Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EVENTOS EL PAÍS

Propuestas para atajar la emergencia climática

Desde la agricultura hasta la industria, pasando por las finanzas, todo debe cambiar para obtener resultados ambiciosos contra el calentamiento global

Al filo del arranque de la COP25, la cumbre del clima que preside Chile y que acoge Madrid, EL PAÍS y el BBVA celebraron el foro Comprometidos en el Colegio Oficial de Arquitectos. Una cita a la que estaban invitados todos los sectores llamados a abordar la emergencia climática. Sociedad civil, empresas y políticos. "No obtendremos los resultados y las metas que nos hemos marcado sin la colaboración y la implicación de todos, ciudades, empresas y ciudadanos", expuso el secretario de Estado de Medio Ambiente, Hugo Morán Fernández.

El sector financiero, clave para poder sostener todas las inversiones necesarias para la nueva economía, representado por el BBVA en el foro, resaltó la buena salud de algunos negocios en este proceso. "Hay grandes ejes donde el cambio ya se está dando. Las energéticas, por ejemplo. La tecnología ha hecho posible lo que antes por costes y evolución era inimaginable", dijo Toni Ballabriga, director global de negocio responsable del BBVA. La ciencia es un pilar fundamental en el cambio climático, y no solo por las mediciones y marcadores; también por la innovación y creatividad que exige este momento. "Debemos cambiar la lógica para construir y sin la ciencia no podemos ser disruptivos", contó sobre el escenario Gunter Pauli, padre de la "economía azul" y presidente de la Fundación Zeri.

Frases

“Las sociedades y los modelos productivos tienen que generar un mundo sostenible, y el futuro de la banca es financiarlo, movilizar inversión y fondos para construirlo” Carlos Casas (Responsable de talento y cultura de BBVA)

“En Italia, todos los niños aprenderán que lo más importante es aprender cómo funcionan los cinco reinos de la naturaleza” Günter Pauli (Fundador de la Fundación ZERI)

“Podemos hacer muchas cosas. Tiene que salir un llamamiento muy urgente” Mar Asunción (Responsable del programa de clima y energía de WWF España)

“Esto no puede ser un tema de partidos: la bandera del cambio climático es una oportunidad para todos” Gonzalo Sáenz de Miera (Director de cambio climático de Iberdrola)

“La gente está muy cabreada y las empresas no entienden qué está pasando con los jóvenes con las protestas” María Mendiluce (Directora de economía circular, ciudades y movilidad, y clima y energía del WBCSD)

“Debería haber autocontención de los ciudadanos” Víctor Viñuales (Director de Ecodes)

“Debe haber un liderazgo amplio y muy coral para ilusionarnos con esta urgencia del reto” Beatriz Aylagas (Responsable de RSC de Ecoembes)

"Necesitamos proyectos para que los niños y los empresarios sueñen", exclamó, mientras mostraba el barco que viaja con energía limpia Race For Water, un proyecto que combina "la tecnología del yoyó, del reloj de cuco y de la cometa con la robótica y la inteligencia artificial". Pauli también está detrás de la cortina de algas que frena los microplásticos y reutiliza las algas como biogás. "Tenemos que repensar desde la agricultura hasta la economía industrial", reivindicó, "y necesitamos un sistema financiero que nos permita cambiar todo; las escuelas de negocio solo hablan de producir más y más barato, y eso es una licencia para descuidar lo social y el medio ambiente".

Con frecuencia el sector privado señala a la legislación de que los cambios no sean tan contundentes. Lo dejó claro el director de cambio climático de Iberdrola, Gonzalo Sáenz de Miera. "Para que esto sea una realidad hay que hacer políticas. Está bien la responsabilidad civil y el RSC, pero el problema es la inacción por falta de políticas fiscales; que el que contamina pague. El European Green Deal es esperanzador". Su colega del BBVA apostó por "un marco regulatorio embebido en todas las políticas públicas pero con acciones inmediatas, que facilitará que las empresas de cada industria se anticipen".

Viejos paradigmas

La representante de WWF, Mar Asunción, responsable del programa de clima y energía, remarcó que "no se puede cambiar nada siguiendo el antiguo paradigma", en referencia al consumo lineal. La economía circular se presenta desde hace tiempo como una solución deseable, pero que se imponga parece utópico, pues, como dijo Morán, "nuestra sociedad está basada en extraer, fabricar, consumir, desechar, que conlleva un uso intensivo de los recursos naturales y una elevada presión sobre el medio ambiente". Tampoco pinta fácil revertir la injusticia social que supone "que los que más emiten son los que menos sufren las consecuencias", dijo Asunción, con relación a las víctimas de los efectos dramáticos del cambio climático, "zonas en sequía donde no se puede dar la agricultura y la ganadería, regiones inundadas".

Víctor Viñuales, director de Ecodes, instó a "dejar de culpar" a los Gobiernos y al regulador de turno. "Los Gobiernos deberían prohibir lo que es malo, pero las empresas y los ciudadanos deberían aplicar la autocontención. No podemos postergar un problema común que se genera desde nuestra forma de consumir y desde nuestras propias empresas".

Con esa intención nacieron las empresas B (B corporations, en inglés). AlmaNatura, invitada al evento, es una de ellas. Pablo Sánchez, director de Fundación B Lab Spain, invitó a replantear "cuál es el sentido de la empresa en la sociedad" y el concepto del éxito. "Tan relevante como el crecimiento de la empresa son los indicadores sociales y ambientales. Si la empresa adopta cambios, puede hacer de catalizador. Y es importante porque los Gobiernos siguen mecánicas a largo plazo". Para la responsable de RSC de Ecoembes, Beatriz Aylagas, "los negocios no pueden triunfar en ecosistemas que fracasan".

El descontento de la juventud fue otro de los temas principales del encuentro. Nadie pasó por alto que estos jóvenes, además de expresar su desencanto, son clientes potenciales para todas las empresas. "Las empresas aún no entienden qué está pasando con los jóvenes y las instituciones no ven que se ha perdido la confianza en ellas", expuso María Mendiluce, directora de economía circular ciudades y movilidad de WBCSD. Ballabriga, por su parte, expuso que "aunque la sociedad presiona, debe tomar un papel más activo y transformar el desencanto en acciones". Viñuales fue contundente: "Hemos postergado mucho las soluciones y ahora tenemos que hacer mucho en poco tiempo. Es complicado, pero no nos queda otra".

Ciudades al límite

Es frecuente vincular la superpoblación al cambio climático. España es uno de los países con mayor concentración de población urbana de la Unión Europea: el 80% de la población se concentra en áreas urbanas pese a que esta es solo el 20% del territorio, y son responsables del consumo del 75% de la energía y emisión del 80% del dióxido de carbono a través de la energía y el transporte. Según señaló el representante del Gobierno, "en 2050 el 68% de la población vivirá en zonas urbanas aún por construir, y aunque cubren menos del 2% de la superficie de la Tierra, consumen el 78% de la energía del mundo y producen más del 60% de todo el CO2 y cantidades significativas de otras emisiones de gases de efecto invernadero, principalmente a través de la generación de energía y el transporte". Por eso, Juanjo Manzano, fundador de AlmaNatura, pidió "volver al pueblo, desde donde los nómadas digitales pueden trabajar". "La población se concentra en las ciudades, donde se necesitan muchos más recursos para vivir bien cuando en los pueblos se abren oportunidades cada día. Allí la formación profesional tiene todo el sentido", planteó. "Hay mucha gente malviviendo en las ciudades y enfadada con la naturaleza".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >