Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Enrique de Inglaterra, contra la prensa amarilla: “Perdí a mi madre y mi esposa es ahora víctima de lo mismo”

Los duques de Sussex emprenden acciones legales dirigidas a los medios que les atacan

Meghan Markle, duquesa de Sussex.

Meghan Markle ha decidido emprender acciones legales contra la prensa sensacionalista. La duquesa de Sussex ha denunciado la persecución que sufre por parte de algunos tabloides británicos y se ha querellado contra The Mail on Sunday por la publicación de una carta privada que envió a su padre. Su esposo, Enrique de Inglaterra, ha declarado que teme que la historia se repita y Markle viva la misma exposición mediática que sufrió su madre, Diana de Gales. "Perdí a mi madre y ahora veo a mi esposa víctima de las mismas fuerzas poderosas".  "He visto lo que sucede cuando un ser querido se convierte en mercancía hasta el punto de que ya no se les trate como a seres reales", ha lamentado el príncipe. 

El comunicado del nieto de Isabel II prosigue: "Como pareja, creemos en la libertad de los medios y en la presentación de noticias objetivas y veraces. Lo consideramos una piedra angular de la democracia y en el estado actual del mundo, en todos los niveles, nunca hemos necesitado más que ahora medios responsables". Y añade: "Desafortunadamente, mi esposa se ha convertido en una de las últimas víctimas de una prensa sensacionalista británica que realiza campañas contra personas sin pensar en las consecuencias: una campaña despiadada que se ha intensificado durante el año pasado, durante todo el embarazo y mientras criaba a nuestro hijo recién nacido".

Enrique de Inglaterra considera que "esta propaganda implacable tiene un coste humano, específicamente cuando es deliberadamente falsa y maliciosa". "Aunque hemos seguido poniendo buena cara, como muchos de ustedes pueden imaginarse, cuesta describir lo doloroso que ha sido. Porque en la era digital actual las invenciones de la prensa son tomadas como verdad en todo el mundo. Hasta ahora no hemos podido corregir las tergiversaciones continuas que se han producido, algo de lo que estos medios de comunicación concretos han sido conscientes y, por lo tanto, han explotado a diario".

Y la conclusión: "Por esta razón estamos emprendiendo acciones legales, un proceso que puede durar meses. La cobertura en positivo de la semana pasada que realizaron estas mismas publicaciones expone el doble rasero de este grupo de prensa específico que la ha vilipendiado [a Meghan Markle] casi a diario durante los últimos nueve meses; han podido crear mentira tras mentira a su costa simplemente porque no ha sido visible durante el permiso de maternidad. Es la misma mujer que era hace un año, el día de nuestra boda; la misma mujer que se ha visto de gira por África".

El pasado febrero, The Mail on Sunday publicó extractos de una carta escrita a mano por la propia Meghan Markle y dirigida a su padre, Thomas Markle, con el que apenas tiene relación y que no acudió a su enlace con el príncipe Enrique. Según el diario británico, en la misiva la duquesa se mostraba molesta con su progenitor, a quien le rogaba que dejara de mentir, en referencia a sus entrevistas con la prensa durante este tiempo. “Papá, te escribo esto muy a mi pesar, sin entender por qué has elegido tomar este camino, haciendo la vista gorda ante el dolor que estás causando. [...] Tus acciones han roto mi corazón en un millón de pedazos, no solo porque has fabricado un dolor innecesario e injustificado, sino por la elección de no contar la verdad cuando eres un títere en esto. Algo que nunca entenderé”.

Los abogados de la duquesa han asegurado que la publicación de la carta forma parte de una "campaña de este grupo de medios para publicar información falsa e historias deliberadamente despectivas sobre ella y su esposo". The Mail on Sunday ha defendido su publicación y anunciado que se defenderá "vigorosamente". El periódico niega además que la carta haya sido alterada como aseguraban los duques de Sussex. Enrique ha asegurado que se omitieron "estratégicamente" algunos párrafos y palabras.

El nieto de Isabel II ha afirmado que esta acción legal lleva meses gestándose. Desde el inicio de su relación y después de su boda, en mayo de 2018, Markle y su esposo se han convertido en el objetivo preferido de los tabloides británicos. A principios del mes pasado se supo que los duques de Sussex habían contratado los servicios de una empresa de relaciones públicas experta en gestión de crisis porque su imagen se estaba resintiendo. La última vez que la pareja se convirtió en el foco de las críticas ha sido este mismo verano, debido al uso de aviones privados para sus vacaciones.

La querella de Markle es un ejemplo más de que la nueva generación de la realeza adopta medidas, hasta ahora inusuales, para defender su imagen y su privacidad. Anteriormente ya lo hizo su cuñada, Kate Middleton, después de la publicación de unas imágenes suyas en topless en 2012. La esposa de Guillermo de Inglaterra denunció a la revista francesa Closer por publicar unas fotos tomadas furtivamente de la duquesa mientras se bañaba en una piscina privada y, en septiembre de 2018, la justicia francesa dio la razón a Middleton y, además de mantener la indemnización de 100.000 euros para la duquesa de Cambridge, ratificó la multa de 45.000 euros impuesta por el Tribunal de Nanterre a la directora de la revista, Laurence Pieau, y al jefe de la redacción, Ernesto Mauri. Se trata de la máxima multa prevista por la ley francesa por "complicidad" o "divulgación de un documento obtenido por socavar la privacidad".

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >

Más información