Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Estudiantes en junio

Oigo estos días que la medida de quitar los exámenes de septiembre para ponerlos en junio está dando mejores resultados; sin embargo, somos muchos los padres que no estamos conformes con este cambio de calendario, que, una vez más, parece castigar a los que han hecho bien sus deberes (nunca mejor dicho). Soy madre de un niño que ha cursado tercero de la ESO y terminado los exámenes finales con excelentes resultados. Y eso a pesar de que se han suprimido al menos tres semanas lectivas del curso, porque termina a finales de mayo para aquellos que lo aprueban todo. Las tres semanas de junio se dejan para las recuperaciones que antes se hacían en septiembre. A los niños que no han aprobado se les ofrecen tres semanas de atención especial, mientras se abandona sin tener nada que hacer de forma alternativa a aquellos que se han esforzado para cumplir con su obligación. ¿Alguien cree de verdad que lo que no se hizo en un curso se hará en tres semanas? Antes de tomar medidas hay que acordar soluciones a los problemas que estas generan. Den alternativas de ocio educativo a esos niños que sí se esforzaron durante el curso.

Paloma Madruga Alonso-Vega

Madrid

Puedes seguir EL PAÍS Opinión en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Se adhiere a los criterios de The Trust Project Más información >