pueden convencer a los previamente convencidos, pero los ladridos quedan atrás y lo único que cuenta es el avance de la caravana, por tortuoso que pueda resultar su itinerario, porque solo se hace camino al andar.

Roberto Rodríguez Aramayo. Madrid

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >