Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Una lesión de Rafa Nadal le regala tiempo para preparar su boda

El tenista ya no tendrá que viajar a Shanghái días antes de su enlace, fijado para el 19 de este mes

Rafa Nadal en Ginebra, el pasado 21 de septiembre.
Rafa Nadal en Ginebra, el pasado 21 de septiembre.

Rafa Nadal sigue sin recuperarse de su lesión en la muñeca izquierda. Por ello, el número 2 del mundo no podrá jugar en el Masters 1000 de Shanghái, que se disputará entre el 5 y el 13 de este mes. Era el último compromiso deportivo del tenista antes de su boda con Mery Perelló el próximo 19 de octubre. Esta misma lesión fue la que le obligó a retirarse de las semifinales de la Laver Cup que se disputó en Suiza a finales del mes pasado. Sin embargo, este parón le permitirá dedicarse más a los preparativos de su inminente boda.

A la cita hay convocadas 500 personas. Los novios quieren rodearse de familiares y amigos, y de pocos compromisos. Entre los asistentes estará el rey Juan Carlos que mantiene desde hace años una estrecha relación con Nadal y con su familia, como quedó patente una vez más este verano cuando junto a doña Sofía visitó en Mallorca la sede de su fundación. Dos de los fijos son los dos mejores amigos españoles del circuito: Fernando Verdasco y Feliciano López, quien se casó el pasado 20 de septiembre.

El escenario elegido es la finca Sa Fortalesa, situada en el municipio de Pollença, al norte de la isla de Mallorca. Se trata de un castillo del siglo XVII que ocupa la península de Punta Avançada y que se encuentra totalmente blindado a las miradas ajenas. Es un sitio inaccesible por tierra si no se cuenta con el permiso para entrar, y es prácticamente imposible tomar fotografías desde el mar. Dentro del castillo hay seis casas, dos calas privadas y un helipuerto. Es una de las mansiones más caras de España, con una extensión de 87.000 metros cuadrados y 1.100 metros de espectaculares jardines.

La semana pasada Nadal y su novia estuvieron de vacaciones en Bahamas, en una especie de luna de miel por anticipado. Según publicó el diario mallorquín Última Hora, la pareja pasó unos días en el archipiélago caribeño acompañados del amigo íntimo del deportista Tomeu Salvá, técnico deportivo en la academia de alto rendimiento que el campeón de tenis tiene en Manacor.

Nadal es un asiduo de las islas Bahamas, lugar al que ha viajado en los últimos años acompañado de su familia. El pasado mes de agosto el tenista disfrutó de unos días de relax en un complejo de lujo en las islas Ábaco, que quedaron devastadas por el huracán Dorian a principios del mes de septiembre. En ocasiones ha pasado uno días de descanso en la zona junto a su madre y su hermana y también han pasado jornadas en el mar a bordo del yate que el tenista tenía hasta este año.

El viaje de novios no podrá ser muy largo o tendrán que posponerlo un tiempo, ya que, nueve días después de su boda, si el tenista está recuperado de su lesión jugará el Torneo de París.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >