Selecciona Edición
Selecciona Edición
Tamaño letra
Varias personas que trabajan con la basura en Bangun, Indonesia.
Varias personas que trabajan con la basura en Bangun, Indonesia. REUTERS

Cuando la basura da más dinero que el arroz

14 fotos

Después de que China cerrase sus puertas a la basura extranjera, Indonesia endureció las normas de importación y las inspecciones aduaneras, enviando cientos de toneladas de residuos extranjeros a sus países de origen. Grupos verdes elogiaron la represión, pero los residentes de Bangun dicen que restringir la basura eliminará una fuente clave de ingresos

  • Después de que China cerrase sus puertas a la basura extranjera, Indonesia endureció las normas de importación y las inspecciones aduaneras, enviando cientos de toneladas de residuos extranjeros a sus países de origen. En la imagen, dos niños juegan sobre una montaña de escombros, en Mojokerto, Java, Indonesia.
    1Después de que China cerrase sus puertas a la basura extranjera, Indonesia endureció las normas de importación y las inspecciones aduaneras, enviando cientos de toneladas de residuos extranjeros a sus países de origen. En la imagen, dos niños juegan sobre una montaña de escombros, en Mojokerto, Java, Indonesia. REUTERS
  • La represión de Indonesia a los desechos extranjeros importados ha trastornado la aldea de Bangun, donde los residentes dicen que ganan más dinero clasificando pilas de basura que cultivando arroz. En la imagen, Keman sentado entre los desechos plásticos en el pueblo de Bangun.
    2La represión de Indonesia a los desechos extranjeros importados ha trastornado la aldea de Bangun, donde los residentes dicen que ganan más dinero clasificando pilas de basura que cultivando arroz. En la imagen, Keman sentado entre los desechos plásticos en el pueblo de Bangun. REUTERS
  • Los patios delanteros y traseros de las casas en Bangun están desbordadas con desechos. Los aldeanos buscan plástico y aluminio para vender a las empresas de reciclaje. Los fabricantes de tofu también compran desechos para quemarlos como combustible cuando cocinan los alimentos a base de soya. En la imagen, Sunarni se sienta en una pila de basura mientras su yerno clasifica la basura al anochecer en el pueblo de Bangun en Mojokerto, provincia de Java Oriental, Indonesia.
    3Los patios delanteros y traseros de las casas en Bangun están desbordadas con desechos. Los aldeanos buscan plástico y aluminio para vender a las empresas de reciclaje. Los fabricantes de tofu también compran desechos para quemarlos como combustible cuando cocinan los alimentos a base de soya. En la imagen, Sunarni se sienta en una pila de basura mientras su yerno clasifica la basura al anochecer en el pueblo de Bangun en Mojokerto, provincia de Java Oriental, Indonesia. REUTERS
  • Si bien puede ser más lucrativo, las pilas de basura son una amenaza para la salud de los aldeanos, dicen los ambientalistas. La investigación realizada por el grupo ecologista ECOTON descubrió que los microplásticos contaminaron el agua subterránea en Bangun y en el cercano río Brantas que 5 millones de personas usaban para beber agua en el área. En la imagen, Kusmani, una mujer de 55 años que ha trabajado con residuos por más de 20 años, sostiene una lata usada mientras clasifica basura en el pueblo de Bangun en Mojokerto, provincia de Java Oriental, Indonesia.
    4Si bien puede ser más lucrativo, las pilas de basura son una amenaza para la salud de los aldeanos, dicen los ambientalistas. La investigación realizada por el grupo ecologista ECOTON descubrió que los microplásticos contaminaron el agua subterránea en Bangun y en el cercano río Brantas que 5 millones de personas usaban para beber agua en el área. En la imagen, Kusmani, una mujer de 55 años que ha trabajado con residuos por más de 20 años, sostiene una lata usada mientras clasifica basura en el pueblo de Bangun en Mojokerto, provincia de Java Oriental, Indonesia. REUTERS
  • Heri Masud afirma que el dinero de la clasificación de basura se usa para financiar actividades como enviar a los aldeanos en la peregrinación del Haj a los lugares más sagrados del Islam en Arabia Saudita. "Cada año, 17-20 personas de este pueblo van a un Haj. Eso se financia con este desperdicio". En la imagen, Masud, un recolector de residuos y basura, se prepara para descargar la basura de un camión en el pueblo de Bangun en Mojokerto, provincia de Java Oriental, Indonesia.
    5Heri Masud afirma que el dinero de la clasificación de basura se usa para financiar actividades como enviar a los aldeanos en la peregrinación del Haj a los lugares más sagrados del Islam en Arabia Saudita. "Cada año, 17-20 personas de este pueblo van a un Haj. Eso se financia con este desperdicio". En la imagen, Masud, un recolector de residuos y basura, se prepara para descargar la basura de un camión en el pueblo de Bangun en Mojokerto, provincia de Java Oriental, Indonesia. REUTERS
  • Salam, de 54 años, afirma que la basura reciclada pagó la educación de sus hijos y también compró una casa para su familia y su ganado."Tengo nueve cabras ahora", dice Salam, quien trabaja como agente de residuos entre los aldeanos y una fábrica de papel cercana y dice que su trabajo es más fácil que la agricultura. En la imagen, Salam bebe café dentro de un puesto con su nieto Rayhan Fastabichul Khoirot, antes de comenzar a trabajar en la aldea de Bangun en Mojokerto, provincia de Java Oriental, Indonesia.
    6Salam, de 54 años, afirma que la basura reciclada pagó la educación de sus hijos y también compró una casa para su familia y su ganado."Tengo nueve cabras ahora", dice Salam, quien trabaja como agente de residuos entre los aldeanos y una fábrica de papel cercana y dice que su trabajo es más fácil que la agricultura. En la imagen, Salam bebe café dentro de un puesto con su nieto Rayhan Fastabichul Khoirot, antes de comenzar a trabajar en la aldea de Bangun en Mojokerto, provincia de Java Oriental, Indonesia. REUTERS
  • Rayhan Fastabichul Khoirot, de cinco años, se recuesta en un automóvil mientras un trabajador lleva una cesta de basura seca para cargar en un automóvil de recogida en la aldea de Bangun en Mojokerto, provincia de Java Oriental, Indonesia.
    7Rayhan Fastabichul Khoirot, de cinco años, se recuesta en un automóvil mientras un trabajador lleva una cesta de basura seca para cargar en un automóvil de recogida en la aldea de Bangun en Mojokerto, provincia de Java Oriental, Indonesia. REUTERS
  • Indonesia importó 283,000 toneladas de desechos plásticos el año pasado, un 141% más que el año anterior. El país es el segundo mayor contribuyente de contaminantes plásticos en los océanos del mundo, según un estudio de 2015. En la imagen, dos aldeanas examinan desechos plásticos en el pueblo de Bangun.
    8Indonesia importó 283,000 toneladas de desechos plásticos el año pasado, un 141% más que el año anterior. El país es el segundo mayor contribuyente de contaminantes plásticos en los océanos del mundo, según un estudio de 2015. En la imagen, dos aldeanas examinan desechos plásticos en el pueblo de Bangun. REUTERS
  • El desperdicio doméstico también es un problema. Indonesia genera 105,000 toneladas de residuos municipales sólidos todos los días en áreas urbanas, con solo el 15% reciclado, según un informe del Banco Mundial en junio. En la imagen, varios trabajadores se preparan para descargar los desechos, traídos de una fábrica de papel, al lado de los arrozales en la aldea de Bangun en Mojokerto, provincia de Java Oriental, Indonesia.
    9El desperdicio doméstico también es un problema. Indonesia genera 105,000 toneladas de residuos municipales sólidos todos los días en áreas urbanas, con solo el 15% reciclado, según un informe del Banco Mundial en junio. En la imagen, varios trabajadores se preparan para descargar los desechos, traídos de una fábrica de papel, al lado de los arrozales en la aldea de Bangun en Mojokerto, provincia de Java Oriental, Indonesia. REUTERS
  • Muchos vertederos de la ciudad están cerca de su capacidad y las playas alrededor del archipiélago a menudo están llenas de basura. En la imagen, un envoltorio plástico de comida para gatos.
    10Muchos vertederos de la ciudad están cerca de su capacidad y las playas alrededor del archipiélago a menudo están llenas de basura. En la imagen, un envoltorio plástico de comida para gatos. REUTERS
  • En la foto, Angel Khasanah Nova Putri, una niña de 8 años, se esconde mientras juega con su amiga en Bangun, Mojokerto, Java oriental, Indonesia.
    11En la foto, Angel Khasanah Nova Putri, una niña de 8 años, se esconde mientras juega con su amiga en Bangun, Mojokerto, Java oriental, Indonesia. REUTERS
  • "Ya sabemos que Indonesia está sucia, y ahora Estados Unidos está agregando su basura", dijo Prigi Arisandi, director ejecutivo de ECOTON, en una reciente manifestación frente al consulado general de Estados Unidos en Surabaya, en Java Oriental. En la imagen, varios aldeanos clasifican plástico en Bangun.
    12"Ya sabemos que Indonesia está sucia, y ahora Estados Unidos está agregando su basura", dijo Prigi Arisandi, director ejecutivo de ECOTON, en una reciente manifestación frente al consulado general de Estados Unidos en Surabaya, en Java Oriental. En la imagen, varios aldeanos clasifican plástico en Bangun. REUTERS
  • Indonesia ha lanzado un plan para reducir los desechos plásticos marinos en un 70% para 2025, prometiendo gastar $ 1 mil millones, pero no está claro cuánto progreso se ha hecho. En la imagen, Sunarni recibe dinero de un trabajador después de descargar basura en el pueblo de Bangun en Mojokerto, provincia de Java Oriental, Indonesia,
    13Indonesia ha lanzado un plan para reducir los desechos plásticos marinos en un 70% para 2025, prometiendo gastar $ 1 mil millones, pero no está claro cuánto progreso se ha hecho. En la imagen, Sunarni recibe dinero de un trabajador después de descargar basura en el pueblo de Bangun en Mojokerto, provincia de Java Oriental, Indonesia, REUTERS
  • El gobierno está retrasado para establecer plantas de conversión de residuos en energía, mientras que un plan para imponer un impuesto a las bolsas de plástico se enfrenta a una fuerte oposición de la industria del plástico. En la imagen, Sunarni se ríe mientras su esposo Salam bromea con su amigo cerca de un montón de basura en el pueblo de Bangun en Mojokerto, provincia de Java Oriental, Indonesia.
    14El gobierno está retrasado para establecer plantas de conversión de residuos en energía, mientras que un plan para imponer un impuesto a las bolsas de plástico se enfrenta a una fuerte oposición de la industria del plástico. En la imagen, Sunarni se ríe mientras su esposo Salam bromea con su amigo cerca de un montón de basura en el pueblo de Bangun en Mojokerto, provincia de Java Oriental, Indonesia. REUTERS