Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mar Torres habla abiertamente de su relación con Felipe (Froilán) de Marichalar

La nieta del fundador de la empresa de embutidos El Pozo se ha convertido en 'influencer' y ha pasado varias veces por quirófano. Ahora, afirma sobre su novio: 'Nuestra relación no se va a acabar nunca'

mar torres froilan
Felipe de Marichalar y Mar Torres, en Madrid, el pasado mes de septiembre. GTRESONLINE

Mar Torres, la novia de Felipe (Froilán) de Marichalar, ha sido siempre una joven muy discreta. Hasta ahora. Después de abrirse camino en las redes sociales como influencer el pasado mes de noviembre, la nieta del fundador de la empresa de embutidos El Pozo, Antonio Fuertes, ha concedido su primera entrevista y ha desvelado detalles de su noviazgo con el sobrino del rey Felipe VI. "Él es mi bastón y yo el suyo. Nuestra relación no se va a acabar nunca. Siempre vamos a ser amigos", ha dicho en la revista Vanity Fair.

A pesar de los altibajos entre la pareja, la joven ha coincidido con doña Sofía en dos ocasiones: en la graduación de los dos años de universidad de Felipe de Marichalar y en la puesta de largo de su hermana Victoria Federica, ambos eventos celebrados el pasado mes de junio. "Estaba nerviosa por saludarla. Tras el acto le pregunté a Felipe que qué le había parecido a su abuela. Me dijo que a la reina le había gustado para él. Le caí bien", ha contado Torres en la publicación.

Los dos se conocieron hace cinco años en el Colegio Episcopal Sagrada Familia de Sigüenza, un internado católico en la provincia de Guadalajara. “Me han dicho que uno de los alumnos es el nieto del rey Juan Carlos”, le comentó su madre tras matricularla en esta institución para que recuperase las asignaturas pendientes de tercero de Educación Secundaria Obligatoria (ESO). Sin embargo, la joven no sabía quién era Felipe de Marichalar“Llegué a clase y me sentaron a su lado, en la última fila. Un chico le preguntó: ‘¿Y por qué te llaman Froilán?’. Yo me partía de risa. Felipe me tiró un papelito y me dijo: ‘¿Tú de qué te ríes?’. Y no paramos de lanzarnos cosas. Conectamos, hablamos todo el rato… ¡Armamos mucha bulla! El primer día ya nos separaron. Me cambiaron de clase”, ha relatado.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Mar Torres 👸🏼 (@martorresss) el

Somos iguales: buenecillos, pero un poco piezas”, ha admitido la joven, que recuerda su paso por el internado como un suplicio: Fue lo más duro de mi vida. ¡Vivía en un convento! Te quitaban el móvil, te hacían comer toda la comida del plato... Felipe y yo nos buscábamos durante el recreo. Se convirtió en alguien muy importante para mí. ¡Desde entonces somos uña y carne!”. A pesar de las malas experiencias, allí fue donde se fraguó su amor. El primero en declararse fue Felipe de Marichalar y comenzaron a salir cuando cursaban cuarto de la ESO.

En 2016, el hijo de la infanta Elena y su exesposo Jaime de Marichalar se fue a estudiar a Estados Unidos, concretamente al internado masculino Blue Ridge School, en el estado de Virginia. Distanciados, no perdieron el contacto: “Él lo pasó mal, pero hacíamos videollamadas por FaceTime”. Al año siguiente rompieron por lo que ella denomina un “rifirrafe”, pero en 2018 retomaron su relación.

Sobre su salto al mundo mediático, tras hacer público su perfil de Instagram, Felipe de Marichalar le advirtió: Tú y tus locuras. Por favor, no te estrelles”. Y por ello le llovieron un sinfín de comentarios negativos: “Lo peor de este boom han sido las críticas. Ha habido alguna muy dura. Pero lo he puesto todo en manos de mis abogados. También me ha servido para recibir el cariño de mi gente. Mi familia me apoya, pero está un poco en alerta”.

Ver esta publicación en Instagram

Una publicación compartida de Mar Torres 👸🏼 (@martorresss) el

En las imágenes que ha ido subiendo a su cuenta en esta red social, se percibe un notable cambio físico, lejos de las instantáneas que protagonizó en 2017 con su novio. Menos peso, un tono más claro de pelo y, sobre todo, unos rasgos faciales levemente diferentes. Recientemente se ha hecho una bichectomia, para quitarse grasa de las mejillas y marcar pómulo, pero también una rinoplastia —para la que se puso en manos del doctor Pedro Jaén— porque consideraba que su nariz estaba "caída" y se puso "algo de labios".  "Es lo único que me he operado. (...) ¡Solo tengo 21 años!", explica la joven.

Torres y el sobrino del rey estudian, al igual que Victoria Federica de Marichalar, en el centro americano CIS The College for International Studies. Ella cursa el grado de Marketing, pero está más interesada en el mundo de la moda: "No sé bien todavía dónde enfocarme, pero estoy pensando seriamente en cursar los dos últimos años de la carrera en Londres o Milán (…) Me gusta llamar la atención. Me dicen que mi look es parecido al de Rihanna”. Mientras se replantea su futuro, la joven se ha abierto camino como influencer y cuenta con un representante para promocionar marcas.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >